Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Cocaína diluida en desparasitante puede causar daño cerebral

 La cocaína es la segunda sustancia ilegal más utilizada en todo el mundo, tras la marihuana

Por: New York Times

Foto ilustrativa. Con frecuencia, a la cocaína callejera se le añaden anestésicos locales, analgésicos, cafeína y otras sustancias,

Foto ilustrativa. Con frecuencia, a la cocaína callejera se le añaden anestésicos locales, analgésicos, cafeína y otras sustancias,

Con frecuencia, la cocaína se diluye con un medicamento contra las lombrices, el levamisol, y la combinación se vincula con el daño cerebral, informan unos investigadores suizos.

 "Podemos suponer, a partir de nuestros hallazgos, que la cocaína no es lo único que cambia al cerebro, sino que el adulterante levamisol tiene un efecto nocivo adicional", advirtió el investigador principal, Boris Quednow, de la Universidad de Zúrich.

 "Por lo tanto, los tipos de deterioro cognitivo que con frecuencia exhiben los usuarios de cocaína podrían verse exacerbados por el levamisol", dijo Quednow en un comunicado de prensa de la universidad.

 La cocaína es la segunda sustancia ilegal más utilizada en todo el mundo, tras la marihuana. Con frecuencia, a la cocaína callejera se le añaden anestésicos locales, analgésicos, cafeína y otras sustancias, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

 En Europa y Estados Unidos, el levamisol es un aditivo común, posiblemente porque podría aumentar o prolongar los efectos de la cocaína, sugirieron Quednow y sus colaboradores.

 Los investigadores analizaron muestras de pelo para determinar los niveles de cocaína y los niveles de levamisol en los participantes del estudio. Al final, compararon a 26 usuarios de cocaína con una exposición baja al levamisol, 49 usuarios de cocaína con una exposición alta al levamisol, y 78 personas que no usaban drogas.

 En pruebas de las habilidades mentales y de pensamiento, los usuarios de cocaína puntuaron más bajo en la atención, la memoria de trabajo y otras funciones mentales, en comparación con las personas que no utilizaban cocaína. Pero los que peor rindieron fueron aquellos cuya cocaína estaba diluida con levamisol, según el estudio.

 Además, unos escáneres cerebrales vincularon unos niveles más altos de levamisol con problemas del pensamiento y una corteza prefrontal delgada. Esto indica que el levamisol tiene un efecto tóxico en el cerebro, concluyeron los investigadores.

 Aunque el estudio no probó una relación causal, los autores pidieron a las autoridades de salud pública que amplíen sus programas de evaluación de las drogas.

 "Esos programas significan que los usuarios pueden hacer que se evalúe la pureza de sus drogas, evitando así consumir una cocaína que tenga niveles muy altos de levamisol", añadió Quednow.

 Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Translational Psychiatry.
 

En esta nota: