Salud

Más de una copa al día aumenta la presión arterial de los diabéticos

Las personas con diabetes tipo 2 que bebían ocho o más copas por semana (los bebedores moderados) tenían un riesgo un 60 por ciento más alto de sufrir de hipertensión

Por  New York Times

Los participantes del estudio habían tenido diabetes tipo 2 durante un promedio de 10 años antes del inicio del estudio.(<a href='https://www.freepik.es/fotos/fiesta'>Foto de Fiesta creado por freepik - www.freepik.es</a>)

Los participantes del estudio habían tenido diabetes tipo 2 durante un promedio de 10 años antes del inicio del estudio. | Foto de Fiesta creado por freepik - www.freepik.es

Estados Unidos.- Es probable que sea una buena idea no tomarse esa segunda copa de vino si tiene diabetes, porque una investigación reciente sugiere que tomar más de una copa de alcohol al día aumenta su riesgo de hipertensión.

Las personas con diabetes tipo 2 que bebían ocho o más copas por semana (los bebedores moderados) tenían un riesgo un 60 por ciento más alto de sufrir de hipertensión, según el estudio. También tendían a tener una hipertensión más grave cuando bebían esa cantidad.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

"Aunque la literatura anterior ha demostrado que el consumo empedernido de alcohol se asocia con [la hipertensión], incluso un consumo moderado podría asociarse con unas mayores probabilidades de [hipertensión] en los pacientes con diabetes y un mayor riesgo cardiovascular", señaló el autor sénior del estudio, el Dr. Matthew Singleton, miembro principal de electrofisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte.

Singleton añadió que los investigadores aconsejan a las personas con diabetes que hablen sobre los riesgos y el beneficio del consumo de alcohol con sus médicos.

La hipertensión se ha vinculado con un consumo empedernido de alcohol (más de 14 bebidas por semana) durante más de 100 años, según la información de respaldo del estudio. Lo que ha estado menos claro es cuál efecto el alcohol podría tener en los niveles de presión arterial en las personas con factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, como la diabetes, sobre todo en las que beben cantidades bajas o moderadas.

La investigación actual observó a un estudio anterior, realizado con más de 10,000 adultos que tenían diabetes tipo 2 en 77 centros médicos de Estados Unidos y Canadá. Su edad promedio era de 63 años. Casi dos tercios de los voluntarios del estudio eran hombres. Se recolectaron datos entre 2001 y 2005.

Los participantes del estudio habían tenido diabetes tipo 2 durante un promedio de 10 años antes del inicio del estudio. Este grupo también tenía un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular (ACV).

La cantidad de alcohol que bebían se dividió en tres categorías: baja (de una a siete bebidas por semana), moderada (de ocho a 14 bebidas por semana) y empedernida (15 o más bebidas por semana). Se definió una bebida como una cerveza de 12 onzas (355 mililitros), una copa de vino de 5 onzas (148 ml) o 1.5 onzas (44 ml) de bebida destilada.

Muchos participantes del estudio ya tomaban antihipertensivos. Los investigadores ajustaron los datos para tener en cuenta el impacto de esos medicamentos.

"Encontramos que, además de que el consumo empedernido de alcohol se asociara con [la hipertensión], incluso un consumo moderado de alcohol se asoció con unas mayores probabilidades de [hipertensión] en los pacientes con diabetes", dijo Singleton.

La hipertensión sin tratar puede conducir a un ataque cardiaco o ACV.

El Dr. John Osborne es director de cardiología de State Heart Cardiology, en Dallas. Apuntó que el estudio tiene algunas limitaciones, que incluyen que las personas reportaran su propio consumo de alcohol, y que la recolección de la información solo se realizó una vez. Además, dijo, al igual que en muchos estudios, este solo puede mostrar una correlación entre el consumo de alcohol y la hipertensión. La investigación no se diseñó para probar un vínculo causal directo.

Aun así, Osborne dijo que "el estudio añade valor a las evidencias sobre el alcohol y la hipertensión, y nos da algo para reflexionar. Quizá los umbrales de consumo de alcohol se deban reconsiderar".

Pero dijo que no prevé que las recomendaciones cambien basándose en un estudio. Osborne dijo que si alguien tiene diabetes tipo 2, es probable que no sea una mala idea seguir bebiendo poco, lo que significa siete o menos copas por semana.

Y Osborne ofreció otro consejo. "Si usted va a intentar seguir bebiendo poco, es probable que sea mejor beber una copa al día que siete el sábado en la noche".

Los hallazgos del estudio se publicaron en la edición en línea del 9 de septiembre de la revista Journal of the American Heart Association.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo