Salud

¿Los pacientes con COVID-19 de verdad tienen que morir solos?

Las personas están muriendo solas, exhalando su último aliento sin ningún familiar ni amigo que las consuele. Expertos creen que los hospitales deben crear planes para que mueran acompañados

Por  New York Times

Los hospitales deberían idear planes para evitar que los pacientes con coronavirus mueran aislados.(Xinhua)

Los hospitales deberían idear planes para evitar que los pacientes con coronavirus mueran aislados. | Xinhua

Estados Unidos.- Los hospitales han implementado unas estrictas normas que prohíben las visitas, con el fin de prevenir la propagación de la COVID-19, pero esas medidas de precaución han conducido a otro desgarrador dilema.

Las personas están muriendo solas, exhalando su último aliento sin ningún familiar ni amigo que las consuele.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Ahora, algunos expertos plantean que no debe ser así, y que los hospitales deben crear planes que permitan a los moribundos el consuelo emocional de un ser querido al fallecer.

"Creemos con contundencia que es una experiencia horrible, tener un ser querido enfermo de tal gravedad, pero estar solo y separado y no poder estar con esa persona mientras muere", señaló Martha Curley, presidenta de enfermería pediátrica del Hospital Pediátrico de Filadelfia. "De verdad debemos pensar en cómo cambiarlo, de forma que cuando sea posible, un individuo que está abandonando el mundo pueda tener a alguien que lo quiere y que lo cuide a su lado".

No será fácil, admitió Curley en un editorial publicado en una edición reciente de la revista Intensive Care Medicine.

Y algunos expertos piensan que simplemente hay demasiadas probabilidades de que las visitas de ese tipo propaguen la COVID-19.

Las familias que acudan al hospital pondrán en riesgo la salud de los médicos, enfermeros y miembros del personal que cuidan a sus parientes, y además a docenas de otras personas muy enfermas, advirtió el Dr. Lewis Kaplan, de la Sociedad de Medicina de la Atención Crítica (Society of Critical Care Medicine).

"Cada riesgo progresivo para la persona que ofrece cuidados al paciente que se pueda evitar se debe evitar", enfatizó Kaplan. "Se ha alabado como héroes a todos los trabajadores esenciales de la atención de la salud. Se pueden ver los letreros que dicen 'Aquí trabajan héroes'. Y es así. Pero hay que mantenerlos sanos para que puedan seguir trabajando, de forma que, si uno enferma, haya alguien que ofrezca atención".

Las familias deben seguir las normas de control de las infecciones

Para que las visitas funcionen, las familias tendrían que elegir a uno o dos representantes a quienes se permita ir al hospital, y esos familiares tendrán que demostrar que pueden aprender todas las normas de control de las infecciones del centro y cumplirlas, observó Curley.

"No puede venir toda la familia, porque expondría a un inmenso número de personas", advirtió Curley. "En una familia quizá haya una o incluso dos personas que podrían comprender el significado de estar ahí, y a quienes entonces se podría enseñar a protegerse y a entrar en la habitación y a estar con el miembro de su familia".

Un hospital tendrá que ser capaz de administrar a esos familiares unas pruebas rápidas de la COVID-19, tener un equipo de facilitadores que los orienten en los procedimientos de control de la infección, y ofrecer a cada visitante un equipo de protección personal (EPP) adecuado, como máscaras y batas, dijo Curley.

Todas esas medidas resultarán difíciles para unos hospitales que ya tienen dificultades para afrontar los aumentos en la COVID, apunta Kaplan.

Las pruebas serán necesarias porque muchas personas no están usando máscaras ni manteniendo el distanciamiento social en público, pero la mayoría de los centros siguen teniendo dificultades para obtener los materiales necesarios para las pruebas rápidas, dijo Kaplan.

Además, los hospitales tendrán que proveer máscaras y batas adicionales para los visitantes, en un momento en que los suministros de EPP comienzan a escasear de nuevo, y encontrar un personal disponible que pueda dedicar tiempo a supervisar a los visitantes, añadió Kaplan.

Y lo que es peor aún, los hospitales se verán en la posición de hacer que las familias elijan quién puede ver al moribundo, y entonces juzgar si los elegidos serán capaces de cumplir las normas de control de las infecciones, dijo Kaplan.

"Crearemos el potencial de un sistema antagónico en que un familiar pueda visitar, pero otro familiar no pueda", lamentó Kaplan. "Todos no podrán hacer esa visita tan preciada para ayudar a cuidar y a consolar a los individuos".

También existe la preocupación de que un visitante simplemente decida dejar de usar la máscara o lavarse las manos, observó Kaplan. ¿Qué se espera que el personal haga si esto sucede?

Algunos hospitales ya lo hacen

Pero algunos sistemas hospitalarios están logrando que funcione.

Ya hace un par de meses que Prisma Health, de Carolina del Norte, permite a los visitantes que vean a los pacientes moribundos, comentó Connie Steed, directora de prevención y control de las infecciones del sistema hospitalario.

"Ofrecemos un periodo en que el miembro de la pareja que provee los cuidados y dos familiares más pueden entrar y sentarse con el paciente, hablarle y verlo una última vez", dijo Steed, presidenta de la Asociación de Profesionales de Control de las Infecciones y Epidemiología (Association for Professionals in Infection Control and Epidemiology).

Los enfermeros y otros miembros del personal del hospital entrenan a los visitantes en cómo ponerse y quitarse el equipo de protección, y permanecen con ellos durante la visita para garantizar que se mantenga el control de la infección, señaló Steed.

"Sé que parece una locura, pero hay momentos en que los individuos de verdad tienen dificultades para comprender que tienen que limpiarse las manos y ponerse las batas y usar el equipo de protección de forma adecuada", apuntó Steed.

Steed admite que el proceso no es fácil y que merma los recursos del hospital, pero dice que siente que vale la pena.

"Espero que más hospitales se abran a hacerlo, pero no creo que se pueda decir que es para todos. Creo que todo el mundo puede considerarlo", añadió Steed. "Los pacientes moribundos deben poder ver a sus familiares y sentir ese consuelo, y los familiares necesitan lo mismo".

Te puede interesar: 

Semáforo de Guanajuato: casos de Coronavirus al día de hoy, 14 de julio

Estados Unidos supera los 135.500 muertos y 3,35 millones de contagios de coronavirus

Coronavirus México: Últimas noticias de hoy 13 de julio sobre el Covid 19

Te recomendamos nuestro nuevo sitio soyvida.com donde encontrarás temas de hipertensión, diabetes, depresión y obesidad.  

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo