Salud

Los riesgos de las infecciones urinarias en embarazadas

De no atenderse a tiempo, pueden desencadenar en parto prematuro

Por  Juan Leyva

El embarazo trae cambios físicos y hormonales que pueden desencadenar en infección urinaria. Foto ilustrativa. Freepik.es

El embarazo trae cambios físicos y hormonales que pueden desencadenar en infección urinaria. Foto ilustrativa. Freepik.es

Las infecciones urinarias no atendidas a tiempo en las mujeres embarazadas pueden desencadenar en adelanto de trabajo de parto y por ende, nacimientos prematuros. Se estima que el 10 por ciento de las mujeres embarazadas llega a desarrollar alguna infección en las vías urinarias en el transcurso de la gestación. 

El especialista en medicina interna del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Martín Alfredo Segovia Domínguez, indica que prevalencia en embarazadas obedece a que el útero crece por el desarrollo del bebé lo cual provoca alteraciones en la circulación de la orina hacia la vejiga e impide el desalojo total del líquido, con la consecuente acumulación de  bacterias.

El proceso infeccioso afecta principalmente la uretra y la vejiga,  cuando no se atiende llega a complicarse de manera crónica y provocar pielonefritis  (inflamación de ambos riñones).
Ante las primeras manifestaciones del padecimiento es importante que se acuda a atención médica, de lo contrario puede desencadenar en un alumbramiento prematuro y poner en riesgo la vida del bebé.

El médico destaca la importancia de llevar un control adecuado en sus citas, acudir al baño tan pronto se tengan ganas (no aguantarse), tomar suficiente agua y mantener una adecuada higiene.

Foto ilustrativa. Pixabay

Una infección de las vías urinarias es una infección que se produce en cualquier parte del aparato urinario: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra).

Las mujeres son más propensas a contraer una infección urinaria que los hombres. La infección que se limita a la vejiga puede ser dolorosa y molesta. Sin embargo, puedes tener consecuencias graves si la infección urinaria se extiende a los riñones.

Por lo general, los médicos tratan las infecciones de las vías urinarias con antibióticos. Pero puedes tomar medidas para reducir las probabilidades de contraer una infección urinaria en primer lugar.