Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

¿Una cura sin cirugía para las rodillas en mal estado?

Se trata de micropartículas que ayudan a reducir el dolor de manera considerable

Por: New York Times

El dolor de rodilla podría tener un nuevo tratamiento, menos invasivo.

El dolor de rodilla podría tener un nuevo tratamiento, menos invasivo.

El dolor de rodilla artrítica se podría tratar con unas esferas microscópicas, que podrían retrasar la necesidad de realizar una cirugía de reemplazo de rodilla, según un estudio pequeño.

Unas micropartículas insertadas en los pequeños vasos sanguíneos que hay alrededor de la rodilla ayudaron a reducir el dolor y a mejorar la función de ocho personas que sufrían de artritis, según los resultados de un ensayo clínico. Los resultados fueron presentados el lunes en la reunión anual de la Sociedad de Radiología Intervencionista (Society of Interventional Radiology) en Los Ángeles.

"Los pacientes en general pudieron mejorar la función física de su rodilla después del procedimiento, y no se observó ningún evento adverso relacionado con este tratamiento", dijo el investigador principal, el Dr. Sandeep Bagla.

Bagla es director de radiología intervencionista en el Instituto Vascular de Virginia, en Woodbridge. Boston Scientific, el fabricante de las micropartículas, financió el estudio.

Gran parte del dolor que proviene de la rodilla con artritis en realidad procede de la inflamación del revestimiento de la articulación de la rodilla, que también se conoce como sinovia, explicó Bagla. De hecho, los pequeños vasos sanguíneos creados por la artritis degenerativa alimentan esta inflamación al aumentar el flujo sanguíneo en el revestimiento.

Para tratar esto, Bagla y sus colaboradores decidieron intentar bloquear esos diminutos vasos sanguíneos mediante el uso de micropartículas, unas esferas con un tamaño de aproximadamente una décima de milímetro realizadas con un material sintético gelatinoso.

Las micropartículas se insertan a través de un catéter que pasa por una incisión muy pequeña, un procedimiento que dura entre 45 y 90 minutos, comentó Bagla.

"Se trata de un procedimiento ambulatorio, y no se requiere de fisioterapia ni antes ni después del procedimiento", dijo.

El pequeño estudio piloto (el primer ensayo clínico de este procedimiento realizado en EE. UU.) contó con 20 pacientes con un dolor artrítico entre moderado y severo. Solo 13 se habían sometido al procedimiento en el momento en que se produjo la reunión anual del lunes, y solo 8 habían terminado el seguimiento de un mes, señaló Bagla.

Esos 8 pacientes consiguieron una reducción promedio del dolor de 58 puntos, medido en una escala visual de 100 puntos que se usa para estimar el dolor, afirmó Bagla. Empezaron con una puntuación de referencia promedio de 72, lo que significa que el dolor se redujo hasta niveles manejables, explicó.

La función física de la rodilla también mejoró, basándose en un índice que se usa para juzgar los efectos de la osteoartritis, añadió Bagla.

Foto: Pixabay

En total, las dos escalas representaron una mejora del 80 por ciento de su función, concluyeron los investigadores.

Bagla afirmó que no se espera que haya ningún efecto secundario, porque el procedimiento solo bloquea el flujo sanguíneo adicional que llega a la rodilla, en lugar de cortarlo del todo.

"Normalmente no se tiene este grado de aumento del suministro sanguíneo a este revestimiento. No bloqueamos los vasos sanguíneos normales de la rodilla, la pierna, el hueso o el cartílago", comentó.

Se espera que los resultados finales de este ensayo clínico se publiquen el próximo verano. Los investigadores ya están empezando un segundo ensayo, de mayor tamaño, para comprender mejor cómo funciona el procedimiento y qué pacientes se pueden beneficiar del mismo, señaló Bagla.

Creen que sería muy apropiado para las personas de entre 40 y 70 años de edad que no deseen realizar un reemplazo de rodilla, o para las personas que tomen medicamentos para el dolor crónico en su rodilla artrítica, dijo Bagla.

Quizá podamos demostrar que los pacientes no necesitan tomar estos medicamentos y que de forma alternativa pueden realizar un procedimiento mínimamente invasivo como este para reducir el dolor de rodilla

El Dr. Suresh Vedantham, presidente de la Sociedad de Radiología Intervencionista, calificó el nuevo procedimiento como "muy promisorio", dado que se centra en el revestimiento inflamado de la rodilla que provoca el dolor.

"Esta terapia está muy bien dirigida a ese mecanismo particular, y ciertamente se debería investigar más", dijo Vedantham, que no participó en el estudio. Vedantham es profesor de radiología y cirugía en el Instituto Mallinckrodt de Radiología de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Las investigaciones presentadas en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales. 

En esta nota:
  • Rodilla
  • Dolor de rodilla
  • Articulaciones