Salud

Producir una vacuna contra la COVID-19 es difícil, y distribuirla podría ser más difícil

Experto indica que con esta primera generación de vacunas quizá no logremos lo que se conoce como inmunidad esterilizante, pero tal vez obtengamos algo que module la gravedad de la infección, y eso sería importantísimo

Por  New York Times

Producir una vacuna es una tarea difícil tanto como distribuirla en todo el mundo.(EFE)

Producir una vacuna es una tarea difícil tanto como distribuirla en todo el mundo. | EFE

Estados Unidos.- En todo el mundo hay una carrera por el desarrollo de una vacuna segura y efectiva contra el coronavirus, y los expertos señalan que la mera logística de vacunar de forma masiva podría ser incluso más abrumadora.

"El desafío al que nos enfrentamos ahora es en realidad el programa de vacunación masiva más complejo que jamás hayamos intentado realizar", aseguró durante una entrevista de HD Live! reciente la Dra. Kelly Moore, directora asociada de educación sobre la inmunización de la Coalición para la Acción en la Inmunización (Immunization Action Coalition).

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Ya se están reuniendo suministros para ayudar a producir y almacenar con rapidez millones de dosis de cualquier vacuna exitosa, y se están creando planes de distribución para llevar la vacuna a las personas que la necesiten, añadió Moore.

En la misma entrevista, el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore, comentó que "muchas personas piensan que una vez hayan pasado los ensayos clínicos, la vacuna aparecerá de forma mágica en los consultorios de los médicos, pero no es así. Hay que pensar en el frasco en que se guarda, las tapas de goma, las jeringuillas para inyectarla. Hay que pensar en todos los elementos de la cadena de suministro, y prever dónde podrían torcerse las cosas".

En este momento, parece que la primera generación de vacunas contra la COVID-19 tendrá una eficacia de un 50 por ciento, anotó. "Esto significa que la vacuna ofrece una reducción del 50 por ciento en las probabilidades de infectarse, en comparación con alguien que no se vacune", aclaró Adalja.

Tal vez esto no parezca ideal, pero no es insignificante para enfrentarse a un virus pandémico que ha acabado con las vidas de cientos de miles de personas, enfatizó Adalja.

"Con esta primera generación de vacunas quizá no logremos lo que se conoce como inmunidad esterilizante, pero tal vez obtengamos algo que module la gravedad de la infección, y eso sería importantísimo", dijo Adalja. "Es menos probable que una persona sea hospitalizada o fallezca. Siguen siendo unas proposiciones muy valiosas con la vacuna", explicó.

"Ahora mismo, necesitamos algo que mantenga a la gente fuera del hospital y que cambie la trayectoria de esta pandemia, así que creo que de verdad podemos aceptar algo que no sea la mejor vacuna, pero que sea suficientemente buena para ayudarnos a superar esta parte aguda de la pandemia", continuó Adalja.

La Operación velocidad de la luz, la iniciativa de la administración de Trump para que haya una vacuna disponible en enero, ha estado invirtiendo miles de millones de dólares en las compañías farmacéuticas privadas. Las firmas están usando el dinero para reunir los suministros y comenzar a crear millones de dosis de vacunas cuya efectividad todavía no se ha probado.

El lanzamiento rápido de una vacuna no afectará a su seguridad, apuntan los expertos

Adalja dijo que no le preocupa que este ritmo haga que la medicina omita pasos esenciales necesarios para proteger a la salud pública de una vacuna mala, porque los ensayos clínicos están tomándose el tiempo suficiente para reunir los datos sobre la seguridad y la efectividad que se necesitan para la aprobación.

"Lo que en realidad hemos acelerado es el desarrollo, y ya comenzamos a pensar en la fabricación, antes de saber si funcionará o no", dijo Adalja. "Esto de verdad no tiene precedentes, porque en general se espera hasta que haya resultados de ensayos clínicos en fase 3, y entonces se comienza a producir".

Tras la producción llega la distribución, y ya hay planes para llevar la vacuna a los médicos y las clínicas, dijo Moore.

Una complicación potencial es que parece que la vacuna de la COVID-19 podría requerir dos dosis para obtener una protección completa, observó Moore.

"Cualquier cosa que requiera dos dosis es mucho más compleja que un programa de una vacuna de una dosis, porque lograr que la personas vuelva para completar la serie y protegerlas requiere un nivel adicional de esfuerzo que no teníamos que hacer antes", lamentó Moore.

Moore cree que el programa de vacunación contra la influenza anual será "la ronda de calentamiento perfecta para la gran ronda contra la COVID-19 el año que viene".

Las clínicas, los hospitales y los médicos pueden usar el programa de gripe estacional para mejorar la forma en que logran que todas las personas de su consulta se vacunen de forma segura y efectiva.

"Nos ofrece una práctica para hacer lo que tenemos que hacer rápidamente para la influenza, y entonces enfocarnos en la COVID-19 dentro de unos meses si vamos a implementar esto a gran escala", dijo Moore.

Las autoridades también están decidiendo quién recibirá la vacuna primero, dado que al principio habrá unas existencias limitadas.

"Una de las opiniones consistentes que tiene todo con el que hablo es que los profesionales de la atención de la salud deben estar a la cabeza de la fila. Se han puesto en una situación de riesgo ocupacional para cuidarnos a todos los demás", apuntó Moore. "Debemos garantizar que, como parte de nuestro contrato social con los que se pusieron en riesgo, garanticemos que se vacunen y se protejan del todo para poder seguir realizando su trabajo de cuidarnos a los demás".

También es probable que los grupos que se ha mostrado que necesitan una mayor protección contra la COVID-19 también encabecen la lista al final, afirmó Moore. Entre ellos se encuentran las personas en hogares de ancianos y centros de atención a largo plazo, los trabajadores de las plantas de empaquetado de carne y otras ocupaciones que se han enfrentado a brotes, y los educadores.

Es probable que los niños estén en un lugar inferior de la lista, dado que no tienden a sufrir enfermedades potencialmente letales cuando se infectan con la COVID-19, añadió Moore.

"Ahora mismo, no estamos evaluando esas vacunas en niños, y es poco probable que la principal prioridad sean los niños", dijo Moore.

Te puede interesar: 

América Latina participa en ensayos para encontrar vacuna contra COVID-19

Usuario de redes sociales tienen opiniones divididas sobre vacuna contra Covid-19

Vacuna candidata contra COVID-19 producida con células de insecto será probada en humanos

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo