Salud

Vitamina del frío: el papel de la vitamina A en temporada invernal

La vitamina A es necesaria en la temporada invernal ya que protege a la piel contra la resequedad y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico

Por  Juan Leyva

Durante la temporada invernal se debe procurar el consumo de vitamina A.((Xinhua/Nicolás Celaya))

Durante la temporada invernal se debe procurar el consumo de vitamina A. | (Xinhua/Nicolás Celaya)

Generalmente se piensa en la vitamina A cuando el abrasante verano cala en la piel, si bien es cierto que la vitamina A ayuda a proteger a la piel durante esa cruda época del año, también lo hace durante el invierno. La vitamina A es indispensable tanto para obtener un buen bronceado como para proteger ante las bajas temperaturas. 

La vitamina A, conocida también como retinol, ayuda a mantener una vista óptima pues ayuda a formar los bastones que se encuentran en la retina. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Lo que la hace ideal para la piel, tanto en la época de frío como en la de calor, es su función antioxidante que brinda protección extra a la piel evitando los labios resecos y de la nariz. Aunque se ha ligado a la vitamina C para evitar enfermedades respiratorias, para que esta funcione requiere también de vitamina A y ácido fólico. 

Los alimentos que se recomiendan en invierno para aumentar la ingesta de vitamina A son el huevo, plátanos, zanahoria, jitomate, tomates, naranjas, manzanas, frambuesas tejocotes. 

Estos alimentos aportan la vitamina A que es indispensable para fortalecer los tejidos que recubren la mucosa de las vías respiratorias. 

Recientemente se ha encontrado que el aumento en la ingesta de vitamina A en la temporada de frío puede ayudar a transformar la grasa blanca a parda y que sea más fácil  de eliminar por el método de la oxidación al hacer ejercicio. 

El estudio fue dirigido por Florian Kiefer y publicado en la revista Molecular Metabolism en la que se indica que la vitamina A podría formar parte de una terapia para la obesidad en climas fríos. 

A pesar de sus beneficios se debe tener precaución al consumirla ya que un exceso de esta vitamina puede tener efectos secundarios relativamente graves y manifestarse con padecimientos gastrointestinales, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor de huesos, problemas con la visión, fatiga y/o de debilidad. En caso de presentar estos síntomas tras la ingesta de suplementos de vitamina A se debe acudir al médico. 

También se debe destacar que no es recomendable la ingesta de este tipo de suplementos sin la prescripción de un médico, quien debe determinar mediante pruebas si se requiere o no el suplemento en cas de que no se alcance a cubrir la cantidad necesaria con la dieta. 
 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo