Salud

Vómito tras el ejercicio ¿por qué ocurre?

Al hacer ejercicio se altera momentáneamente el funcionamiento  del cuerpo y provoca náuseas y vómitos

Por  Juan Leyva

Foto: <a href=Foto de personas creado por javi_indy - www.freepik.es" data-full="/__export/1559601449400/sites/debate/img/2019/06/03/vomitos_tras_hacer_ejercicio_crop1559601382085.jpg_552841425.jpg" data-size="w:6876,h:3882" />

Foto: Foto de personas creado por javi_indy - www.freepik.es

México.- Al hacer ejericio puede que te vengan ganas náuseas y ganas de vomitar, estas pueden aparecer durante o después de la actividad física. Esto podría considerarse normal debido a los procesos fisiológicos de la actividad física y pueden ser trataros o prevenidos mediante la hidratación y la ingesta de electrolitos. 

Estas ganas de vomitar son frecuentes en personas que hacen poca actividad física y el malestar irá desapareciendo poco a poco mientras te acostumbras a realizar las rutinas de manera continua.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Estos son algunos motivos por los cuales vomitas cuando haces ejercicio.

Deshidratación

  • Perder líquidos a través del sudor puede provocar deshidratación, el sudor es imprescindible para controlar la temperatura del cuerpo que aumenta con la actividad física. Si el agua que se pierde al sudar no se repone, la sangre disminuye y la presión sanguínea se altera esto es lo que provoca náuseas y vómitos. 

Hiponatremia e hiperhidratación

  • El punto anterior indica que la falta de hidratación puede causar náuseas o vómitos tras el ejercicio, pero el exceso de ella también. Para ello se recomiendan las bebidas isotónicas. 

Reflujo gastroesofágico

  • El aparato gastrointestinal suele quedarse sin suficiente riego sanguíneo durante el ejericio, pues la sangre se distribuye a la musculatura esquelética y a los pulmones y cerebro. Comer antes del ejericio también puede cusar los vómitos debido al reflujo gastroesofágico. 

Agotamiento por calor

  • Realizar ejercicio físico en condiciones ambientales de mucho calor puede hacer que el sistema de refrigeración del organismo no pueda hacer frente adecuadamente al aumento de temperatura corporal y que se produzca el conocido como agotamiento o golpe de calor. 

Para evitar estas situaciones espera entre 2 y 4 horas tras una comida para hacer ejercicio
Mantente bien hidratado en porciones pequeñas de forma frecuente
Evita el ejercicio en horas de máximo calor

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo