Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Que la OMS regule cigarrillos electrónicos

SALUD

Más de cien científicos y académicos instaron a la Organización Mundial de la Salud a que regule los cigarrillos electrónicos de la misma manera que lo hace con otros productos de tabaco.

En una carta conjunta, los expertos expresaron preocupación por lo que consideran es una agresiva campaña de mercadeo y promoción de cigarrillos electrónicos dirigida hacia la juventud.

El mes pasado, otro grupo de científicos dijo que los cigarrillos electrónicos representaban una oportunidad de salud pública para ayudar a la gente a dejar de fumar y advirtió en contra de demasiada regulación.

Como respuesta, el más reciente grupo de científicos arguye que no hay suficiente evidencia de que los cigarrillos electrónicos son una manera efectiva para ayudar a dejar de fumar.

¿Cómo funciona un cigarrillo electrónico?

Estos dispositivos vienen en dos partes: en un extremo está la nicotina líquida, y en el otro está la batería recargable junto con el atomizador.

Cuando el usuario inhala por la boca, el líquido de la nicotina se vaporiza y se absorbe.

Lo que parece humo es vapor de agua, quizás por ello a estos cigarrillos se les llama con frecuencia en el mundo anglosajón vaping.

Debido a que tienen nicotina, la persona tiene el ingrediente que crea la adicción al cigarrillo, pero sin las toxinas dañinas que se encuentran en las versiones reales con la hoja del tabaco.

¿Pero son seguros estos productos?

De acuerdo con la Asociación Médica Británica la respuesta es sencilla: todavía no se sabe. Se trata de un producto relativamente nuevo, y para evaluar y determinar sus posibles riesgos se requieren de estudios a largo plazo.

No obstante, en Reino Unido la Agencia Reguladora de Productos para la Salud le dará un tratamiento de medicina a partir de 2016.

Parte del razonamiento de esta medida se debe a que existe la preocupación de que los cigarrillos electrónicos disponibles en el mercado no cumplen con los estándares adecuados de seguridad, eficacia y calidad.

En Estados Unidos, sólo los cigarrillos electrónicos comercializados para usos terapéuticos están regulados por la Agencia de Control de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).