Salud

Recomiendan hacer más ejercicio durante la pandemia de coronavirus

La emergencia sanitaria ha mermado la vida activa de muchos sinaloenses y mexicanos, por lo que expertos recomiendan ejercitarse más y adquirir hábitos sanos para evitar el desarrollo de enfermedades crónicas

Por  María Sánchez

Recomiendan hacer más ejercicio durante la pandemia de coronavirus(Foto:Shutterstock)

Recomiendan hacer más ejercicio durante la pandemia de coronavirus | Foto:Shutterstock

México.- En un sondeo realizado por EL DEBATE, los cibernautas manifestaron su sentir respecto a cómo ha afectado la pandemia en sus hábitos, tal como hacer ejercicio, el consumo de comida chatarra, tiempo de consumo de televisión y el tiempo sentados en el trabajo. Los resultados en algunas preguntas fueron reveladores.

Por ejemplo: durante la emergencia disminuyeron las horas de ejercicio durante la semana. En general, el 49.4 por ciento indicó que antes de la pandemia no practicaba ejercicio, y poco más de la mitad declaró que sí. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Expertos en salud y en medicina en una charla para EL DEBATE comentaron la importancia de reactivar hábitos saludables, al mismo tiempo que dieron sus recomendaciones.

Parámetros para la actividad física

En una entrevista para este diario de noticias, Shared Gilead Mendoza Saldaña, médico y especialista en medicina física y rehabilitación, comentó respecto a la actividad física que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda de al menos 180 minutos de ejercicio aeróbico por semana, esto es hacer ejercicios como caminar, trotar, correr o bailar.

Por su parte, la Asociación Americana del Deporte aconseja un promedio de 50 minutos diarios entre cinco a seis veces por semana, tomando en cuenta que si se iniciaba la actividad física en pacientes sin condición física, se realizaran de diez a quince minutos diarios e ir aumentando hasta tolerar la cantidad de tiempo recomendada o deseada.

Menos ejercicio durante la pandemia

De acuerdo con el médico especialista en cardiología Oswaldo Arturo Lagunas Uriarte, pese a que organizaciones como la OMS determinan los parámetros para la buena salud física, en general la población no los aplica, y que al menos en lo que determinó el sondeo de EL DEBATE pudo notar que muchos participantes hacían menos de dos horas de ejercicio a la semana, y solo el 26 por ciento del total dijo practicar algún deporte, lo cual —afirmó— refleja la realidad de Sinaloa y de México: «Las instituciones de salud, deporte, Gobiernos municipales, estatales y federales deben fomentar más el deporte, pero gestionar y equipar más instalaciones deportivas públicas, ya que la infraestructura deportiva es insuficiente, y si la población no tiene acceso y disponibilidad a instalaciones, eso lo desmotiva a practicar deportes y actividad física», comentó, tomando en cuenta que un deporte requiere disciplina, tiempo y lugares para ser practicado. 

Malos hábitos

En relación con los hábitos en la pandemia, Lagunas Uriarte comentó que mucha gente no salió por miedo a los contagios, y se volvió en extremo sedentaria. A su vez, observó que los participantes del sondeo aumentaron el consumo de comida chatarra, así como el consumo de tiempo frente a la pantalla; y en su vida cotidiana observó que las personas no solo vieron más televisión, sino que también aumentaron el tiempo en sus celulares y en sus computadora, ya sea por motivo de sus trabajos o divirtiéndose en casa, lo que propició en muchos casos el incremento de peso y la aparición de obesidad, participando en el desajuste en muchas enfermedades crónicas y además trayendo más trastornos visuales y alteración de los ritmos circadianos del sueño, ocasionando con ello insomnio y ansiedad. 

Enfermedades crónicas

El experto en cardiología señaló que las características de la población influyen en los resultados. El sondeo de EL DEBATE fue contestado en su mayoría por jóvenes con estudios universitarios o de posgrado, y esto es de destacarse, tomando en cuenta que, de acuerdo con el médico, en realidad por estadísticas la mayoría de la población tiene malos hábitos de alimentación y no tiene forjada una rutina de ejercicio, lo que facilita aún más la aparición de enfermedades crónicas. 

Shared Mendoza mencionó que es importante recordar que las enfermedades asociadas con un mal pronóstico en personas con SARS-CoV-2 son la hipertensión, por el daño celular asociado; la diabetes mellitus, ocasionando una respuesta inmunológica deficiente; la obesidad y las enfermedades renales. Añadió que además de lo encontrado en estadísticas, en su experiencia y práctica clínica, la mayoría de los fallecimientos ha ocurrido en personas con estas características. 

