Selecciona tu región
Salud

Pese a mitos y dudas, las vacunas contra Covid-19 son seguras, afirma vacunólogo

El vacunólogo Benjamín Madrigal explicó y resolvió al público de EL DEBATE diversas interrogantes en torno a las vacunas contra covid-19

Por María Sánchez

-

Después de la generación de agua potable, las vacunas son el descubrimiento humano que más vidas ha salvado en el mundo desde su creación, recordó en una charla para EL DEBATE y sus redes sociales el Dr. Benjamín Madrigal Alonso, pediatra, inmunólogo y vicepresidente de la Asociación Mexicana de Vacunología. 

Esta tercera ola de contagios ha sido tan avasalladora como un tsunami y, hasta el día de ayer, sumaba cerca de 283 mil casos acumulados, más de 240 mil muertes y más de 121 mil casos activos, registrándose cerca de siete estados con ocupación de camas a más del 70 por ciento, según datos de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Secretaría de Salud (SSA).

Ante estas verdades, el presidente de la Sociedad de Pediatras de Aguascalientes destacó que no hay que olvidar la buena higiene de manos, el uso de cubrebocas y la sana distancia, seguir informándose adecuadamente y, lo más importante, vacunarse, ya que es otra de las formas eficaces de seguir evitando muertes por Covid-19 en esta tercera ola de la pandemia que, según Madrigal, se ha recrudecido. 

Antivacunas y la desinformación

La recomendación de vacunarse no es bienvenida por muchos grupos antivacunas, quienes hasta la fecha continúan distribuyendo información falsa y mitos sobre las vacunas de covid-19, utilizando los medios masivos de comunicación y las redes sociales para transmitir ideas que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de seguirse, resultan peligrosas, dañinas y van en detrimento de los esfuerzos de vacunación alrededor del mundo.

Las mentiras no son nuevas

Al respecto, el doctor Benjamín Madrigal Alonso relató que la generación y circulación de mentiras, mitos y dudas acerca de la vacunación se ha dado desde que la vacunación se aplicó formalmente a una población de individuos en tiempos de Edward Jenner, el primer vacunólogo, el pionero de la vacuna contra la viruela. “Hay que recordar esas ilustraciones (de finales de los 40 y  principios de los 50), donde salía la gente vacunada y salía que ya les estaban saliendo cuernos, que ya les estaban saliendo alguna cabeza de vaca por el hombro, alguna situación de ese tipo”, aseguró. Las ideas antivacunas se van sofisticando con el tiempo, pero antes, como ahora, resultan ser ideas nunca respaldadas por un fundamento científico, explicó Madrigal.

Dudas en la fabricación

Uno de los cuestionamientos a las vacunas actuales es la rapidez con que estas se han generado, por lo que muchas personas dudan si están bien hechas. El doctor comentó que ha sido gracias a las constantes investigaciones médicas y biotecnológicas que ha sido posible crearlas. Es gracias a que hace décadas se han venido creando nuevas tecnologías y también ha aumentado, por ejemplo, el conocimiento en virología y, en el caso de la vacuna de ARN mensajero (ácido ribonucleico) de la empresa Pfizer-BioNTech, cuya plataforma tecnológica se ha puesto en duda por los antivacunas, también se ha tenido mucha investigación.

Benjamín destacó que “desde los noventas ya se estaba haciendo investigación con esta tecnología. Esto no es reciente, es ya de años que se ha estado evaluando”. Particularmente en 2003, se empezó a desarrollar una vacuna contra el SARS-CoV-1 de ARN, cuando surgieron brotes de este, avanzando ampliamente en las investigaciones de vacunas, mismas que se siguieron progresando en 2011, cuando apareció el virus del MERS (siglas en inglés del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), que por fortuna no era muy contagioso y logró detenerse. De manera que, al aparecer el SARS-CoV-2, ya había solamente que aplicar la tecnología que ya se conocía para otros coronavirus a este nuevo.

Muchos mitos de uso y contenido

El vacunólogo también consideró importante explicar que las vacunas de nuevas tecnologías no modificaban el ADN (ácido desoxirribonucleico), ya que no interactúan con el material genético de las células humanas, y dijo que, por fortuna, ninguna de estas vacunas, ni cualquier otra, se utilizan para ponernos un chip con el cual nos manipularían con la tecnología de las antenas 5G, ni para inyectarnos cualquier otra sustancia peligrosa para el ser humano, y aclaró que muchas de estas ideas “no han sido más que distorsión de una realidad”.

Leer más: ¡No paran! México registra más de 18 mil nuevos casos de Covid-19 en un día 

Además de las opiniones anteriormente expuestas, muchos antivacunas consideran que con la inmunización actual las personas estamos siendo víctimas de un experimento masivo y consideran que aún están en fase experimental. En este tenor, Benjamín declaró que las vacunas aplicadas hoy por hoy a las personas ya pasaron por diferentes fases de desarrollo, experimentación y evaluación, por tanto, han demostrado seguridad y eficacia.

Durante la charla, un espectador comentó esta cuestión, añadiendo que las personas deberíamos firmar un consentimiento para ser vacunados, a lo que Madrigal respondió que corresponde a los ensayos de la fase tres clínica aplicar ese tipo de recomendaciones, ensayos en los que han participado voluntariamente millones de personas, gracias a las cuales muchos de nosotros podemos gozar ahora de diferentes tipos de vacunas eficaces y seguras, autorizadas para uso emergente.

Si bien, no se han realizado las fases de seguimiento posteriores a esta fase tres en vacunas, esto tiene una razón: “no puedo esperar a que pasen todas las fases  porque se van a seguir muriendo millones de personas. Ahorita ya tengo una buena vacuna que ya pasó por distintas etapas de seguridad para poder decir ‘voy a aplicar la vacuna en fase emergente’”, así, la administración de vacunas a las personas se ha validado por autoridades internacionales como OMS. Aunado a esto, cada país analiza mediante organismos de seguridad sanitaria la ficha técnica y los estudios realizados para cada vacuna, aprobándola también para uso emergente en la población de su región. 

La seguridad es relevante

Además de los mitos y falacias alrededor de las vacunas, muchas personas dudan en vacunarse porque se enteran de los efectos secundarios y adversos que se han relacionado a algunas vacunas, gracias al foco que tienen los medios de comunicación masiva a nivel nacional e internacional en esos casos.

Añadiendo seguridad a este punto, el infectólogo recalcó que es verdad que cualquier tipo de vacuna, y no solo las que actúan contra la Covid-19, pueden llegar a presentar esos tipos de efectos que pueden llamarse negativos. Sin embargo, comparado con el riesgo de no vacunarse y padecer la enfermedad y sus secuelas, estos efectos resultan mínimos.

Tal es el caso de los eventos adversos de importancia, como puede ser la trombosis, que se relacionó a la vacuna AstraZeneca, donde el propio laboratorio informó que los coágulos se formaron en una tasa de 2.5 eventos adversos por cada 100 mil vacunaciones, y cabe señalar que algunas revisiones, como la de Raquel López Reyes y sus colaboradores Riesgo Trombótico y Covid-19: Revisión de la Evidencia Actual para una Mejor Aproximación Diagnóstica y Terapéutica, mencionan que la frecuencia de trombos en quienes padecen coronavirus puede ir de 9.5 al 57 por ciento de los casos, variando de menor a mayor porcentaje mientras más grave sea la enfermedad. Esto es un indicador de que, aún con los bajos riesgos de trombos que tiene la vacuna de AstraZeneca, resulta muchísimo menos riesgoso inmunizarse con ella y evitar una enfermedad grave, que no ponérsela y llegar a padecer trombosis aunada a toda la enfermedad.

Razones como la anterior deberían bastar para convencer a muchas personas de vacunarse, empero,  Madrigal dice que esto es una decisión libre y ética que cada persona debe tomar, tomando en cuenta que vacunarse no solo implica protegerse a sí mismos, sino, además, a otras personas alrededor, ya que la vacuna disminuye eficazmente los contagios, la enfermedad grave y la muerte por Covid-19, y por ello es mejor vacunarse que no hacerlo.

El perfil

Nombre: Benjamín Madrigal Alonso.
Lugar: Aguascalientes. Profesión: Médico.
Trayectoria: Actualmente es vicepresidente de la Asociación Mexicana de Vacunología, lidera la Sociedad de Pediatras de Aguascalientes, ha ejercido como infectólogo y pediatra en lo público y privado. Además, ha sido investigador en el área de Ginecología y Obstetricia en el Centro de Ciencias de la Salud de la Ciudad de Aguascalientes.

Debate
Debate
Debate
AMLO reconoce a Quirino y a Rocha
Síguenos en