Salud

Este medicamento podría ser la fuente de la eterna juventud

En los perros, ha demostrado alargar la vida de estos acompañantes de cuatro patas

Por: New York Times

Foto Freepik. El medicamento se usa en la actualidad pero con otros fines.

Foto Freepik. El medicamento se usa en la actualidad pero con otros fines.

Hace siglos que los humanos buscan la fuente de la juventud, pero los científicos modernos tienen la esperanza de que una nueva investigación con perros los guíe por el camino correcto.

 El Proyecto de Envejecimiento de los Perros estudia un fármaco llamado rapamicina, que ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para su uso en personas con cáncer o que han recibido trasplantes de órganos.

 Una acción conocida del medicamento es suprimir el sistema inmunitario, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. Pero, paradójicamente, un estudio de la farmacéutica Novartis también encontró que la rapamicina pareció fomentar la función inmunitaria en las personas de a partir de 65 años de edad. 

 Aunque quizá no esté claro cómo funciona el medicamento, los investigadores saben que ha alargado las vidas de la levadura, de las moscas y de las lombrices en más o menos un 25 por ciento. También ha alargado las vidas de ratones, incluso cuando las reciben a edades avanzadas, anotaron los investigadores.

 En los perros, los investigadores esperan ahora añadir alrededor de un 20 por ciento a la duración de la vida de nuestros amigos de cuatro patas.

 ¿Y qué pasa con los humanos?

Ahora mismo, Matt Kaeberlein, líder del Proyecto de Envejecimiento de los Perros, dijo que "es todo especulación, pero con algo como la rapamicina, quizá ganemos de 10 a 15 años, incluso hasta 20. Y en la mayoría de personas serían años de vida adicional con salud".

 Explicó que es mucho más difícil comparar la esperanza de vida de humanos y ratones, pero espera tener "una idea general mucho mejor a partir de la salud de los perros que con los ratones". Pero la investigación con animales con frecuencia no produce los mismos resultados en los humanos.

 Kaeberlein es codirector del Centro Nathan Shock de la Excelencia en la Biología Básica del Envejecimiento de la Universidad de Washington.

 Los perros envejecen de forma similar a los humanos, pero más rápido, explicó. Los perros envejecen unas siete veces más rápidamente que los humanos, y los perros grandes envejecen incluso más rápido, apuntó. Entonces, los investigadores pueden seguir a los perros durante toda su vida, para ver si una intervención puede ralentizar el envejecimiento. 

 Los perros también ofrecen la ventaja de vivir en los mismos ambientes que las personas. "Eso es algo que simplemente no se puede capturar en los estudios de laboratorio", señaló Kaeberlein.

 El primer estudio de Kaeberlein y su equipo incluyó a 40 perros del área de Seattle. El principal propósito era asegurarse de que el fármaco era seguro. Después de todo, son las mascotas de las personas, comentó Kaeberlein Se excluyó a 16 mascotas porque tenían afecciones de salud subyacentes, aunque no tenían síntomas evidentes. 

Aplicación

 Los investigadores administraron una dosis deliberadamente baja del fármaco o un placebo a los 24 perros participantes durante 10 semanas. Los perros pesaban al menos de 40 a 50 libras (de 18 a 23 kilos) y todos estaban en la mediana edad (a partir de los 6 años), dijo Kaeberlein.

 El estudio fue doble ciego. Esto significa que ni los investigadores ni los propietarios de las mascotas sabían qué perros recibieron el fármaco y cuáles el placebo.

 Kaeberlein dijo que el fármaco virtualmente no tuvo efectos secundarios, y que la función cardiaca pareció mejorar en los perros que lo recibieron. Añadió que los perros que más parecieron beneficiarse fueron los que tenían una función cardiaca más baja al inicio del estudio. 

Foto: Pixabay

 Las personas cuyos perros recibieron el medicamento dijeron que sus mascotas tenían más energía y eran más afectuosas. Pero cuando contestaron la encuesta, no tenían forma de saber si su perro había recibido o no el fármaco.

 Kaeberlein advirtió que aunque los hallazgos son esperanzadores, se trata de un estudio pequeño que debe replicarse. En las dosis utilizadas para suprimir al sistema inmunitario tras un trasplante de órgano, la rapamicina se ha vinculado con un aumento en el riesgo de diabetes tipo 2. Kaeberlein dijo que los investigadores evaluaron los niveles de azúcar en la sangre de los perros, y no encontraron evidencia de un aumento en los niveles.

Foto: Pixabay. Otros estudios han sugerido que
la sangre también puede usarse para alargar
la vida.

 Los investigadores ya están inscribiendo activamente a perros en el próximo estudio, que observará la función cardiaca, la actividad, el pensamiento y la memoria. Este estudio incluirá a 50 perros. 

 También están planificando un ensayo de mayor tamaño del fármaco que comenzará en 2019, pero actualmente solo está en la etapa de la planificación. Los investigadores también planifican un estudio longitudinal para seguir a un grupo grande de perros (unos 10,000) durante un periodo largo (al menos 5 años, pero con algo de suerte entre 10 y 15) para comprender los factores biológicos y ambientales que influyen en el envejecimiento de los perros.

 Kaeberlein dijo que, además de la rapamicina, hay varias intervenciones más que podrían alargar el envejecimiento, entre ellos la metformina y la acarbosa, dos medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2.

En esta nota:
  • Rapamicina
  • Eterna juventud