Salud

Por estas razones necesitas vitamina C cuando haces ejercicio físico

La vitamina C ayuda a mejorar la fuerza de los ligamentos y tendones, además de evitar la fatiga y el estrés tras el entrenamiento físico

Por  Juan Leyva

La vitamina C ayuda a mejorar el resultado del ejercicio físico.(Imagen de Candid_Shots en Pixabay)

La vitamina C ayuda a mejorar el resultado del ejercicio físico. | Imagen de Candid_Shots en Pixabay

Quizá la vitamina C es ligada de manera más habitual al mejoramiento de los síntomas de las enfermedades respiratorias, pero también es una de las vitaminas que necesitas cuando haces ejercicio físico

Esta vitamina se debe consumir en dosis adecuadas en personas que hacen ejercicio de manera regular o que pretenden comenzar a realizarlo. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La vitamina C es recomendada de manera especial em quienes realizan ejercicio al aire libre, en primer lugar porque este micronutriente ayuda a evitar los daños por la exposición a los rayos ultravioleta que crean un efecto oxidante en la piel. (Lee también: La vitamina C debe tomarse a esta hora para que sea absorbida por el cuerpo)

La vitamina C ayuda también a fortalecer el sistema inmunitario para evitar enfermedades diversas. También participa activamente en la creación de colágeno y reducción de la fatiga. 

El ejercicio y la correcta dosis de vitamina C ayudan también a evitar las enfermedades cardíacas, ayuda a la reducción del estrés, combate al resfriado común, ayuda a  la salud del cabello, la piel y a la regeneración celular. 

La vitamina C ayuda a la recuperación física tras el entrenamiento, los niveles óptimos de la vitamina evita la liberación de cortisona, hormona que se libera como respuesta al estrés físico.

Cuando se entrena, se libera una enorme cantidad de radicales libres que son neutralizados por la vitamina  C. También se ha ligado al aumento de la fuerza de los tendones y ligamentos. 

Al finalizar  los entrenamientos, la vitamina C evita que se sienta la fatiga y el cansancio. 

Como el cuerpo no produce vitamina C, necesitas obtenerla de la dieta. Esta vitamina está presente en los cítricos, las bayas, las papas, los tomates, los pimientos, los repollos, las coles de Bruselas, el brócoli y la espinaca. La vitamina C también se vende como un suplemento oral, normalmente, en forma de cápsulas o tabletas masticables, indica Clinica Mayo

La cantidad diaria recomendada de vitamina C para los hombres adultos es de 90 miligramos y para las mujeres adultas es de 75 miligramos.

La vitamina C, de acuerd se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Se utiliza para:

  • Formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos
  • Sanar heridas y formar tejido cicatricial
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes
  • Ayudar a la absorción del hierro

Las frutas que tienen las mayores fuentes de vitamina C son, entre otras:

  • Melón cantalupo
  • Frutas y jugos de cítricos, como las naranjas y toronjas (pomelos)
  • Kiwi
  • Mango
  • Papaya
  • Piña
  • Fresas, frambuesas, moras y arándanos
  • Sandía o melón

Las verduras que son las mayores fuentes de vitamina C incluyen:

  • Brócoli, coles de Bruselas y coliflor
  • Pimientos rojos y verdes
  • Espinaca, repollo, nabos verdes y otras verduras de hoja
  • Papa o patata blanca y la dulce (camote)
  • Tomates y su jugo

Si piensas que puedes tener deficiencia de vitamina C, un médico podría ayudar a determinar qué grado de deficiencia se presenta y determinará también las medidas a tomar para alcanzar los niveles adecuados, como una dieta balanceada que incluya alimentos ricos en vitamina C o cápsulas de vitamina C en caso de deficiencia severa. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo