Selecciona tu región
Salud

Vacunas Covid-19 no son de mala calidad, requieren tiempo para funcionar: IPN

La calidad es buena para evitar el desarrollo de covid-19 grave y no se recomienda combinar las diferentes vacunas para mejorar el nivel de inmunidad.

Por David Ortega

-

México.- En México, así como en el resto del mundo, el proceso de vacunación contra el virus SARS-CoV-2 que produce covid-19, continúa en proceso. En el contexto, la desinformación que se produce en las redes sociales también se hace presente en este tema, aseverando, en algunos casos que las vacunas no tienen una buena calidad.

En ese sentido, y de acuerdo con la científica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Paola Castillo Juárez, especialista en virología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), los resultados obtenidos, hasta ahora, dan cuenta de la eficacia de las vacunas; por ello, la población debe hacer caso omiso de publicaciones que circulan en redes sociales, las cuales plantean la posibilidad de volverse a vacunar aun cuando ya se tenga el esquema completo de alguna inmunización, debido —según dicen— a la “mala calidad” de ciertos biológicos.

“Tristemente yo entiendo que esto de las redes sociales es una gran herramienta, pero es un arma de doble filo porque nos facilitan información, pero también nos dan acceso a información que no es correcta, además de la falta de expertise de mucha de la población y también el desconocimiento del tema nos aleja de la realidad”, dijo Castillo Juárez en entrevista con Debate. 

Buena calidad

Castillo Juárez realiza una investigación posdoctoral en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) para evaluar las vacunas que se aplican en México contra el virus SARS-CoV-2, en cuyos estudios ha observado que todas ellas generan un nivel similar de anticuerpos neutralizantes, por lo que informó que su calidad es buena para evitar el desarrollo de covid-19 grave.

Sin embargo, contó que ha visto a personal de salud o médicos que mandan a hacer evaluación de producción de anticuerpos IgG (anticuerpo que más abunda en el cuerpo, se encuentra en la sangre y en otros fluidos, y brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas) o IgM (se encuentra principalmente en la sangre y en el líquido linfático; este es el primer anticuerpo que fabrica el cuerpo para combatir una nueva infección) en pruebas rápidas, pero para esto hay varios puntos a considerar, explicó. La investigadora politécnica recordó que el organismo empieza a producir anticuerpos IgM y a generar una respuesta primaria entre 15 y 21 días después de aplicar la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. 

“En los estudios hemos observado que muchas personas producen bajo nivel de anticuerpos IgM con la primera dosis y hasta que reciben la segunda generan anticuerpos IgG de memoria, que originan una respuesta neutralizante y son capaces de bloquear al virus”, advirtió.

Subrayó que todas las vacunas que son de dos dosis están diseñadas para que en la aplicación de la segunda dosis el cuerpo tenga mayor cantidad de anticuerpos, por lo que habrá personas que en su primera dosis respondieron con una baja producción de anticuerpos, pero estos serán el “empujón” para que en la segunda se tenga una gran cantidad de anticuerpos.

“Tú en la primera dosis ya le presentaste una parte del virus a tu organismo, a tu sistema inmune y es como que ya empezó a despertar, en la segunda dosis dicen “yo a ti ya te conozco y van con todo, atacan” ya se le entrenó y por eso, a veces, dan mayores efectos secundarios”, detalló la experta. 

Respuesta inmunológica 

Por ello, la realización de alguna prueba para conocer si una persona ha desarrollado anticuerpos, aunque existen dispositivos con cierta sensibilidad para medir cuantitativamente la producción de anticuerpos no son muy confiables porque muchos de ellos generan resultados falsos negativos.

“Muchas de las pruebas dan falsos negativos y entonces la población cree que no tiene anticuerpos, que no desarrollaron anticuerpos después de la vacunación y esto se debe a que sí yo me puse la vacuna hoy y me voy a hacer la prueba mañana seguramente voy a dar negativo para cualquiera de los anticuerpos IgG o IgM”, aseveró la experta en virología del IPN. 

Explicó que la producción de estos anticuerpos debe esperarse por lo menos de 15 a 21 días después de la aplicación de la vacuna. Indicó, que si bien la prueba estándar de oro para saber si alguien tiene anticuerpos con actividad biológica neutralizante es la determinación de anticuerpos neutralizantes, esta técnica se debe realizar en un centro de investigación con nivel de seguridad 3 –como el del INER–, porque se realiza un cultivo celular para poner en contacto directo el suero sanguíneo del paciente con el SARS-CoV-2, y esa es la única forma de saber si realmente los anticuerpos neutralizantes bloquean la entrada del virus a las células. “Después de un mes es seguro que tú vas a tener anticuerpos”, agregó. 

En ese sentido, la científica dejó claro que algo que también juega en contra nuestra es que si esta prueba de determinación de IgM después de un mes, la prueba ya no va a encontrar esos anticuerpos porque van decreciendo, declinando su concentración. “Ahí dirías ‘es que la vacuna no me funcionó’, pero en realidad es que el isotipo de anticuerpo que estás buscando no es el correcto”. Un tema complejo, pues incluso a los expertos les está costando trabajo entender la respuesta inmune frente a este virus, pues es algo que le está enseñando muchas cosas, compartió. También 

El dolor es natural

Respecto a los efectos secundarios que causa la aplicación de cualquier vacuna contra la covid-19, la doctora Castillo explicó que parte de la nueva cultura nos bombardea con medicamentos para nunca sentir dolor, cuando el dolor es parte de la respuesta del organismo. Y es que las personas estamos acostumbradas también a pensar que el dolor es malo, porque es una señal de alerta, pero se da porque el sistema inmunológico, el organismo está trabajando. 

“Estoy produciendo inflamación porque el sistema inmune está trabajando, estoy produciendo esta respuesta de células, esta respuesta de anticuerpos y por eso tienes esos efectos, porque estoy trabajando, es la manera en que el sistema inmune nos dice: “mira estoy aquí preparando la respuesta”

. Tomando en cuenta que en cada individuo es diferente y que lo más importante es que con cualquiera de estas vacunas nunca se va a desarrollar la enfermedad de covid-19. Por ejemplo, las vacunas Pfizer y AstraZeneca, que tienen otras tecnologías, nunca permitirán que a quienes se les aplicó desarrollen la enfermedad, es decir, no permiten que se presente un cuadro de covid-19, afirmó. 

La doctora enfatizó que no importa la marca de la vacuna, todas funcionan igual, por ello reiteró que con la primera dosis la protección es mínima y es hasta la segunda aplicación cuando el cuerpo ya tiene una buena respuesta y el caso de las que son unidosis (Cansino, por ejemplo) también se debe esperar al menos un mes para tener esa misma buena respuesta. De ahí que estar vacunado no significa bajo ningún caso descuidar todas y cada una de las medidas de cuidados para evitar más contagios. 

Todos deben vacunarse

Respecto a las personas que ya padecieron de este virus, también es importante que acudan a vacunarse. Precisó que, en alrededor de 300 muestras analizadas en el INER, se ha observado que personas que han enfermado de covid-19, sin importar si sufrieron síntomas leves o graves, responden mejor a las vacunas y desarrollan mayor nivel de anticuerpos neutralizantes que quienes no han enfermado. 

“Eso no quiere decir que no se puedan volver a infectar, quizá no presenten síntomas o estos sean leves, pero al ser portadores del virus pueden contagiar a personas sanas, por ello deben continuar con los cuidados”, indicó.

Los Datos

Variantes

Ante el surgimiento de nuevas variantes, el radio de transmisión del coronavirus ha aumentado con respecto al inicio de la pandemia, antes una persona podía contagiar a un promedio de 2.5 personas y ahora la cifra asciende a 7.5 - 8 individuos, aproximadamente, informó la Dra. Castillo. 

Vulnerables

Se ha visto que después de año y medio el virus ha sufrido diversas mutaciones y las nuevas variantes del SARS-CoV-2 tienen otro comportamiento e infectan a personas jóvenes y a niños, quienes pueden desarrollar cuadros severos, explicó la investigadora.

Leer más: Mazatlán mantiene una ocupación del 65 por ciento pese a pandemia

El Perfil

Nombre: Paola Castillo Juárez
Profesión: Investigadora del Laboratorio de Virología. Depto. de Microbiología, Esc. Nacional de Ciencias Biológicas, IPN.
Trayectoria: Químico bacteriólogo parasitólogo. Maestría en Ciencias con especialidad en Inmunología. Doctorado en Ciencias Químico Biológicas. Investigación posdoctoral en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER). Académica e investigadora del Instituto Politécnico Nacional. 

Foto: Cotesía 
Anula boletas de la Consulta Popular y se enoja cuando lo descubren
Síguenos en