Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Nuevo antibiótico ofrece esperanzas contra 'súper gonorrea'

Actualmente, las personas con gonorrea son tratadas mediante una inyección de ceftriaxona, el único antibiótico que sigue siendo efectivo contra la bacteria

Por: New York Times

La gonorrea es una infección de transmisión sexual que en algunos casos se ha vuelto resistente a los antibióticos.

La gonorrea es una infección de transmisión sexual que en algunos casos se ha vuelto resistente a los antibióticos.

La gonorrea intratable resistente a los antibióticos se ha convertido en una aterradora perspectiva en Estados Unidos, planteando la preocupación de que quizá algún día las personas tengan que vivir con la bacteria de transmisión sexual.

 Pero ahora hay motivos de esperanza. Una pastilla antibiótica recién desarrollada ha resultado efectiva contra la gonorrea en los ensayos clínicos iniciales.

 La zoliflodacina resultó efectiva para tratar las infecciones de gonorrea en los tractos urinarios y genitales y en el recto, señalan los investigadores.

 "La gonorrea se ha hecho resistente a todos los antibióticos jamás utilizados contra ella, así que ahora mismo solo contamos con nuestra última clase de antibióticos que se puede utilizar", comentó la investigadora principal, la Dra. Stephanie Taylor, especialista en enfermedades infecciosas de Nueva Orleáns.

 "Esto es extremadamente alentador como nuevo antibiótico potencial", añadió Taylor, directora médica del Centro de Salud Sexual de la Universidad Estatal de Luisiana y CrescentCare. 

 Los resultados del estudio aparecen en la edición del 8 de noviembre de la revista New England Journal of Medicine. Las tasas de gonorrea han aumentado de forma dramática en Estados Unidos en los últimos años.

 En 2017 se reportaron más de 555,600 casos a nivel nacional, un aumento del 18 por ciento respecto al año anterior, dijo la Dra. Susan Blank, comisionada asistente del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York. Y entre 2013 y 2017, las tasas de gonorrea aumentaron en un 67 por ciento.

 "Es una infección que está aumentando rápidamente en Estados Unidos", advirtió Blank. "Observamos algunos aumentos bastante marcados. Raras veces resulta letal, pero puede tener un impacto profundo en la calidad de vida".

 Actualmente, las personas con gonorrea son tratadas mediante una inyección de ceftriaxona, el único antibiótico que sigue siendo efectivo contra la bacteria, apuntó Taylor.

 "Sabemos que la gonorrea tiene una capacidad increíble de desarrollar resistencia a los antibióticos", dijo Blank. "En la situación actual, una gonorrea intratable es una posibilidad real".

 La gonorrea que no se trata puede provocar esterilidad en las personas, además de enfermedad inflamatoria pélvica, embarazos ectópicos y artritis destructiva, dijo Blank. Los bebés expuestos a la gonorrea a través de sus madres infectadas pueden quedar ciegos.

 "La gonorrea también facilita de forma significativa la transmisión de la infección del VIH entre las parejas sexuales", comentó Blank, autora de un editorial publicado junto con los resultados del nuevo ensayo.

 En este ensayo clínico con 141 pacientes, la zoliflodacina resultó casi igual de efectiva que la ceftriaxona. 

 La zoliflodacina curó el 96 por ciento de las infecciones del tracto genital y urinario, y un 100 por ciento de las infecciones rectales, en comparación con la efectividad del 100 por ciento de la ceftriaxona, reportaron los investigadores.

 El nuevo antibiótico tuvo problemas contra las infecciones con la gonorrea en la garganta; una dosis más alta de 3 gramos resolvió apenas un 82 por ciento de las infecciones, en comparación con la efectividad del 100 por ciento de la ceftriaxona.

 "Históricamente, esa ha sido la forma en que la gonorrea en la garganta ha reaccionado", comentó Taylor. "Siempre ha sido difícil de tratar".

 Los efectos secundarios más comunes fueron gastrointestinales, y ninguno requirió que los pacientes abandonaran el nuevo fármaco, dijo Taylor. Una limitación fue que en el ensayo solo participaron 12 mujeres.

 Este fue el segundo de tres ensayos clínicos necesarios para la aprobación de la zoliflodacina en EE. UU. Los ensayos de fase 3 se iniciarán el próximo año, dijo Taylor. Si esos ensayos van bien, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. tendría datos disponibles para evaluar y aprobar el antibiótico en 2020. La agencia ya designó al antibiótico para un procesamiento acelerado.

 Aunque el desarrollo de la zoliflodacina es alentador, se deben desarrollar más antibióticos para seguir contrarrestando a la gonorrea y a otros gérmenes resistentes a los antibióticos, dijeron Taylor y Blank.

 "Aunque este antibiótico fuera perfecto, sabemos que la gonorrea lo superará", lamentó Blank. "Necesitamos contar con respaldos. No sabemos qué tan rápidamente lo superará".

 Los médicos y las autoridades de salud pública también deben continuar con los esfuerzos de detección y tratamiento de la gonorrea, planteó Blank. Las personas que son sexualmente activas deben utilizar preservativos para prevenir la transmisión de la gonorrea, que se propaga de forma desproporcionada entre los negros, los hispanos y los amerindios, anotó.

 "Controlar la gonorrea en una población requiere muchas actividades conectadas", dijo Blank.

 El ensayo clínico fue financiado en parte por el codesarrollador de la zoliflodacina, Entasis Therapeutics, una filial de AstraZeneca.

En esta nota: