Salud

Señales de que su hijo podría tener una pérdida auditiva

Las dificultades auditivas también pueden conducir a problemas de conducta, falta de concentración, e incluso a la depresión

Por: New York Times

Foto ilustrativa/Pixabay

Foto ilustrativa/Pixabay

"¡Es que nunca me escuchas!", dicen con frecuencia los padres frustrados. Pero algunos niños no ignoran deliberadamente a mamá y a papá... de verdad no pueden oírlos.

 Si sospecha que su hijo tiene un problema auditivo, haga que lo evalúen, aconsejan los expertos.

 Incluso una pérdida auditiva menor puede afectar la capacidad de aprendizaje de un niño, y también conducir a otros problemas.

 "Un niño con una pérdida auditiva incluso menor puede perderse un 50 por ciento de lo que se dice en el aula", advirtió Jackie Clark, presidenta de la Academia Americana de Audiología (American Academy of Audiology).

 "Hay niños que han sido diagnosticados con una discapacidad del aprendizaje cuando lo que realmente necesitan son audífonos", comentó Clark en un comunicado de prensa de la academia. 

Lee también: Cualquier molestia auditiva puede causar sordera

 Las dificultades auditivas también pueden conducir a problemas de conducta, falta de concentración, e incluso a la depresión.

 La audición se evalúa en la mayoría de los bebés, pero pueden desarrollar una pérdida auditiva en los años subsiguientes debido a una enfermedad, a rasgos genéticos, a la exposición a ruidos altos o a infecciones de oído.

 Las infecciones de oído son comunes, y afectan a cinco de cada seis niños en sus primeros tres años de vida, señalan los audiólogos.

 La cantidad total de niños de Estados Unidos con algún tipo de pérdida auditiva se desconoce, y muchos casos no se diagnostican. Los niños con pérdida auditiva con frecuencia no se dan cuenta de que tienen un problema, y los padres y maestros quizá no conozcan las señales, según la academia.

 Las indicaciones posibles de pérdida auditiva en los niños incluyen:

  • Dificultades para cumplir las asignaciones y parecer que no comprenden la tarea; no mantenerse al día en la escuela; comprender mal las preguntas y no responder o responder de forma inadecuada; pedirle que repita cosas, o ver su cara de forma intensa mientras habla, para intentar comprender lo que usted dice.  
  • Un habla que difiere de la de los demás niños de la misma edad también puede ser señal de un problema auditivo. Otras indicaciones: dificultades para pronunciar palabras sencillas, incapacidad de repetir una frase, y retrasos en el lenguaje.

 Los niños que no escuchan bien al teléfono, que hablan alto cuando no es necesario, que tienen un dolor de oído crónico o que se quejan de ruidos inidentificables también podrían beneficiarse de una prueba de la audición, dijeron los expertos.

 "Con frecuencia, los padres y los maestros pasan por alto el hecho de que la conducta de un niño podría ser señal de una pérdida auditiva", apuntó Clark.

 "Si los padres sospechan un problema, deben hacer que un audiólogo evalúa a su hijo. Los audiólogos cuentan con las herramientas y el entrenamiento para identificar la pérdida auditiva, los grados de la pérdida auditiva, y pueden recomendar soluciones", añadió.

Foto: Pixabay

En esta nota:
  • Problemas auditivos
  • Niños