Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Adultos mayores: ¿cómo evitar fracturas de cadera?

La calidad ósea se va perdiendo conforme ganamos edad, pero existe una forma de prevenirla

Por: Juan Leyva

Foto ilustrativa/Freepik

Foto ilustrativa/Freepik

Después de los 60 años, aumenta el riesgo de sufrir desgastes y otras lesiones musculares en en columna, piernas, caderas, rodillas y tobillos; padecimientos que se agravan cuando existe sobrepeso u obesidad.

Estos desgastes o fracturas se presentan debido a la disminución de la calidad ósea que se ven agravadas cuando existe un cuadro de obesidad o sobrepeso

Al respecto, Joshua Bracamontes Mozes, especialista en traumatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomendó procurar, en lo posible desde la juventud, hábitos sanos de vida, tales como una alimentación balanceada y realizar actividad física, cuando menos 30 minutos al día.

Lee también: Estos son los mejores ejercicios para los adultos mayores

Con estas prácticas se previenen la obesidad y sobrepeso, que conducen a padecimientos como la diabetes, hipertensión arterial, lesiones en huesos y articulaciones.

Cuando se tiene en casa un adulto con riesgo, el médico sugiere que use bastón o andadera y adaptar su entorno para libre movimiento; en este sentido sugiere evitar tapetes, mascotas u obstáculos que puedan entorpecer su caminar.

Ante las fracturas de cadera existen prótesis, implantes o placas que el Seguro Social aplica mediante cirugía a pacientes cuyos estudios de gabinete refieren como candidatos aptos para obtener resultados óptimos.

El envejecimiento del hueso y del sistema nervioso de las personas es inevitable, por lo que el especialista insiste en siempre procurar hábitos sanos.

Desafortunadamente, explica, algunas personas dejan de lado el deporte y la adecuada alimentación en la juventud y comienzan a preocuparse por ello hasta que las enfermedades sobrevienen, en algunos casos con consecuencias irreversibles.

Lo ideal es adquirir los hábitos desde la niñez, continuar en la juventud y en la edad adulta y llegar a la tercera edad con costumbres sanas debidamente arraigadas, a fin de alcanzar una vejez con los menores padecimientos posibles y con una gran calidad de vida.

Esta nota incluye información de: IMSS

En esta nota: