Salud

Mentiras sin límites; los niños están molestos

SALUD-INFANTIL

Por: EL DEBATE

Un caso ha llamado la atención de la opinión pública, este ocurrió el 25 de agosto cuando un niño de 11 años de edad que, por su enojo, urdió un cúmulo de mentiras para castigar a su madre que le había reprendido. La primera información que circuló es que el menor fue abandonado por su progenitora en el parque Hernando de Villafañe de Guasave.

En la investigación que generó, el menor declaró que llevaba cinco días en Guasave con su mamá y que se hospedaron en un hotel, del cual no dio señas y dijo desconocer su nombre, pues a pesar de que venían de "vacaciones" se la llevó encerrado.

Mentiras graves; sin pudor

En esta historia falsa hay una madre desaparecida, un padre muerto y un bebé de dos años (su hermano) que también habría fallecido; de hecho las circunstancias en las que vive no son las que señaló; incluso, ni siquiera los nombres que dio tanto de él, como los de su familia, fueron reales.

Siendo aparentemente de una familia a la que se le puede considerar normal, nos preguntamos en ese sentido, qué tan frecuente es que los niños emitan esta clase de afirmaciones, poniendo en cuestionamiento la calidad moral de quienes son sus formadores, sus padres.

Pareciera que con una ficción de esta magnitud, distorsionando dramáticamente la realidad, pueden lograr, o al menos lo intentan, ponerse a un nivel (al tú por tú) para no ser llamados al orden, regañados u obligados a cumplir sus responsabilidades.

¿Los niños siempre dicen la verdad?

Al socializar el tema pudimos contar con la opinión experta de María del Mar Caro Pasantes, jefa de Psicología del Hospital Psiquiátrico de Culiacán, quien nos comentó que el niño, en general, puede modificar la realidad.

Pero esto ocurre desde los 7 años para abajo, en ese lapso de tiempo puede confundir entre la realidad y la ficción, pero ya de los 9 a los 17 años se está hablando de un trastorno de conducta.

Por lo tanto, cuando esto ocurre ya nos referimos a una mentira patológica, pues se integran otro tipo de sintomatologías. Ahora, para determinar que existe un trastorno de conducta se necesita una supervisión y un tratamiento psicológico.

Una construcción emotiva

Dentro de la elaborada mentira, el menor confesó que su mayor miedo era que no encontraran a su mamá muerta. Ya hace tres años le tocó presenciar cómo su papá moría de un infarto en el taller donde trabajaba y esta vez quedaría desprotegido.

Trastornos de conductas al alza

Para Caro Pasantes los niños con trastornos de conducta mienten, les cuesta trabajo respetar límites y pueden ser muy agresivos. La especialista afirma también que a los papás les está costando mucho poner límites.

Asegura que se pueden tener un mayor control con un buen abordaje terapéutico y con una dinámica familiar. Complementa que hoy en día, tanto a una edad temprana, media y en adolescencia el número de consultas ha aumentado.

<a href="https://twitter.com/ELDEBATE" class="twitter-follow-button" data-show-count="false" data-size="large">Follow @ELDEBATE</a>

<script>!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');</script>

<div class="fb-like-box" data-href="https://www.facebook.com/PeriodicoElDebate" data-width="600" data-height="400" data-colorscheme="light" data-show-faces="true" data-header="true" data-stream="true" data-show-border="true"></div>

En esta nota:
  • opinión pública
  • 25 de agosto
  • niño
  • 11 años de edad
  • hurdió
  • cúmulo de mentiras
  • castigar
  • madre
  • reprendido
  • menor
  • abandonado
  • parque
  • Hernando de Villafañe de Guasave