Salud

Los beneficios mágicos de la cúrcuma y el jengibre

Tanto el jengibre como la cúrcuma han sido utilizadas desde tiempos remotos en varias culturas como reforzadores del sistema inmune

Por  Juan Leyva

El jengibre y la cúrcuma ayudan a mejorar la salud.(Imagen de Ajale en Pixabay)

El jengibre y la cúrcuma ayudan a mejorar la salud. | Imagen de Ajale en Pixabay

La cúrcuma y el jengibre tienen propiedades medicinales que ayudan a mejorar varios aspectos de la salud. Consumirlos de manera frecuente ayuda a que se tenga un sistema inmunológico fuerte.

Cada día el cuerpo humano se expone a amenazas externas como toxinas y bacterias, por ello un  sistema inmunológico fuerte ayuda a hacerles frente y evitar las complicaciones para la salud. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Tanto el jengibre como la cúrcuma han sido utilizadas desde tiempos remotos en varias culturas como reforzadores del sistema inmune, sin embargo, fue hasta el siglo XXI que se estudiaron sus propiedades que de manera científica para comprobar el funcionamiento de sus componentes. 

El jengibre es una raíz que se ha utilizado para mejorar la salud y se ha encontrado que entre sus propiedades se encuentran: 

  • Alivio de las náuseas
  • Contribuye a la pérdida del apetito
  • Contrarresta el mareo y el dolor
  • Mejora la digestión
  • Combate la gripe
  • Reduce los dolores musculares
  • Previene accidentes cerebrovasculares

El jengibre tiene compuestos metabolitos que ayudan a la curación, entre ellos se encuentran los gingeroles y los shogaloes. 

Mejora la salud gástrica al disminuir la irritación gastrointestinal, ayuda a la producción de saliva y bilis y puede ser eficaz para mejorar tránsito digestivo.  (Lee también: Cúrcuma con jengibre para adelgazar)

El jengibre se puede utilizar fresco, en polvo, secos como especia, en forma de aceite o como jugo. 

En 100 gramos de jengibre fresco se pueden encontrar:

  • Carbohidratos
  • Fibra
  • Proteína
  • Sodio
  • Hierro
  • Vitamina C
  • Potasio
  • vitamina B6
  • magnesio
  • fósforo
  • zinc

Por su parte la cúrcuma, una planta parecida al jengibre se utiliza más como condimento pero también tiene propiedades que ayudan para la salud. La planta de la cúrcuma  perteneciente a la familia de las ‘zingiberáceas’

La cúrcuma contiene compuestos llamados curcumoides; la curcumina, la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina que son los que le dan sus propiedades para la salud, como se indica en revista Nutrición Hospitalaria de Madrid y publicada en el portal Scielo.org Contiene también fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc. 

Entre sus usos en la salud, la cúrcuma es usada para aliviar el malestar estomacal ya que sus propiedades antiinflamatorias ayudan a prevenir la acidez y el ardor. 

También es útil en trastornos hepáticos. Las propiedades de la cúrcuma la convierten en ideal para tratar trastornos hepáticos ya que contiene componentes hepatoprotectores sirven como coadyuvantes para eliminar piedras en la vesícula biliar y favorecer el drenaje hepático. 

Ayuda contra el cáncer. La curcumina y los betacarotenos ayudan a proteger contra estas enfermedades como el el cáncer de colon, de piel, de mama y el cáncer del duodeno.

También tiene antiinflamatorios, por lo que se recomienda para trastornos menstruales, enfermedad de Crohn, enfermedades del intestino, colon irritable, colitis, artritis, síndrome del túnel carpiano, obesidad, etc.

existen varias maneras de consumir tanto la cúrcuma como el jengibre, como en forma de cápsulas que se consiguen en tiendas naturistas, en forma de infusiones o en los alimentos. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo