Salud

Muchos consideran a los obesos como menos evolucionados

La obesidad se define como una proporción entre la estatura y el peso, conocida como índice de masa corporal (IMC)

Por  New York Times

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Estados Unidos.- Muchas personas, incluso las que tienen sobrepeso, consideran a los obesos como menos humanos o evolucionados, revela una investigación reciente.

 En cuatro estudios en línea en que se encuestó a más de 1,500 participantes de Estados Unidos, Reino Unido e India, los investigadores también encontraron que la deshumanización de los obesos predecía el respaldo de políticas que discriminaran a ese grupo.

 "Sin duda, hemos escuchado la forma en que las personas hablan de los obesos", comentó la autora del estudio, Inge Kersbergen, investigadora en la Universidad de Sheffield, en Inglaterra.

 "En ese sentido, si no hubiéramos encontrado nada nos habría sorprendido", señaló Kersbergen. "Pero creo que no estábamos preparados para la magnitud de nuestros hallazgos".

 En lo que se cree que es el primer informe que indica que a las personas con obesidad se les deshumaniza de forma descarada, Kersbergen y sus colaboradores reunieron datos que examinaban si la deshumanización dependía del peso corporal de los participantes y si a los obesos los deshumanizaban más que a otros grupos sociales que difieren de la norma.

 Esos otros grupos sociales incluían a los que se basaban en la apariencia, por ejemplo los estadounidenses demasiado delgados, o la enfermedad, como los estadounidenses con cáncer.

 Cada uno de los cuatro estudios usó medidas distintas de las actitudes hacia los obesos. Por ejemplo, los participantes indicaron qué tan evolucionados consideraban que estaban varios grupos de personas, incluyendo a los estadounidenses, los estadounidenses obesos, los estadounidenses adictos a la heroína, los árabes, los estadounidenses sin techo y los estadounidenses con empleo.

 La investigación también incluyó medidas sobre la deshumanización sutil de las personas con obesidad, la repulsión hacia la obesidad, las creencias sobre la controlabilidad del peso, el prejuicio contra la gordura y el respaldo para las políticas que discriminan basándose en el peso.

Foto: Pixabay

 Casi un 40 por ciento de los adultos de Estados Unidos son obesos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La obesidad se define como una proporción entre la estatura y el peso, conocida como índice de masa corporal (IMC), de 30 o más, y aumenta de forma marcada los riesgos de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y ciertos tipos de cáncer, señalan los CDC.

 Aunque la deshumanización fue más pronunciada entre los participantes más delgados, todos los grupos calificaron a un "estadounidense obeso" como menos evolucionado y humano que los "estadounidenses", excepto los participantes que tenían una obesidad extrema (un IMC de a partir de 35).

 Además, la deshumanización de los obesos fue evidente en los participantes de los tres países.

 "En general, sabemos que las personas tienden a considerar a otros grupos de los que no forman parte como inferiores a ellas", apuntó Kersbergen. "No hemos podido encontrar ningún experimento que amplíe qué lo causa, basándonos en la literatura. Sin duda necesitamos un cambio cultural, en lugar de unas cuantas medidas flojas".

 Los grupos de aceptación corporal y los "activistas de la gordura" están trabajando para cambiar las percepciones respecto a las personas con obesidad, añadió. Pero avergonzar a los que tienen un gran exceso de peso, o incluso señalar los riesgos de salud asociados con la afección, tiene el efecto contrario al esperado, advirtió Kersbergen.

 "En realidad la ciencia es bastante directa: sabemos que sentirse estigmatizado debido al peso en realidad conduce al aumento de peso", dijo. "Decirle a la gente que pierda peso es una forma muy mala de lograr que la gente pierda peso".

 El Dr. Scott Kahan, presidente del comité clínico de la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society), se mostró de acuerdo.

 "Parte de este estigma se origina en una idea errónea respecto a que la obesidad es algo sencillo, que a las personas simplemente no les importa o que no tienen suficiente voluntad para manejar su peso, y que deben ser estigmatizadas con la esperanza de motivarlas a perder peso", dijo Kahan, que no participó en el estudio. Kahan también es director del Centro Nacional del Peso y el Bienestar en Washington, D.C.

 "Los resultados de este estudio son coherentes con lo que sabemos hace mucho sobre el sesgo contra el peso", lamentó Kahan. "Aunque muchos casos de sesgo contra el peso son implícitos y sutiles, no es raro que ocurra un estigma explícito, ya sea en los ámbitos de atención de la salud, entre los familiares y sin duda en la sociedad en general".

 "La forma en que [los investigadores] realizaron su estudio es única y reveladora, y quizá sea el ejemplo más indignante del estigma contra el peso que se ha publicado en una investigación científica", añadió Kahan.

 "Hemos logrado muchos avances al abordar el estigma contra el peso en la última década, y con algo de suerte este tipo de resultado lamentable pero impactante nos motivará más a todos para prestar más atención al sesgo contra el peso en nuestra sociedad, y para respaldar las acciones para resolverlo", enfatizó.

 El estudio aparece en la edición de junio de la revista Obesity.