Salud

La obesidad infantil se puede combatir con estas acciones y evitar sus complicaciones

La obesidad es un problema de salud mundial grave, en los niños genera problemas de salud que antes eran exclusivos de los adultos como la diabetes

Por  Juan Leyva

La obesidad infantil es un problema de salud que acarrea otros más graves con el paso del tiempo.(Freepik/jcomp)

La obesidad infantil es un problema de salud que acarrea otros más graves con el paso del tiempo. | Freepik/jcomp

La obesidad infantil es una enfermedad que afecta a niños y adolescentes. Los niños obesos son aquellos que tienen un peso por encima del peso normal para su edad y estatura. 

La obesidad infantil es particularmente problemática debido a que genera problemas de salud tempranos en los niños que antes eran considerados exclusivos de los adultos, como la diabetes, presión arterial y colesterol alto (México tiene tasas de obesidad por arriba del promedio mundial).

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Si un niño es obeso, es casi seguro que sea un adulto obeso especialmente si uno o ambos padres son obesos, además de los problemas de salud física, la obesidad puede causar baja autoestima y depresión, explica Clínica Mayo. 

La obesidad infantil puede prevenirse si se le pone buen ejemplo a los niños y se sientan en casa las bases para una buena relación con la comida y además se le fundamenten al niño los siguientes consejos: 

Desayuno equilibrado y sano. En lugar de  un desayuno rico en azúcares como los cereales de caja o jugo de frutas se le deben proporcionar alimentos de lenta absorción que dan energía y mejoren el rendimiento escolar. En cuanto a las calorías provenientes del azúcar se recomienda que no san mayores del 10 por ciento ni menores del 5 por ciento. 

Los niños deben saber sobre nutrición, es aconsejable que el niño sepa la cantidad justa de alimentos recomendada para su edad. Los alimentos no deben en ningún momento ser ofrecidos como premio o castigo. 

Los niños también deben beber agua suficiente agua y realizar al menos una hora de ejercicio al día. También se recomienda que los niños reduzcan de manera significativa el tiempo que pasan frente a las pantallas. 

En cuanto al menú, se recomienda que los niños obtengan el 55 por ciento de la energía de los carbohidratos, el 25 por ciento de las grasas y otro 25 por ciento de  las proteínas. 

Además los niños deben realizar cinco comidas nutritivas al día, comer cinco raciones de frutas y verduras, consumir dos raciones de grasas saludables, cuatro raciones de carbohidratos y tres de proteínas y lácteos. Los dulces, refrescos y bollería deberán estar restringidas a una a la semana. 

Es importante recalcar que no todos los niños con kilos de más tienen sobrepeso u obesidad, de acuerdo a Clínica Mayo algunos niños tienen estructuras corporales más grandes que la estructura promedio. También los niños normalmente almacenan diferentes cantidades de grasa corporal en las distintas etapas de desarrollo. Por lo tanto, es posible que no sepas a simple vista si el peso es un problema de salud para el niño. 

Si deseas saber si el niño padece de obesidad o sobrepeso deberás pedir ayuda a un médico quien realizará estudios de rutina al menos una vez al año. En esta consulta se tomará en cuenta la altura del niño y su peso con ello se calculará su IMC. El aumento del IMC o del rango porcentual del niño en el transcurso de un año es un posible signo de que tu hijo corre riesgo de tener sobrepeso.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo