Salud

Sepsis y choque séptico, lo que debes saber

La sepsis y el choque séptico se desarrollan generalmente en personas hospitalizadas  

Por  Juan Leyva

La sepsis ocurre cuando el cuerpo libera de manera descontrolada ciertos químicos para combatir infecciones. Foto: Pixabay

La sepsis ocurre cuando el cuerpo libera de manera descontrolada ciertos químicos para combatir infecciones. Foto: Pixabay

México.- La sepsis es potencialmente mortal, es la forma de reaccionar del cuerpo ante el ataque de una infección, generalmente el cuerpo libera químicos a través de la sangre para luchar contra infecciones pero cuando estos químicos causan desequilibrio desencadenan cambios que pueden dañar múltiples órganos a la vez.

La sepsis puede avanzar hasta crear un choque séptico y hacer que la presión arterial disminuya de forma drástica lo que puede causar la muerte. 

Las personas que corren más riesgo de sepsis o choque séptico son los adultos mayores, mujeres embarazadas y niños menores de 1 año y también Personas que padecen enfermedades crónicas, como diabetes, una enfermedad hepática o pulmonar, o cáncer.  

La sépsis se trata con medicamentos antibióticos y liquidos intravenosos constantes. La probabilidad de muerte debido a un choque séptico es mayor que en la sepsis. Para que te diagnostiquen un choque séptico, debes tener una infección probable o confirmada y dos de las siguientes:

  • La necesidad de medicamentos para mantener la presión arterial mayor o igual a 65 milímetros de mercurio (mm Hg).
  • Niveles altos de ácido láctico en la sangre (lactato sérico) después de haber recibido un reemplazo de líquido adecuado. La presencia de una gran cantidad de ácido láctico en la sangre significa que las células no están utilizando el oxígeno de manera apropiada.

Si bien cualquier tipo de infección, bacteriana, viral o fúngica, puede provocar una sepsis, las siguientes presentan mayores posibilidades:

  • Neumonía
  • Infección del sistema digestivo (que incluye órganos tales como el estómago y el colon)
  • Infección en los riñones, la vejiga y otras partes del sistema urinario
  • Infección del torrente sanguíneo (bacteremia)

Esta nota incluye información de: Mayo Clinic