Salud

Principales dudas de alimentarse con atún enlatado

Después de abrir una lata de atún, esta puede consevarse por dos días en el refrigerador

Por  Juan Leyva

El atún es fuente importante de proteína. Foto: pixabay.com/Taken

El atún es fuente importante de proteína. Foto: pixabay.com/Taken

El atún es una de las fuentes de proteínas más importantes y de otras vitaminas y minerales escenciales para el cuerpo humano. Existen muchas creencias erróneas, sobre todo cuando es enlatado sobre este que fueron explicadad por Ernesto Boleaga, Innovation Project Manager de Pinsa Comercial que fabrica el Atún Dolores. 

El atún es un género de diversas especies de peces que habitan el océano. En México, los  litorales de Sinaloa, Colima, Chiapas, Baja California y Veracruz son los principales productores de túnidos; nuestro país se ubica en el sexto lugar del ranking de producción mundial con más de 162 mil toneladas al año. 

Mito: El atún crudo en filete aporta más proteína que el enlatado.

Realidad: El atún crudo o enlatado es un alimento que brinda una alta cantidad de proteína (22-26% aproximadamente), vitaminas y minerales que lo hacen una fuente rica en nutrientes. A diferencia de otras proteínas de origen animal, es altamente digerible por el organismo.

En realidad, no existe una diferencia significativa en el contenido de proteína de ambas presentaciones del atún, además aportan por igual ácidos grasos Omega 3 que ayudan a reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Mito: Al atún enlatado se le adicionan muchos conservadores.

Realidad: En la actualidad, el atún enlatado no es adicionado con conservadores, contiene sólo ingredientes de origen natural que ayudan a mantener un mejor sabor durante su almacenamiento en el almacén o en la cocina. En algunas marcas el tratamiento térmico denominado ayuda a reducir el contenido de bacterias que pudieran causar deterioro del alimento y con el cerrado hermético el producto podría durar por cuatro años. 

El atún puede prepararse de diversas formas. Foto: topntp26/via Freepik.es

Mito: El atún tiene un alto contenido de mercurio.

Realidad: El mercurio es un metal que se encuentra distribuido en nuestro ambiente y está presente en una gran cantidad de alimentos, pero en concentraciones mínimas que no se consideran un peligro para la salud.

Mito: No es un alimento versátil.

Realidad: El atún es un alimento que ha ido evolucionando  y actualmente existen versiones para todos los gustos, como atún enlatado con mayonesa, ensalada, chiles, entre otros, también se puede preparar en la concina a nuestro gusto.

Mito: No se deben guardar las latas abiertas en el refrigerador.

Realidad: El atún puede conservarse en la nevera durante un par de días después de abierto, pero es recomendable taparlo después de abrilo para evitar que pierda humedad. Si se requiere almacenar por más de 2 días, se recomienda vaciar en un recipiente plástico que asegure su correcta hermeticidad, por máximo 5 días.

Mitos del atún enlatado

El atún en lata es un alimento seguro. Foto: Pixabay

Mito: El atún enlatado contiene plomo.

Realidad: Actualmente, los envases son fabricados de acero o aluminio con un recubrimiento interior que no permite el contacto del alimento con la lámina, lo que evita la contaminación del producto.

Mito: Consumir atún enlatado perjudica al medio ambiente.

Realidad: El aluminio puede tardar hasta 10 años en descomponerse, mientras que el vidrio o el plástico requieren hasta 1,000 años.

Mito: Si se abolla la lata, el atún ya no sirve.

Realidad: Cuando un envase presenta un golpe ligero no se afecta su hermeticidad y el producto puede ser consumido sin riesgo alguno para la salud; durante el diseño del envase se verifica que el calibre y temple de la lámina resistan la manipulación normal o pequeños golpes.