Forjar más costumbres sanas

En su charla, Mendoza Saldaña refirió que la adquisición de hábitos saludables influirá directamente en los pronósticos de salud de la población, y que el remedio para muchas enfermedades crónicas o no transmisibles es implementar en los pacientes un programa de ejercicios de forma preventiva o correctiva: «Las instituciones de salud, la educación y el Gobierno tendrán que buscar la manera de concientizar a la población para disminuir la situación actual; sin embargo, la responsabilidad directa queda en cada uno de nosotros», mencionó. 

Infraestructura para el deporte

Lagunas Uriarte destacó que una de las enseñanzas de la pandemia es la necesidad de rediseñar nuestras ciudades y reconvertirlas en ciudades saludables, algo que ya se hace en Europa: «Hacer rescate de espacios públicos, con avenidas amplias, con más circuitos para transitar en bicicleta, con parques lineales, árboles y banquetas amplias y libres al peatón, para que este pueda caminar con libertad y en su sana distancia, además tener más parques e instalaciones seguras y bien iluminadas», finalizó.

Recomendaciones saludables

Luz Fandila Espinoza es instructora de yoga en Culiacán. Comentó a EL DEBATE que además de que la emergencia sanitaria la afectó en lo laboral, ya que no podía dar clases presenciales, también al inicio se sintió afectada emocionalmente: la saturación de información en redes sociales, sumada a la constante incertidumbre, la llevaron a hacer menos ejercicio, todo eso aunado a otras presiones le propiciaron la aparición de síntomas de ansiedad, con agitación, taquicardia y falta de aire; sin embargo, se dio a la tarea de incorporar más actividades físicas y ejercicios de respiración durante el día, a la vez que realizaba rutinas de acondicionamiento físico a través del aprendizaje de nuevas habilidades en su campo. 

Luz Fandila platicó cómo poco a poco se fue adaptando a incorporar los hábitos de sanidad, la sana distancia, el lavado y la higiene de manos constante; salir bien protegida de casa a hacer actividades cotidianas, como ir al supermercado, y regresar teniendo cuidado de dejar la ropa que traía del exterior en un lugar reservado, para luego tomar un baño.

Al darse cuenta de que para mejorar el sistema inmune y la salud era recomendable tener una buena alimentación, empezó a disminuir los azúcares refinados, las grasas saturadas y el consumo de carnes. Incorporó también más vegetales a su dieta, frutas, verduras y leguminosas, e inició el consumo de tés, como de jengibre y de cúrcuma. 

Luz Fandila remarcó que con los buenos hábitos de sanidad, aunados a buena alimentación y a la práctica disciplinada de un ejercicio como el yoga, que se adapta a las necesidades de cada uno, se puede conservar la buena salud de las personas, y que incluir hábitos de relajación, como alguna terapia de masajes de manera mensual, puede contribuir a mejorar el estado físico y emocional. Para esto dejó a disposición su página de Facebook Lemoon/Terapia de masajes (Facebook : @LeMoonTM).

  • 5.2 millones de muertes ocurridas en América Latina hasta el 2014 fueron ocasionadas por enfermedades crónicas (OPS, 2020).
  • 73 por ciento de los participantes en un sondeo digital de EL DEBATE señaló que actualmente no practica ningún tipo de ejercicio [https://n9.cl/01x8].
  • Datos de Google hasta el 11 de abril del 2020 indicaron que la actividad física relacionada con el ocio y las salidas al parque, se redujeron en un 92 % y en un 85 %, respectivamente (Isglobal, 2020).

¿Cómo se vio afectada tu rutina por la contingencia sanitaria?

  • Mal. A veces motivada, y luego muy desactivada; más preocupada por saber cómo van las cifras. Eso me llevó a un estado de ansiedad e insomnio, hasta que decidí ya no ver cifras ni noticias al respecto y solo cuidarme lo más que pueda.
  • Me da miedo salir a correr al parque frente a mi casa o ir a cualquier lugar público
  • Los primeros meses no hice absolutamente nada de ejercicio. Recientemente he tratado de recuperar la actividad.
  • Muy afectada porque ya no pude salir al gimnasio. Y luego la mala organización de mi tiempo me ha hecho dedicarle más tiempo al trabajo».
  • Pasó de veinte minutos de ejercicio, tres días a la semana, a cero porque me dio COVID.
  • Se volvió más extenuante por el miedo a engordar.
  • Tuve que modificar mi entrenamiento para poder hacerlo en casa.
  • Cerraron los dojos y gimnasios
  • Me afectó en mi físico, porque al no practicar subí de peso y mis habilidades disminuyeron

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo