Salud

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

Expertos entrevistados por EL DEBATE destacan que en los próximos meses se enfrentarán a las enfermedades crónicas como secuelas de la enfermedad por coronavirus, destacando desde la fibrosis pulmonar hasta la depresión

Por  Lorena Caro

1/3
Un paciente trasladado al área de COVID-19 en el Hospital General de Culiacán.(Foto. El Debate / Luis Gerardo Magaña)

Un paciente trasladado al área de COVID-19 en el Hospital General de Culiacán. | Foto. El Debate / Luis Gerardo Magaña

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

CDMX.- México suma seis meses desde que fuera anunciado el primer caso de COVID-19. A partir del 28 de febrero se han estudiado un millón 340 mil casos, de los cuales han sido confirmados 595 841, con 64 158 personas fallecidas y más de 530 mil recuperadas. Sin embargo, los recuperados transitan por diversas secuelas en su organismo, algunas más graves que otras, y van desde la fibrosis pulmonar hasta la depresión y la ansiedad. 

Francisco Oliva Sánchez, profesor de la Licenciatura en Medicina de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), e Israel Diarte Arellano, jefe de Atención Médica Especializada de la Secretaría de Salud en Sinaloa, destacaron que las secuelas por COVID-19 y el periodo de las mismas dependerá de qué tan grave haya sido el tránsito del virus por cada organismo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En entrevista para EL DEBATE, Francisco Oliva Sánchez explicó que una de las secuelas más graves en pacientes que se recuperan de una complicada neumonitis por COVID-19 es la fibrosis pulmonar. Si uno o dos meses después se hace una tomografía a los pulmones, se puede revelar este padecimiento, explicó. 

Afectaciones de mayor incidencia

Francisco Oliva indicó que las personas pueden requerir rehabilitación pulmonar, incluso se les enseña a respirar con esa fibrosis. Aclaró que la rehabilitación pulmonar es importante porque con la fibrosis el individuo llega a tener problemas de oxigenación.

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

Algunos de los síntomas de este padecimiento son dificultad para respirar (disnea), tos seca y fatiga. 

El especialista destacó que también el paso del COVID-19 deja estragos en el sistema circulatorio, donde la infección puede llegar al corazón y al cerebro, por ejemplo. En el caso del corazón, dijo que se ha visto que algunos pacientes presentan miocarditis o arritmias cardiacas: «Es difícil ahora saber qué tipo de secuelas pueden tener tras este tipo de infección, pero lo que sí encontramos, por ejemplo, en pacientes graves con algunas secuelas que han salido de unidad de terapia intensiva, han tenido pérdida de olfato y gusto; algunos problemas a nivel cerebral, de memoria a corto y mediano plazo, y la voz se tiende a perder cuando hay intubación», mencionó. 

Francisco Oliva Sánchez explicó que el virus de Wuhan a través de la neumonitis y la respuesta inmunológica desarrolla una especie de cascada inflamatoria hiperfuncionante que activa el sistema de coagulación, lo que provoca a veces problemas de trombosis.

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de enfermedades de los Estados Unidos, la trombosis es una afección que ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda. Su complicación más grave ocurre cuando una parte del coágulo se desprende y viaja por el torrente sanguíneo, hasta los pulmones, causando un bloqueo llamado embolia pulmonar (EP). Si el coágulo es pequeño, con un tratamiento adecuado la persona se puede recuperar. Sin embargo, puede dejar secuelas en los pulmones. Por el contrario, si el coágulo es grande, puede impedir que la sangre llegue a los pulmones, y es mortal.

El académico de la Universidad Autónoma Metropolitana agregó que con la hospitalización prolongada a causa de la neumonía COVID-19 puede haber un deterioro muscular a corto plazo, como una distrofia muscular, incluso en un inicio puede tener una pequeña pérdida de movilidad. 

Secuelas por tipo de paciente

Por su parte, Israel Diarte Arellano, quien está a cargo de pacientes con COVID-19, detalló en entrevista para EL DEBATE que dependiendo del tipo de paciente y su tránsito por la enfermedad se pueden presentar las secuelas.

Un ejemplo —dijo— es el paciente que realmente estaba enfermo en su cama, pero que no estaba grave, quien por lo general se queja semanas o meses después de que terminó su tratamiento para COVID-19 de dolores musculares, de cierto nivel de fatiga, no por falta de aire, sino por cuestión muscular.

Secuelas de la Covid-19, de fibrosis pulmonar hasta depresión: especialistas

El padecimiento puede llamarse también distrofia muscular, que indica que las células corporales no funcionan adecuadamente cuando una proteína se altera o se produce en cantidad insuficiente, o algunas veces falta por completo. 

Asimismo, mencionó que algunos de esos pacientes pueden padecer otro tipo de secuelas, como ansiedad y depresión: «Cuando hablamos de otro tipo de secuelas, tienen ansiedad, un poco de temor a volver a enfermar o quedar con secuelas. Dos meses después puedes verlos en diferentes médicos para tratar de saber qué les va a pasar, lo cual no es precisamente lo mejor, porque lo que tienen es miedo, ansiedad», explicó.

Además, dijo que se pueden perder algunas habilidades mentales finas, manifestadas a través de olvidos frecuentes. El especialista precisó a su vez que es complicado conocer cuáles son las secuelas reales en los pacientes que realmente requirieron hospitalización, pero se manejaron en domicilio con médicos por teléfono por miedo a ir a un hospital. 

Oxigenación 

«Estas personas es el grupo que más me preocupa, porque muchos de ellos pudieron requerir oxígeno en altas cantidades, y ellos sí quedan con daños relativamente severos. En casa, con un cilindro de oxígeno, con un concentrador de oxígeno nunca vas a alcanzar los niveles de oxigenación que se puede alcanzar en un hospital», aseveró. 

Diarte Arellano agregó que esas personas que se van quedando en casa y que rentan sus cilindros de oxígeno porque creen que van a estar bien realmente sufren de falta de oxigenación durante varios periodos del día, por lo que suelen tener secuelas que no pueden ser cuantificadas todavía: «Se quejan de mucha fatiga por falta de aire cuando caminan, cuando hacen algún esfuerzo físico menor; ven reducida su capacidad cardiovascular en muy buena medida, y estas personas requieren rehabilitación física», comentó. En este caso, la fatiga sí es por falta de aire, no por distrofia muscular. 

El jefe de Atención Médica Especializada de la Secretaría de Salud en Sinaloa explicó que los pacientes hospitalizados que tuvieron la enfermedad muy severa, que estuvieron intubados o que recibieron oxígeno por muchas semanas pueden tener una recuperación más lenta.

No obstante, fue enfático al señalar que aun cuando esa recuperación sea más lenta, es mucho mejor que la de aquellos pacientes que sufrieron bajas de oxigenación por largos periodos de tiempo en su hogar. 

Ante ese panorama, hizo un llamado a las personas que continúan rentando tanques de oxígeno para la atención de pacientes en el domicilio a reconsiderar esa posición, sobre todo porque se trata de equipos netamente hospitalarios: «En su momento vamos a atender la otra parte, la parte crónica del COVID-19. Va a ser el menos de los pacientes, porque la gran mayoría, el 95 por ciento de ellos, se recupera prácticamente sin ningún tipo de secuela, dependiendo donde estemos parados. Van a tener esas secuelas por varios meses o semanas; la ansiedad, la depresión», expuso. 

Retos médicos

Francisco Oliva Sánchez, también doctor en Epidemiología, señaló que han sido difíciles los avances en el combate del virus, a ocho meses de su aparición, por lo menos en México, debido a que el SARS-CoV-2 es un gran simulador. Explicó que al pegarse a receptores que son altamente distribuidos en todo el cuerpo puede afectar en todos los organismos. Ese punto dijo que ha motivado a que actualmente se esté apostando más a la vacuna que al tratamiento. 

Por su parte, Israel Diarte Arellano indicó que se debe entender que el paciente se enfrenta a algo que todavía no está muy bien caracterizado y que los médicos están todavía aprendiendo a entenderlo.

Reconoció que ya se pasó por una curva de aprendizaje donde se dieron algunos medicamentos que no funcionaron muy bien, y ahora están utilizando otra serie de terapias menos agresivas para los pacientes. 

Francisco Oliva Sánchez recomendó a los ciudadanos seguir las medidas de protección.

Recomendó a la ciudadanía seguir con las medidas del uso de cubrebocas, sana distancia y evitar que grupos de riesgo (personas con obesidad y adultos mayores, con diabetes o hipertensión, entre otras) acudan a centros comerciales muy concurridos; además privilegiar la higiene de manos, el uso de gel antibacterial y no llevarse las manos sucias a la cara, medidas que son de mucha ayuda.

"En pacientes graves con algunas secuelas que han salido de unidad de terapia intensiva han tenido pérdida de olfato y gusto; algunos problemas a nivel cerebral de memoria a corto y mediano plazo, y la voz se tiende a perder cuando hay intubación": Francisco Oliva Sánchez, Epidemiólogo

Reinfección

Al igual que en todo el mundo, en Sinaloa hay personas que cursan nuevamente con síntomas parecidos a los de COVID-19, como un positivo en abril que vuelve a dar negativo en mayo, pero un mes después o dos vuelve a tener síntomas y dar positivo. Algunos investigadores lo atribuyen a una mala toma de muestra, explicó Israel Diarte, jefe de Atención Especializada en la Secretaría de Salud de Sinaloa. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo