Salud

La gripe podría elevar el riesgo de ataque cardíaco

La gripe y la neumonía aceleran al sistema inmunitario y estresan al corazón

Por: New York Times

La gripe azotó con fuerza ciertos estados de la Unión Americana. Foto: Pixabay

La gripe azotó con fuerza ciertos estados de la Unión Americana. Foto: Pixabay

Sufrir una gripe o una neumonía malas es suficientemente malo, pero ahora una investigación sugiere que también podría implicar problemas para el corazón.

 En un estudio de casi 2,000 personas en Escocia, las que se enfrentaban a la gripe o a la neumonía tenían seis veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular (ACV) en los días tras el inicio de su enfermedad.

 Pero "en la mayoría de personas jóvenes y sanas, el riesgo de que ocurran ataques cardiacos y ACV con una infección respiratoria [sigue siendo] bajo", señaló la investigadora líder, Charlotte Warren-Gash, profesora asociada de epidemiología en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. 

 Pero lo mismo no sucedió en las personas mayores de 65 años y las que tenían una enfermedad cardiaca, anotó Warren-Gash. 

Té para aliviar los síntomas de la gripe. Foto: Pixabay

 "Esas personas deben vacunarse contra la influenza y la neumonía, los dos gérmenes vinculados con el riesgo más alto de ataque cardiaco y ACV", dijo Warren-Gash. "Comprender que hay un vínculo entre esos gérmenes y los ataques cardiacos y ACV debe ser un incentivo añadido para vacunarse". 

 Los hallazgos son particularmente notables esta temporada de gripe, dado que ha sido tan severa, comentó el Dr. Marc Siegel, profesor de medicina en el Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York. 

 Explicó que la gripe y la neumonía aceleran al sistema inmunitario y estresan al corazón.

 "La gripe es una gran facilitadora, ya que facilita a otras enfermedades", dijo Siegel, que no participó en el estudio. 

 La gripe estresa tanto al cuerpo que invita a la neumonía, añadió Siegel. "Se liberan hormonas del estrés, lo que presiona al cuerpo de forma que se tiene un ataque cardiaco, y también aumenta la coagulación que conduce al ataque cardiaco", explicó. 

 "Si tiene una tendencia subyacente a la enfermedad cardiaca, la inflamación que la gripe desencadena iniciará una secuencia que provoca enfermedad cardiaca", advirtió. 

 En el estudio, Warren-Gash y sus colaboradores utilizaron el Registro Escocés de Morbilidad para recolectar datos sobre 1,227 adultos que sufrieron un primer ataque cardiaco y 762 que tuvieron un primer ACV, y que también tuvieron una infección respiratoria entre 2004 y 2014.

 Los investigadores estudiaron la tasa de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en los periodos inmediatamente tras una infección respiratoria, y compararon esas tasas con la tasa de ataques cardiacos y ACV en otros periodos en las mismas personas. 

 Tener una enfermedad respiratoria aumentó el riesgo de ataque cardiaco hasta durante una semana tras la infección, y el riesgo de ACV durante un mes, mostró el estudio. 

 Algo interesante es que el mayor riesgo de tener un primer ataque cardiaco o ACV tras contraer la gripe o una neumonía fue entre los menores de 65 años, encontraron los investigadores. 

 Warren-Gash especuló que hay más personas mayores de 65 años que se vacunan contra la gripe y la neumonía, lo que podría explicar el riesgo más alto observado en los adultos más jóvenes, que son menos propensos a ponerse dichas vacunas. 

 En general, el riesgo de ataque cardiaco y ACV entre los menores de 65 años sigue siendo bajo, añadió, pero es vital que las personas de a partir de 65 años se vacunen. 

 Estos hallazgos, publicados el 21 de marzo en la revista European Respiratory Journal, se hacen eco de los de un estudio publicado en la New England Journal of Medicine en enero. 

 Los hallazgos de este estudio más reciente fortalecen, pero no prueban, la teoría de que una infección con la gripe en realidad puede desencadenar un ataque cardiaco, anotaron los investigadores.

En esta nota:
  • Gripe
  • Temporada de gripe
  • Vacuna contra la gripe