Salud

Soya no es una bebida saludable para niños pequeños

En los últimos cinco a 10 años ha habido una explosión en el interés por la leche vegetal, pero esta no debería ser consumida por los niños pequeños

Por  New York Times

Foto: Pixabay(<a href=Foto de Salud creado por rawpixel.com - www.freepik.es)" data-full="/__export/1568936991123/sites/debate/img/2019/09/19/soya_no_es_una_bebida_saludable_para_nixos_crop1568936921772.jpg_2122829136.jpg" data-size="w:6180,h:3480" />

Foto: Pixabay | Foto de Salud creado por rawpixel.com - www.freepik.es

Estados Unidos.- Cuatro de las mayores organizaciones de salud de EE. UU. se han asociado para instar a los padres a monitorizar mejor las bebidas que sus hijos pequeños consumen cada día.

La moraleja de las nuevas directrices "Bebidas saludables, niños sanos" ("Healthy Drinks, Healthy Kids"): reduzca los refrescos azucarados, los jugos y las bebidas parecidas, y favorezca la leche materna o de vaca para los niños, en lugar de las bebidas vegetales, que están de moda.

"Como pediatra, sé que lo que un niño bebe puede ser casi tan importante como lo que come, en términos de una dieta saludable. Esto es particularmente verdad en los niños muy pequeños", señaló la Dra. Nathalie Muth, que representó a la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) en el panel de expertos. Muth habló en una declaración de prensa publicada junto con las nuevas directrices.

"Sabemos que los niños aprenden cuáles sabores prefieren a una edad muy temprana (incluso a los 9 meses), y que esas preferencias pueden durar a lo largo de toda la niñez y la adultez", añadió. "Por eso es importante orientarlos en un camino saludable, y esta guía ayudará a los padres y a los cuidadores a lograrlo".

Las recomendaciones fueron creadas por expertos de la AAP, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) y la Academia Americana de Odontología Pediátrica (American Academy of Pediatric Dentistry).

Estados Unidos sin duda está atravesando una epidemia de obesidad infantil, y cualquier cosa que los padres puedan hacer por reducir las calorías vacías y fomentar la nutrición es crucial.

Desde el nacimiento hasta los 5 años, las recomendaciones son:

  • De 0 a 6 meses: Lo mejor es la leche materna, o use fórmula infantil.
  • De 6 a 12 meses: Siga con la leche materna o la fórmula, y a medida que el bebé comience a ingerir alimentos sólidos, intente introducir el agua para que el bebé se acostumbre al sabor. Evite los jugos de fruta, que no ofrecen una mejora nutricional respecto a la fruta entera, apuntaron los expertos.
  • De 1 a 2 años: Ahora es el momento de añadir leche entera, y más agua, a la dieta del niño. Puede darle pequeñas cantidades de jugo de fruta (y solo jugo de fruta "real" 100 por ciento), aunque la fruta entera sigue siendo mejor.
  • De 2 a 5 años: Siga con la leche y el agua, pero cambie a leche al 1 por ciento o desnatada. Una cantidad pequeña de jugo 100 por ciento es adecuada. Notablemente, las recomendaciones no incluyen a las leches vegetales, como la leche de arroz, soya o almendra.

"En los últimos cinco a 10 años ha habido una explosión en el interés por la leche vegetal. Cada vez más padres recurren a ellas por una variedad de motivos, y hay una idea errónea de que son de alguna forma equivalentes a la leche de vaca o a la leche láctea, pero simplemente no es así", explicó a CNN Megan Lott, subdirectora de Healthy Eating Research.

bebidas con soya
Foto: Pixabay

Lott, que ayudó a crear las nuevas directrices, enfatizó que los productos de leche vegetal simplemente no tienen una cantidad suficiente de unos nutrientes esenciales (como la vitamina D y el calcio) que los niños reciben en la leche de vaca. Las únicas excepciones a la directriz podrían ser si un niño es intolerante a la lactosa, o si una familia es estrictamente vegana o tiene normas religiosas contra la leche de vaca.

Los niños tampoco deben tomar: Ninguna bebida con cafeína. Además del café y el té, eso también incluye a muchos refrescos, claro.

Los refrescos, incluso los edulcorados de forma artificial, en general son inadecuados, apuntaron los panelistas, "dado que esas bebidas pueden ser fuentes importantes de azúcares añadidos en la dieta de los niños pequeños y no ofrecen un valor nutricional exclusivo".

Nancy Brown, directora ejecutiva de la Asociación Americana del Corazón, enfatizó que los problemas cardiacos y la diabetes que actualmente asolan a millones de estadounidenses con frecuencia tienen raíces en hábitos que comenzaron en la niñez temprana.

"Casi 40,000 personas mueren cada año en EE. UU. de problemas cardiacos debidos al consumo excesivo de bebidas azucaradas", anotó en el comunicado de prensa. "Es malsano e inaceptable, y el cambio sísmico que se necesita en nuestra cultura para cambiar este statu quo debe comenzar con nuestros niños".

Y tampoco se olvide de los dientes de los niños, planteó el Dr. Kevin Donly, presidente de la Academia Americana de Odontología Pediátrica.

"Elegir las bebidas de su hijo sabiamente es esencial para una buena salud oral; por eso hablamos al respecto durante la visita dental cuando tienen un año de edad", enfatizó Donly en el comunicado de prensa. "Un niño con una sonrisa sana puede comer, hablar, jugar y aprender con una mayor facilidad que un niño que sufre de caries".