Salud

Todos tenemos predisposición al cáncer de piel

Según las estadísticas, cada año se registran más casos de cáncer de piel que de mama, próstata, pulmón y colon juntos

Por  Juan Leyva

Las quemaduras de la piel son comunes en vacaciones.

Las quemaduras de la piel son comunes en vacaciones.

No hay tal cosa como un bronceado sano; éste es un intento de la piel de protegerse contra los efectos nocivos de la radiación ultravioleta del Sol. Estas quemaduras pueden llevarnos a desarrollar cáncer y, por ello, es preciso cambiar esa actitud de querer regresar tostados de la playa a fin de presumir las vacaciones, señaló Rodrigo Roldán Marín, responsable de la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

“De entre todos los tipos de cáncer, el de piel es el que más se ha incrementado en el mundo, así que debemos dejar de creer que es un asunto exclusivo de individuos rubios de ojos azules. También afecta a personas morenas o negras, y pese a este aumento de casos en las últimas décadas, se desconoce mucho al respecto”.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Según las estadísticas, cada año se registran más casos de cáncer de piel que de mama, próstata, pulmón y colon juntos, y a decir de Roldán Marín, en esto influye un cambio de índole cultural, pues hoy tenemos prácticas no usuales en siglos pasados que nos exponen a uno de los carcinógenos ambientales más importantes: la luz del Sol.

“Si observamos cualquier cuadro del impresionismo —como Tarde de domingo en la isla de la Isla de la Grande Jatte (1884), de Seurat— notaremos que los personajes ahí representados portan sombrero de ala ancha, manga larga, guantes blancos, vestidos al tobillo y paraguas; pero las modas cambian y hoy la gente se expone más al Sol y lo hace sin protegerse. En la playa, los bañistas usan cada vez menos ropa y se exponen desde edades más tempranas”.

Al respecto, Roldán Marín argumentó que el asunto no es dejar de hacer vida al aire libre, sino tomar las precauciones debidas a fin de disminuir la posibilidad de desarrollar cáncer de piel, como usar gorras, sombrillas, prendas que cubran los brazos y aplicarse protector solar en las zonas expuestas, como rostro, cuello y manos.

Cada año se detectan 16 mil nuevos casos de cáncer de piel en México; no obstante, carecemos de una cultura de la prevención y esto se debe a que se ha soslayado el impacto de la enfermedad y solemos preocuparnos más por otros padecimientos

“El Sol provoca daños progresivos y acumulados y los rayos recibidos hoy tendrán repercusiones dos, tres o cuatro décadas después, por lo que deberíamos fomentar hábitos de protección entre los niños y enseñarles a usar bloqueador solar, así como les insistimos en lo necesario de lavarse los dientes tres veces al día para evitar caries”.

Para el profesor, es imperativo divulgar esta información, pues se sabe que el carcinoma basocelular es el cáncer más común entre los humanos —uno de cada cinco lo desarrollará—, “y si a esto sumamos que la piel es nuestro órgano más grande, es inexplicable que la tengamos tan olvidada y no le demos el suficiente cuidado”.

Lo que se sabe y lo que falta por saber

Fue hasta los años 70 cuando se determinó que la luz solar era la principal causante del cáncer de piel; desde entonces se ha avanzado mucho en este renglón. “Por ejemplo, hoy sabemos que el Sol produce tres tipos de radiación ultravioleta (UV): la C, aún filtrada por la capa de ozono; la B, responsable de las quemaduras solares, y la A, que por tener una longitud de onda más larga y menor cantidad de energía penetra más profundo, lastima y genera inmunosupresión en la dermis”, explicó Rodrigo Roldán.

La educación, la mejor herramienta

Cuando Rodrigo Roldán era médico en formación en el Hospital General Dr. Manuel Gea González llegó a diagnosticar a varios individuos con cáncer de piel y a referirlos al Instituto Nacional de Cancerología. “Ambos edificios están tan cerca que sus paredes casi se tocan y, pese a esa cercanía, los pacientes tenían que esperar tres semanas o más para ser atendidos, lo que es un exceso porque si el tumor detectado crecía un milímetro, ya era demasiado tarde”.

Para evitar este tipo de escenarios, el dermatólogo aseveró que la educación es el factor más importante, y no sólo la de la población, sino la de los profesionales de la salud pues, aunque según los registros en los últimos 30 años los casos de cáncer de piel superan en número al resto de los cánceres juntos, las escuelas y las facultades de medicina mexicanas le dedican apenas el uno por ciento de su currícula a la enseñanza y estudio de dicha afección.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO EN FACEBOOK PARA RECIBIR TIPS Y NOTAS DE SALUD DA CLICK AQUÍ Y DE WHATSAPP DA CLICK AQUÍ

Esta nota incluye información de: UNAM Global

  • Cáncer de piel
  • Radiación solar
  • Dermatólogo

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo