Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

La verdad sobre los alimentos funcionales

La dieta a base de estos alimentos añade ciertos beneficios para la salud; son conocidos como probióticos y prebióticos, y buscan cuidar el óptimo funcionamiento intestinal, aunque no son productos ‘milagro’

Por: Javier Monrreal

Los probióticos son organismos vivos que protegen y favorecen la flora intestinal.(EL DEBATE)

Los probióticos son organismos vivos que protegen y favorecen la flora intestinal. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- ¿Sabías que los términos probióticos y prebióticos se aplican a aquellos alimentos llamados funcionales? Estos además de su aporte nutricional, tratan de cuidar el funcionamiento intestinal. La etiqueta de “saludable” se ha convertido en una opción dietética a la que cada año se adhieren más consumidores. En las tiendas de alimentación, cada vez se reclaman más “superalimentos”, con probióticos y prebióticos indispensables, que hasta no hace mucho tiempo eran los grandes olvidados de la dieta.

CLASIFICACIÓN
Los probióticos son organismos vivos que protegen y favorecen la flora intestinal. De esta forma, se impide el paso a los microorganismos patógenos, que son los que provocan desde hinchazón abdominal o diarreas a procesos infecciosos. Los probióticos contienen bacterias lácticas, cómo el streptococcus thermophilus y lactobacillus bulgaricus o acidofilus). 

Por su parte, los prebióticos son ingredientes no digeribles que favorecen el crecimiento selectivo de bacterias intestinales buenas para la salud. Los dos grupos principales de prebióticos son los fructoligosacáridos o FOS como la oligofructuosa e inulina. 

BENEFICIOS
La doctora Ascensión Marcos, investigadora del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición, dejó claro que se ha demostrado que “los probióticos y los prebióticos actúan a un nivel de prevención bastante importante. Principalmente, sus aplicaciones se encuentran en enfermedades relacionadas con la diarrea, las enfermedades intestinales relacionadas con procesos inflamatorios, la enfermedad de Crohon o la colitis ulcerosa, también se presentan en problemas de la piel como la dermatitis y otras enfermedades como la celiaquia.

En los intestinos, por ejemplo, los lactobacilos, bacterias del ácido láctico, ayudan en la producción de vitaminas (como la K, esencial para la cascada de la coagulación) que el ser humano no produce de manera natural, así como de ácidos que son transformados en energía.

SIN EMBARGO
Al descubrir que los probióticos, por ejemplo, podían ayudar a recuperar la salud en varias enfermedades, muchas compañías han diseñado y comercializado probióticos que se venden ahora como suplementos alimenticios en alimentos, cápsulas o sobres. Sin embargo, el gastroenterólogo César Marrufo, subraya que es un mito creer que al consumirlos ayudarán a mejorar todos los aspectos de la salud, ya que de acuerdo con varias investigaciones, diferentes cepas o levaduras, que contienen estas bacterias benéficas, ayudan más para unas cuestiones que para otras. 

Es importante consultar en todo momento con un experto en el tema, debido a que cada organismo tiene necesidades diferentes, sin olvidar, por su puesto, que podrían mejorar algunos aspectos importantes en la salud al consumirse.

¿Dónde moran los probióticos?
En el tracto digestivo, en la piel, boca, tracto respiratorio, y en las mujeres en la vagina, y en cada una de estas regiones las bacterias tienen diferentes funciones. 

La fuente de los prebióticos 
Los fructoligosacáridos o FOS como la oligofructuosa e inulina son los dos grupos de prebióticos. Se habla de carbohidratos presentes en vegetales como la cebolla, el puerro, el ajo, los espárragos, las alcachofas o, por ejemplo, los tomates. 

Probióticos, presentes desde la antigüedad
“En el pasado las personas ya consumían probióticos cuando comían jocoque sin saber que los lactobacilos eran benéficos para su salud”, asegura César Marrufo.

La fuente básica de probióticos
Los productos fermentados como el yogur, elaborado a base de leche fermentada con las bacterias lácticas, son unos de los alimentos principales que contienen probióticos. 

En esta nota:
  • alimentos
  • funcionales
  • nutricional
  • superalimenticios
  • funcionamientos
  • consumidores
  • el debate de guasave
  • salud