Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Alimentos lácteos podrían mejorar la salud cardíaca

Los productos lácteos contienen potasio y magnesio, unos minerales vinculados con una presión arterial más baja

Por: New York Times

Algunas personas evitan los lácteos debido a su contenido de grasa saturada.

Algunas personas evitan los lácteos debido a su contenido de grasa saturada.

Los alimentos lácteos podrían ser el camino a una mejor salud cardiaca, incluso si se consume leche entera y quesos grasos, sugiere un nuevo estudio.

El estudio no pudo probar causalidad, pero las personas que consumían tres porciones diarias de lácteos tenían un riesgo general de muerte más bajo durante el periodo del estudio que las personas que no comían lácteos. También tenían un riesgo más bajo de accidente cerebrovascular (ACV) y de muerte por enfermedad cardiaca, encontraron los investigadores.

El beneficio se vinculó con las formas tanto ricas en grasa como bajas en grasa de los productos lácteos, apuntó la investigadora líder, Mahshid Dehghan, investigadora en epidemiología de la nutrición en el Instituto de Investigación sobre la Salud de la Población de la Universidad de McMaster en Hamilton, Ontario.

Basándose en los hallazgos, concluye que "hasta tres porciones al día de lácteos reducen el riesgo de muerte y de enfermedad cardiovascular, independientemente de la grasa".

Una porción estándar de un lácteo equivale a unas 8 onzas (unos 237 mililitros) de queso o yogurt, media onza (14 gramos) de queso, o una cucharadita de mantequilla, según el estudio.

El estudio no recibió patrocinio de la industria láctea.

A pesar de los nuevos hallazgos, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) sigue aconsejando a las personas limitarse a los lácteos bajos en grasa, indicó la vocera Jo Ann Carson, profesora de nutrición clínica en el Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas.

"Sabemos que, en general, consumir más grasa saturada aumenta el colesterol LDL, y ese es el principal factor de riesgo de enfermedad cardiaca, sobre todo en Estados Unidos", dijo Carson.

 Dehghan apuntó que algunas personas evitan los lácteos debido a su contenido de grasa saturada, porque la grasa tiene más calorías y porque la grasa saturada se ha vinculado con unos niveles más altos de colesterol LDL "malo".

Pero al hacerlo, se están perdiendo de otros nutrientes importantes que los lácteos proveen, como aminoácidos, vitaminas y minerales, añadió.

"Los productos lácteos contienen una variedad de compuestos potencialmente beneficiosos", aseguró Dehghan. "Sugerimos que el efecto neto de la ingesta diaria de lácteos en los resultados de salud es más importante que considerar un solo nutriente".

Para estudiar el impacto de los lácteos sobre la salud del corazón, los investigadores examinaron datos de más de 136,000 personas, de 35 a 70 años de edad, en 21 países. Las personas completaron un cuestionario sobre la alimentación al principio del estudio, y luego se les dio seguimiento durante un promedio de nueve años.

Las personas en América del Norte y Europa tenían el consumo más alto de lácteos, con más de cuatro porciones al día, en promedio. En el sur de Asia, el suroeste de Asia, China y África se consumía menos de una porción al día, en promedio.

Foto ilustrativa.

 En comparación con las personas que comían en promedio tres porciones de lácteos al día, las que no comían lácteos tuvieron unas tasas más altas de mortalidad en general (un 3.4 frente a un 5.6 por ciento, respectivamente), de muertes relacionadas con el corazón (un 0.9 frente a un 1.6 por ciento), de enfermedades cardiacas graves (un 3.5 frente a un 4.9 por ciento), y de ACV (un 1.2 frente a un 2.9 por ciento) durante el periodo del estudio.

"Nuestros resultados mostraron una asociación inversa entre el total de lácteos y la mortalidad y la enfermedad cardiaca grave", aseguró Dehghan. "El riesgo de ACV fue marcadamente más bajo con un consumo más alto de lácteos".

 El beneficio se sostuvo incluso entre los que solo comían lácteos con toda su grasa. En comparación con las que comían menos de media porción al día, las personas que consumían tres porciones de lácteos con toda su grasa al día tuvieron unas tasas más bajas de muerte (un 4.4 frente a un 3.3 por ciento, respectivamente) y de enfermedad cardiaca (un 5 frente a un 3.7 por ciento) durante el estudio. 

Carson anotó que los productos lácteos contienen potasio y magnesio, unos minerales vinculados con una presión arterial más baja.

 "Muchas veces aconsejamos las frutas y las verduras como fuente de potasio, y son una fuente importante, pero beber dos vasos al día de leche desnatada también aportaría una cantidad razonable de potasio", dijo Carson.

 Es probable que la proteína de los lácteos también proteja la salud del corazón. "Tener unos niveles adecuados de proteína mantiene a nuestros músculos", afirmó. "El corazón es un músculo".

 Dicho esto, aconsejó que las personas opten por los lácteos bajos en grasa.

 Carson ofreció el ejemplo de los pacientes con colesterol alto a quienes se les dice que dejen de comer lácteos ricos en grasa.

 "Conozco a personas que entonces simplemente dejan de tomar leche. Dicen que les gusta la leche entera, y como no deben tomarla, simplemente no toman leche", apuntó Carson. "Quizá hacer eso no sea lo mejor".

 Los investigadores no pueden decir si comer más de tres porciones al día resultaría en un mayor beneficio, porque no hubo suficientes personas en el estudio que consumieran tantos lácteos, señaló Dehghan.

 "No animamos a comer ningún tipo de alimento en exceso", enfatizó Dehghan. "Tres porciones es un consumo moderado, y el consumo moderado es beneficioso".

 El estudio se publicó en la edición en línea del 11 de septiembre de la revista The Lancet.

Photo by rawpixel.com from Pexels

En esta nota:
  • alimentos lácteos
  • salud cardiaca