Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

¿Por qué los bebés no suelen dormir toda la noche seguida?

 Entre los 4 y los 11 meses de edad, los bebés necesitan de 12 a 15 horas de sueño

Por: Juan Leyva

Bebé durmiendo. Foto ilustrativa: Pixabay

Bebé durmiendo. Foto ilustrativa: Pixabay

Si su hijo de seis meses de edad sigue despertándose a las 2 a.m., un nuevo estudio sugiere que no pierda más sueño preocupándose al respecto. Aunque siga sin dormir de seis a ocho horas ininterrumpidas cuando cumpla un año, eso no significa que su bebé no se esté desarrollando con normalidad.

 Y no se preocupe, es probable que esto no haga daño a las habilidades de pensamiento, lenguaje o motoras de su hijo más adelante, informan los investigadores canadienses.

 "Si un enfermero o un amigo le ha dicho que su bebé debería dormir sin interrupciones, además de sentirse cansado, es probable que se sienta fracasado", comentó la autora del estudio, Marie-Helene Pennestri, profesora asistente de psicología en la Universidad de McGill, en Montreal.

 "Dormir sin interrupciones durante toda la noche es un proceso del desarrollo, como caminar y hablar; no es un camino recto", añadió. "Hay una amplia variación respecto a en qué momento el bebé dormirá sin interrupciones".

 Aunque los nuevos padres con frecuencia esperan que un bebé duerma de seguido toda la noche a los 6 meses de edad, un gran porcentaje no lo hacen, reveló el estudio. De hecho, muchos bebés sanos con un desarrollo típico siguen sin hacerlo a los 12 meses de edad.

 A los 6 meses de edad, un 38 por ciento de los bebés del estudio todavía no dormían al menos seis horas sin interrupciones de noche, y un 57 por ciento no permanecían ocho horas dormidos, según los informes de sus madres.

 A los 12 meses, un 28 por ciento todavía no dormían seis horas de seguido, y un 43 por ciento no dormían ocho horas. 

 Aunque los bebés que dormían sin interrupciones toda la noche eran menos propensos a recibir lactancia materna, el estudio no prueba una relación causal, apuntó Pennestri.

Bebé y su padre duermen. Foto: Pixabay

 Los investigadores tampoco encontraron evidencias de lagunas posteriores en el desarrollo de los bebés que se despertaban de noche, y tampoco ningún aumento en el riesgo de depresión entre sus madres. 

 "Lo importante es dormir lo suficiente, y todo el mundo lo sabe", dijo Pennestri. "Pero hay una distinción clara entre dormir sin interrupción durante toda la noche y la duración total del sueño, que es el total de sueño a lo largo de la noche y del día. Es importante hablar sobre el sueño para que los padres puedan tener unas expectativas más realistas".

 Entre los 4 y los 11 meses de edad, los bebés necesitan de 12 a 15 horas de sueño, según la National Sleep Foundation. Para la mayoría, eso incluye de dos a tres siestas al día.

 El informe aparece en la edición en línea del 12 de noviembre de la revista Pediatrics.

 Los hallazgos deberían ser un llamado de alerta a los padres que quizá tengan la idea equivocada sobre lo que "dormir como un bebé" significa, afirmó una especialista en el sueño pediátrico de Oregón.

 "Para mí, lo positivo es que realmente validó que despertarse de noche es normal para los bebés sanos de 6 a 12 meses", dijo la Dra. Elizabeth Super, del Hospital Pediátrico OHSU-Doernbecher, en Portland. "Normaliza que algunos niños duermen sin interrupciones, pero no la mayoría".

 Pero el estudio tiene limitaciones, dijo Super.

 Una es que los hallazgos se basan en los informes de las mamás, que no son medidas objetivas del sueño, como por ejemplo las ondas cerebrales, apuntó. 

 Además, la muestra fue pequeña (388 niños de 6 meses y 369 niños de 12 meses), y Super señaló que los investigadores no observaron cómo sus hábitos de sueño afectaban a su nivel de alerta, su estado de ánimo o la adquisición del lenguaje en el día a día.

 Pennestri dijo que se está llevando a cabo un seguimiento. Entre otras cosas, observará la lactancia materna y el sueño nocturno, además de cuánto duermen en general bebés y mamás.

 Mientras tanto, Pennestri y Super instaron a los padres somnolientos a relajarse.

 Los que necesiten por motivos personales (como volver al trabajo fuera de casa) que sus bebés duerman más tiempo de noche pueden preguntar a un profesional sobre el entrenamiento conductual del sueño. Esto incluye estrategias como permitir al bebé que haga pataletas en lugar de responder de inmediato a sus llantos, lo que puede ayudarle a aprender a calmarse a sí mismo y a volver a dormirse por sí mismo.

 "Siempre podemos trabajar en unos hábitos saludables de sueño", aseguró Super.

 Sugiere una rutina constante para los bebés: comenzar con un baño, un masaje, un cuento o una canción, e irse a la cama antes de las 9 p.m. cada noche. Por seguridad, siempre ponga a los bebés a dormir de espaldas. Use un colchón firme y manténgalo libre de almohadas, ropa de cama blanda y peluches, aconsejó Super. Lo mejor es que use ropa ligera.

 La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda que los bebés duerman en la misma habitación, pero no en la misma cama, que los padres durante los primeros 12 meses de vida.

 Jodi Mindell, psicóloga clínica en la Universidad de San José en Filadelfia, es coautora de un editorial publicado junto con el estudio de Pennestri.

  Anotó que la investigación no ofrece respuestas consistentes a la pregunta de si el sueño es importante para los bebés. 

 "Es probable que las respuestas dependan de preguntas dirigidas que implican unas relaciones complejas y la evaluación del funcionamiento cotidiano de los niños pequeños y sus familias", escribió. "Así que todavía no se ha dicho la última palabra".