Salud

Se esperan bajas importantes en los índices de gripe

En comparación, las temporadas anteriores de la gripe en Estados Unidos han llegado hasta abril, e incluso mayo, mostró el estudio

Por  New York Times

Se esperan bajas históricas de gripe.(Pixabay)

Se esperan bajas históricas de gripe. | Pixabay

Estados Unidos.- Las estadísticas finales sobre la última temporada de la gripe en EE. UU. ya están disponibles, y hay buenas noticias: se reportaron unas tasas históricamente bajas de gripe, cuando el número de casos se desplomó en los primeros meses de la pandemia del coronavirus.

¿Por qué? Los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. creen que las medidas de distanciamiento social implementadas por todo el país la primavera pasada mantuvieron a raya a más que el coronavirus.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La temporada de gripe 2019-2020 acabó semanas antes de lo usual este año. Las infecciones de gripe tuvieron un declive marcado en un plazo de dos semanas tras la declaración de la emergencia por la COVID-19 el 1 de marzo, encontró el nuevo estudio.

La actividad de la influenza en Estados Unidos se desplomó: alrededor de un 30 por ciento de las pruebas de muestras dieron positivas de la gripe a principios de febrero, en comparación con apenas un 2 por ciento en la semana del 22 de marzo, reportaron los investigadores.

En comparación, las temporadas anteriores de la gripe en Estados Unidos han llegado hasta abril, e incluso mayo, mostró el estudio.

"Como la influenza y la COVID-19 se transmiten de forma parecida, se prevé que la mitigación comunitaria de una de ellas afecte a la otra", señaló el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. "Esto se demostró con claridad en los datos de la temporada de gripe que finalizó hace poco en Estados Unidos, además de la temporada actual de la gripe en el hemisferio sur".

Los casos de gripe también siguieron siendo inusualmente escasos en verano, encontraron los investigadores. Apenas un promedio de un 0.2 por ciento de las muestras tuvieron resultados positivos de la influenza en Estados Unidos, en comparación con entre un 1 y un 2 por ciento en los años anteriores.

Esas cifras deberían tranquilizar a los expertos en salud pública preocupados de que una "doble pandemia" de casos de COVID-19 e influenza inunde a los hospitales de EE. UU. este otoño e invierno, aseguró Adalja. Si la mayoría de las personas emplean las tácticas que previenen a la infección con la COVID-19, es probable que también se mantengan seguras de la gripe estacional.

Basándose en datos de los países "centinela" del hemisferio sur, que llegan a su temporada de gripe antes que Estados Unidos, parece que las medidas de prevención de la COVID-19 podrían de hecho mitigar a la temporada entrante de 2020-2021 en EE. UU., sugiere el informe reciente.

Se esperan niveles históricamente bajos de gripe.
Se esperan niveles históricamente bajos de gripe.

Australia, Chile y Sudáfrica mostraron una actividad gripal increíblemente baja entre junio y agosto, los meses que constituyen su temporada de influenza típica, encontraron los investigadores.

Durante ese periodo, apenas 33 especímenes de más de 60,000 dieron positivo en las pruebas de la gripe en Australia.Solo 12 de más de 21,000 especímenes dieron positivo en las pruebas de gripe en Chile.Apenas seis de casi 2,100 muestras tuvieron resultados positivos en las pruebas de la gripe en Sudáfrica. Según el Dr. Eric Cioe-Pena, director de salud global de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York, "los datos del hemisferio sur son muy convincentes de que obtenemos este beneficio cruzado de una reducción en las cifras de la influenza al mismo tiempo que prevenimos infecciones con la COVID".

Para reducir las infecciones de influenza incluso más, la mayor cantidad posible de personas deberían también vacunarse contra la gripe este año, aconsejó Cioe-Pena.

"Creo que las personas pierden de vista el hecho de que tenemos una vacuna contra la gripe", lamentó Cioe-Pena. "La vacuna contra la gripe, en combinación con las medidas de distanciamiento social para la COVID-19, podría acabar con la epidemia de gripe este año en Estados Unidos, lo que sería un increíble regalo que la sociedad estadounidense puede dar este año a los trabajadores de atención de la salud y a los socorristas. Si las cifras de la gripe no aumentan como cuando hay una temporada mala de influenza, nos dará más tiempo para enfocarnos en la COVID".

El nuevo informe, de Sonja Olsen, del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC, y sus colaboradores, se publicó en la edición del 18 de septiembre en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo