Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Vida sexual: medicamentos comunes que pueden arruinarla

Algunos antihistamínicos y descongestionantes de venta libre pueden provocar disfunción eréctil o problemas en la eyaculación

Por: Juan Leyva

Foto ilustrativa Pixabay.com

Foto ilustrativa Pixabay.com

Muchos medicamentos, tanto recetados como de venta libre, pueden provocar efectos secundarios, como mareos o malestar estomacal. Pero algunos pueden afectarlo de formas sorprendentes, por ejemplo al provocar problemas en su vida sexual.

Los efectos secundarios sexuales son variados. Usted podría perder el interés en el sexo, tener dificultades para excitarse o para llegar al orgasmo. O, si usted es mujer, podría experimentar dolor debido a la resequedad vaginal. Los hombres pueden tener problemas para lograr o mantener la erección.

Medicamentos comunes y su uso

Algunos antihistamínicos y descongestionantes de venta libre, e incluso los antiinflamatorios no esteroides (AINE), pueden provocar disfunción eréctil o problemas en la eyaculación. En términos de los medicamentos recetados, las muchas categorías de antidepresivos y otros fármacos para la salud mental, como los antipsicóticos, pueden provocar cualquier y todo tipo de problemas sexuales, no solo disfunción eréctil.

Foto ilustrativa. Pixabay.com

 Otros medicamentos sospechosos

Los antihipertensivos, incluyendo algunos diuréticos y bloqueadores alfa y beta. Los bloqueadores H2 usados para tratar el reflujo ácido y las úlceras. Los anticonvulsivos usados para controlar los ataques epilépticos. Algunos medicamentos para la enfermedad de Parkinson. Si experimenta problemas sexuales que no se conectan directamente con un problema de la salud, y cree que un fármaco podría tener la culpa, revise los medicamentos con su médico, sobre todo si los problemas sexuales coinciden con el inicio de un nuevo régimen farmacológico. 

 Quizá sienta vergüenza, pero tenga presente que es una situación que su médico sin duda ha abordado antes, y que podría tener un remedio sencillo para usted, por ejemplo recetarle un fármaco distinto. Lo que no debe hacer es parar ningún medicamento por su cuenta, ya que eso podría ser una amenaza más importante para su bienestar.

En esta nota: