Salud

Los beneficios del ajo para la salud

Las mejores cualidades del ajo se presentan cuando este se encuentra fresco, ya que al cocinarlo o calentarlo se pierde o varía la concentración de los principios activos presentes

Por  Juan Leyva

El consumo de ajo a través de alimentos o como concentrados suplementicios ha mostrado efectos positivos como preventivo o coadyuvante en el tratamiento de enfermedades(Pixabay)

El consumo de ajo a través de alimentos o como concentrados suplementicios ha mostrado efectos positivos como preventivo o coadyuvante en el tratamiento de enfermedades | Pixabay

México.- El ajo se utiliza ampliamente como condimento alrededor del mundo. Aunque su extraordinario sabor es suficiente razón para integrarlo como parte de nuestra alimentación, existen muchas creencias populares sobre sus beneficios para la salud, sobre las cuales hoy nos dará mayor certeza José Basilio Heredia, académico del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

El ajo es una planta que se cree originaria de Asia Central y que pertenece a la familia de las Liliáceas. Es de tamaño reducido y presenta bulbo carnoso formado por dientes de entre 3 y 6 cm de diámetro. Cada uno de estos dientes se encuentra recubierto con tépalos comúnmente de color blanquecino, rosados, verdosos o purpúreos.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

En el año 2019 en México se produjeron alrededor de 83 mil toneladas de ajo; en lo que va del año 2020 se han producido alrededor de 150 mil toneladas, por lo que hay un aumento en la producción de aproximadamente el 25%, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP, 2020).

Propiedades funcionales del ajo

Beneficios del ajo para la salud.
Beneficios del ajo para la salud.

Además de sus destacables propiedades antioxidantes, el ajo también posee cualidades cardioprotectoras, anticancerígenas, antiinflamatorias, inmunomoduladoras, antidiabéticas, antiobesidad y propiedades antibacteriales, entre otras (Bongiorno, Fratellone y LoGiudice, 2008).

Los principales compuestos activos del ajo son saponinas, compuestos fenólicos como ácido β-resorcílico, pirogalol, ácido gálico, rutina y quercetina. De igual manera, posee compuestos organosulfurados como el dialil tiosulfinato (alicina), dialil sulfuro (DAS), dialil disulfuro (DADS), dialil trisulfuro (DATS), E/Z-ajoeno, S-alil-cisteína (SAC) y sulfóxido de S-alil-cisteína (aliina) y algunos polisacáridos (Shang et al., 2019).

El consumo de ajo a través de alimentos o como concentrados suplementicios ha mostrado efectos positivos como preventivo o coadyuvante en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, desórdenes inflamatorios, colesterol alto, diabetes, hipertensión y obesidad (Tsai et al., 2012).

El ajo es mejor consumirlo fresco

Las mejores cualidades del ajo se presentan cuando este se encuentra fresco, ya que al cocinarlo o calentarlo se pierde o varía la concentración de los principios activos presentes. De igual manera, el estado de madurez y frescura del ajo también puede afectar el contenido nutracéutico por cambios en la composición y cantidad de compuestos bioactivos (Ryu y Kang, 2017).

Los grandes volúmenes que se comercializan de ajo son principalmente para mercado fresco, aunque también se puede encontrar en forma de procesados como deshidratados (hojuelas o en polvo), conservas, extractos de aceite y suplementos nutracéuticos (cápsulas o tabletas). En el caso de los suplementos, existe una gran variedad de presentaciones entre las que destacan tabletas de ajo desodorizadas.

Te puede interesar: 

Para qué sirve el ajo negro

Ajo negro reforzado y sus beneficios

Jarabe de ajo para tratar la tos y el resfriado

Te recomendamos nuestro nuevo sitio soyvida.com donde encontrarás temas de hipertensión, diabetes, depresión y obesidad.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo