Salud

Prueban cigarrillos electrónicos, pero los dejan ¿por qué?

Los cigarrillos electrónicos también son populares entre muchos adolescentes, lo que ha llevado a los expertos en la salud a preocuparse

Por: New York Times

Foto: Pixabay. Persona con cigarrillo electrónico.

Foto: Pixabay. Persona con cigarrillo electrónico.

Muchas personas prueban los cigarrillos electrónicos, pero no todas siguen usándolos, según una nueva encuesta.

 Los cigarrillos electrónicos, que contienen nicotina, se han mercadeado como una manera de ayudar a los fumadores de tabaco a que dejen de fumar y como una alternativa a los cigarrillos. Aunque la cantidad de adultos en EE. UU. que los probaron entre 2014 y 2016 ha aumentado mucho, la cantidad de personas que siguen usándolos se ha reducido, encontraron los investigadores.

 "La reducción en el uso actual, pero el aumento en los que han probado los cigarrillos electrónicos, podría sugerir que algunos individuos están probando los cigarrillos electrónicos, pero que no siguen usándolos", dijo el investigador principal, el Dr. Wei Bao, profesor asistente de epidemiología en la Universidad de Iowa.

 Pero podría ser demasiado pronto para extraer conclusiones sobre las tendencias respecto a los cigarrillos electrónicos de los datos recogidos en solo 3 años, añadió.

 "El uso de los cigarrillos electrónicos en los adultos de EE. UU. está cambiando con el tiempo", dijo Bao. "Para comprender el impacto en la salud de los cambios en el uso de los cigarrillos electrónicos, se necesita una vigilancia continua".

 Para evaluar los cambios, Bao y sus colaboradores usaron los datos de la Encuesta nacional de entrevista de salud de EE. UU. de 2014 a 2016. 

 El equipo de Bao recopiló los datos de más de 100,000 hombres y mujeres a los que se preguntó por su uso de cigarrillos electrónicos, lo que se conoce también como "vapear".

 La cantidad de personas que probaron los cigarrillos electrónicos aumentó en casi un 13 por ciento en 2014, un 14 por ciento en 2015 y un 15 por ciento en 2016, descubrieron los investigadores. 

 Pero a lo largo del mismo periodo, la cantidad de los que todavía usaban cigarrillos electrónicos se redujo un 3.7 por ciento en 2014, un 3.5 por ciento en 2015, y un 3.2 por ciento en 2016.

 La reducción fue significativa entre los adultos de a partir de 65 años de edad, en las mujeres, las personas blancas, las que tenían ingresos bajos y las que fumaban cigarrillos tradicionales, mostraron los hallazgos.

 Pero el uso de cigarrillos electrónicos aumentó entre los ex fumadores y los adultos que nunca habían fumado, dijo Bao.

 Greg Conley, presidente de la Asociación Americana del Vapeo (American Vaping Association), cree que los hallazgos proporcionan una evidencia de que los cigarrillos electrónicos ayudan a la gente a dejar el tabaco.

 Este estudio debería dar una gran pausa a los que han usado la ciencia de forma chapucera para afirmar que vapear no ayuda a los fumadores a dejarlo, dijo.

 Según Conley, más de 2.6 millones de ex fumadores están vapeando.

 "Esto se traduce en cientos de millones de paquetes de cigarrillos que no se están fumando cada año. Esta cifra sería incluso más alta si no fuera por la campaña incesante para confundir al público sobre los productos que se vapean", dijo Conley.

 Un especialista que ha hecho investigación sobre los cigarrillos electrónicos no estuvo de acuerdo.

 "Es bueno que el uso de los cigarrillos electrónicos empiece a reducirse", dijo Stanton Glantz, profesor de medicina en el Centro de Control, Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco.

 Pero, "el efecto neto que los cigarrillos electrónicos están teniendo es evitar que las personas fumen cigarrillos", señaló Glantz.

 El aumento en el uso de cigarrillos electrónicos entre los ex fumadores y los que nunca han fumado es preocupante, añadió Glantz. "Solo está expandiendo la epidemia de tabaco", dijo.

Foto Pixabay. Cigarrillo electrónico.

 Glantz también se cuestiona si los cigarrillos electrónicos ayudan a la gente a dejar de fumar. "Para la mayoría de las personas, los cigarrillos electrónicos hacen que sea más difícil dejar de fumar", dijo.  Algunas personas han usado cigarrillos electrónicos y han dejado el tabaco con éxito. Pero con respecto a todos los adultos que intentan dejar de fumar, usar cigarrillos electrónicos hace que sea un 20 por ciento menos probable que lo dejen, en comparación con los que no los usan, indicó Glantz.

 Entonces, aunque se publicitan como una ayuda para dejar de fumar, en realidad dificultan que se deje de fumar, dijo.

 Los cigarrillos electrónicos también son populares entre muchos adolescentes, lo que ha llevado a los expertos en la salud a preocuparse de que los dispositivos podrían estar creando una nueva generación de fumadores.

 El informe aparece en la edición del 15 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association. 

 Más información

 Visite el Departamento de Servicios de Salud y Humanos de EE. UU. para más información sobre los cigarrillos electrónicos.

En esta nota:
  • Cigarrillo electrónico
  • Cigarros tradicionales