Salud

Lesiones pulmonares por vapeo van en aumento

Los casos de lesiones pulmonares alcanzan los 153, a lo largo de 16 estados en Estados Unidos

Por  Juan Leyva

Lesiones pulmonares por vapeo van en aumento(Imagen de <a href=Trần Tiến Lộc Đỗ en Pixabay)" data-full="/__export/1566754360483/sites/debate/img/2019/08/25/lesiones_pulmonares_por_vapeo_van_en_aumento_crop1566754184233.jpg_1797634786.jpg" data-size="w:1920,h:1083" />

Lesiones pulmonares por vapeo van en aumento | Imagen de Trần Tiến Lộc Đỗ en Pixabay

Estados Unidos.- Chance Ammirata fue vapeador durante casi dos años. Pero hace tres semanas, el chico de 18 años comenzó a tener problemas para respirar.

"Sentía que mi pecho colapsaba y se oprimía, y no podía respirar", declaró a CBS News. Tras ir a la sala de emergencias, los médicos le dijeron que su pulmón derecho tenía un agujero, y que tendrían que intubarle el pecho de inmediato. Dos días después, un cirujano reparó el agujero.

Ammirata cree que el vapeo tuvo la culpa de su pulmón colapsado, y desde entonces inició una campaña en los medios sociales llamada #LungLove (algo así como "amor por los pulmones") para convencer a otros adolescentes para que tiren sus cigarrillos electrónicos.

"Decidí que hacer mi historia pública podría ayudar a otros a no tener que pasar por lo mismo que yo", explicó en su cuenta de Instagram.

Ammirata no es el único estadounidense que ha acabado en el hospital con problemas pulmonares relacionados con el vapeo últimamente.

El miércoles pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. actualizaron su conteo de los casos de ese tipo, que alcanzan los 153, a lo largo de 16 estados. Esos casos han surgido en un periodo relativamente corto (del 28 de junio al 20 de agosto), señaló la agencia en una declaración.

Hasta ahora se han registrado casos en California, Connecticut, Florida, Illinois, Indiana, Iowa, Minnesota, Michigan, Carolina del Norte, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Pensilvania, Texas, Utah, y Wisconsin, dijeron los CDC.

Ningún grupo de edad es inmune. Usuarios de cigarrillos electrónicos que están entre la adolescencia y la mediana edad están enfermando con síntomas respiratorios que incluyen tos, falta de aliento y fatiga.

Algunos pacientes han tenido tantos problemas para respirar que acabaron en un ventilador en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de su hospital, advirtió el Dr. Albert Rizzo, director médico de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association, ALA).

Las autoridades de salud pública de Wisconsin, Illinois, California, Nueva York, Indiana y Nueva Jersey han registrado la mayoría de los casos, reportó CNN.

"Debemos tener cuidado [y decir] que esto no se ha vinculado con ningún dispositivo específico, ni con ningún compuesto específico que pudiera existir en un dispositivo", comentó Rizo, de la ALA. "El punto común es que se trata sobre todo de jóvenes que supuestamente han vapeado y que acabaron con síntomas respiratorios".

Los síntomas respiratorios parecen ser causados por una inflamación que hace que los pulmones se llenen de fluidos, comentó la Dra. Karen Wilson, vicepresidenta de investigación clínica y traslacional en el Departamento de Pediatría Jack y Lucy Clark de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Foto: Pixabay

Las pruebas muestran que la inflamación no es provocada por una infección, lo que conduce a los médicos a buscar otra explicación de la irritación pulmonar, dijeron Wilson y Rizzo.

Wilson se enteró de estos casos por primera vez hace un mes, cuando el hijo adolescente de un amigo de la familia acabó en la UCI con lesiones pulmonares posiblemente vinculadas con el vapeo.

El chico de 17 años se está mejorando, y su pronóstico es bueno, afirmó Wilson.

"En general, creo que los jóvenes se están recuperando de esto, pero es difícil decir si habrá algún riesgo a largo plazo de lesión pulmonar, asma u otra enfermedad", lamentó Wilson.

Hace poco, los CDC publicaron una declaración en que instaban a los médicos a reportar todos los posibles casos de enfermedad pulmonar asociada con el vapeo a las autoridades de salud estatales o locales.

El vapor de los cigarrillos electrónicos contiene muchos ingredientes que podrían provocar una irritación pulmonar, por ejemplo partículas ultrafinas, aceite y metales pesados como el níquel, el estaño y el plomo, señaló Rizzo.

El vapor con sabores también puede contener diacetilo, un compuesto vinculado con una afección llamada "pulmón de las palomitas de maíz", anotó Rizzo. La afección recibe ese nombre porque hace más de una década los trabajadores de una fábrica de palomitas de maíz para microondas desarrollaron enfermedades pulmonares tras respirar diacetilo con sabor a mantequilla.

En el pulmón de las palomitas de maíz, las minúsculas bolsas de aire de los pulmones desarrollan cicatrices, lo que resulta en un engrosamiento y estrechamiento de las vías respiratorias, explicó la Asociación Americana del Pulmón.

También existe la posibilidad de que unos niveles altos de nicotina estén afectando a los pulmones, añadió Rizzo.

"Uno de los cigarrillos electrónicos más comunes contiene tanta nicotina en una cápsula como un paquete entero de cigarrillos", dijo Rizzo. "Es muy difícil fumar un paquete de cigarrillos en 15 minutos. Se puede consumir una cápsula completa vapeando 15 minutos".

En su declaración del miércoles, los CDC también anotaron que el uso reciente de marihuana podría ser un factor.

"En muchos casos, los pacientes han reconocido un uso reciente de productos que contenían tetrahidrocannabinol [THC] mientras hablaban con el personal de atención de la salud o en entrevistas de seguimiento con el personal del departamento de salud", comentó la agencia. El THC es el compuesto de la marihuana que da a los usuarios la sensación de estar drogados.

Wilson cree que los padres deben asegurarse de que sus hijos adolescentes no vapeen, y también evitar el vapeo en la presencia de sus hijos, para prevenir la exposición de segunda mano.

"En particular entre los adolescentes y adultos jóvenes, no deben tener acceso a estos productos y no deben usarlos", enfatizó Wilson. "Esta es otra evidencia de que no son un producto seguro para los adolescentes y adultos jóvenes".