Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Aumentan muertes en jóvenes por males renales

Los investigadores sospechan que el aumento se debe al menos en parte a las dietas ricas en azúcar y en sal

Por: New York Times

La obesidad y la dieta no equilibrada puede dar pie a la aparición de males renales.

La obesidad y la dieta no equilibrada puede dar pie a la aparición de males renales.

Aunque menos estadounidenses están falleciendo por enfermedad cardiaca y cáncer, las muertes por la enfermedad renal crónica están aumentando, sobre todo entre los adultos jóvenes, encuentra un estudio reciente. 

 "Lamentablemente, la enfermedad renal crónica se conoce como una ’epidemia silenciosa’, porque muchas personas no se dan cuenta de que tienen la enfermedad hasta que se encuentra en una etapa avanzada", comentó el autor sénior del estudio, el Dr. Ziyad Al-Aly, nefrólogo y profesor asistente de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

 "Es particularmente preocupante que la enfermedad renal crónica se esté haciendo más común entre las personas más jóvenes. Es un movimiento sorprendente en la dirección equivocada", señaló Al-Aly en un comunicado de prensa de la universidad.

 Las muertes por cáncer y enfermedad cardiovascular se han reducido gracias a avances en el tratamiento. Pero no se han logrado avances importantes en el tratamiento de la enfermedad renal en las dos últimas décadas, apuntó Al-Aly. 

 En vez de ello, la enfermedad crónica ha aumentado en todo el país en los últimos 15 años y entre los que tienen de 20 a 54 años de edad, un grupo en que la afección era poco común, anotaron los investigadores. En total, las muertes por enfermedad renal en EE. UU. aumentaron en un 58 por ciento, de unas 52,100 en 2002 a 82,500 en 2016.

 Los investigadores sospechan que el aumento se debe al menos en parte a las dietas ricas en azúcar y en sal, y a la epidemia de obesidad en curso. Las dietas malsanas pueden crear toxinas que los riñones están diseñados para eliminar, lo que podría explicar que los órganos se desgasten.

 El aumento en la enfermedad renal crónica varía de un estado a otro. Por ejemplo, aunque todos los estados observaron unas tasas en aumento, son significativamente más altas en los lugares con las tasas más altas de obesidad, como Alabama, Georgia, Luisiana, Mississippi y Virginia Occidental.

 En el estudio, Al-Aly y sus colaboradores usaron la base de datos de Carga Global de Enfermedad, que provee información sobre unas 350 enfermedades y lesiones según la edad y el sexo, además de más de 80 factores de riesgo en Estados Unidos y otros países. En su estudio, los investigadores se enfocaron en datos de EE. UU. según la edad de 2002 a 2016.

 Encontraron que las tasas de enfermedad renal crónica están aumentando con una mayor rapidez que las tasas de todas las enfermedades no infecciosas, incluyendo a la enfermedad cardiovascular, el cáncer, la cirrosis, las enfermedades pulmonares crónicas, los problemas mentales y las enfermedades del cerebro. 

 Las muertes por enfermedad renal crónica entre los adultos más jóvenes siguen siendo poco comunes, pero estén en aumento, encontraron los investigadores. Entre las personas de 20 a 54 años de edad, las probabilidades de morir de una enfermedad renal crónica aumentaron en casi un 27 por ciento, de 100 muertes por cada 100,000 personas en 2002 a 125 muertes por cada 100,000 en 2016.

 Entre los que tenían a partir de 55 años de edad, las muertes por enfermedad renal crónica aumentaron en casi un 26 por ciento, de 1,950 muertes por cada 100,000 personas en 2002 a 2,450 muertes por cada 100,000 en 2016.

 "Las prioridades de salud pública, las iniciativas políticas, la asignación de fondos y los esfuerzos de defensoría deben ponerse al día con esta realidad de que la carga de la enfermedad renal crónica está en aumento, y la velocidad del cambio supera ahora a la de otras enfermedades no contagiosas", añadió Al-Aly. "Se debe realizar un esfuerzo coordinado para frenarlo".

 El informe aparece en una edición reciente en línea de la revista JAMA Network Open. 

En esta nota: