Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Cómo se reimplantan los dedos de una mano tras una amputación

Doctora explica el proceso a seguir para el reimplante de extremidades tras amputación

Por: EFE

Foto ilustrativa/Freepik

Foto ilustrativa/Freepik

La doctora Marta Guillén Vicente, traumatóloga responsable de la Unidad de Miembro Superior de la Clínica CEMTRO, nos hace un hueco entre cirugía y cirugía para hablarnos de la amputación total o parcial de uno o varios dedos de la mano; lesión músculo esquelética causada en la mayoría de los casos por un descuido o imprudencia en el mundo laboral al usar herramientas mecánicas peligrosas para nuestra integridad física, como un cuchillo de carnicero, una sierra eléctrica o un cortacésped.

“Este tipo de patologías traumáticas afectan a la función de las manos y los dedos del paciente no solo en el ejercicio de su profesión (charcutero, pescadero, albañil, mecánico, técnico industrial, carpintero, etc.), sino también en el entorno de su vida privada o en sus actividades sociales”, destaca.

Y para muestra… el caso de un jardinero que tuvo un despiste mientras limpiaba las cuchillas de una máquina cortacésped: su tercer y cuarto dedos de la mano izquierda, el anular y el medio o corazón, sufrieron cortes en sus extremos distales; casi fueron cercenados por completo.

Microcirugía para poner los dedos en su sitio

El jardinero acudió a Urgencias de la Clínica CEMTRO. La tonalidad de la piel no indicaba, aparentemente, nada bueno. Primero se limpió e higienizó toda la zona, ya que este tipo de traumas suelen causarse con maquinaria engrasada o en entornos que generan restos o suciedad. Al final, el daño exterior fue menor de lo previsto.

“La reimplantación con éxito de la parte del dedo seccionada total o parcialmente dependerá de la capacidad vascular resultante de la zona dañada tras el accidente; circunstancia determinante para resolver el problema después de la cirugía”, señala la doctora Marta Guillén.

La doctora Guillén señala, con su dedo índice de la
mano derecha, las agujas fijadas en los dedos
accidentados mientras sujeta la tableta digital
con su mano izquierda.

En el caso de los niños y niñas que sufran una amputación por cualquier causa siempre se intentará recomponer el dedo y sus funciones, puesto que su edad casi asegura que la resolución será satisfactoria en todos los sentidos.

En el caso de de los adultos, más aún cuando los dedos son decisivos para la práctica profesional, el reimplante dependerá de la vascularización. En el los casos más difíciles se recurre a la microcirugía.

“Tenemos que realizar suturas vasculares y nerviosas con el fin de recuperar el riego sanguíneo y la sensibilidad lo mejor posible, algo que a veces no conseguimos al cien por cien. Aún así, como el sistema vascular de los dedos es muy complejo y afortunadamente está duplicado, el resultado final suele ser bastante bueno, por lo que es viable, y aconsejable, la reimplantación”, aclara.

La cirugía se debe practicar lo antes posible después del accidente.

“Bajo cobertura antibiótica desde la entrada del paciente en Urgencias, suturamos las partes blandas, como tendones o piel, y fijamos la osteosíntesis, poco agresiva pero necesaria: No debe dañar la vascularización  y tiene que conseguir que no haya desplazamientos, acortamientos, angulaciones o rotaciones”, explica.

Lee también: ¿Cómo evitar amputación por pie diabético?

La fijación externa se utiliza en el tratamiento de las fracturas expuestas contaminadas, fracturas asociadas a daños en las partes blandas y fracturas con pérdida ósea.

Las fracturas desplazadas que se consolidan en posición viciosa pueden ser causa de un desequilibrio en el mecanismo flexor y extensor de los dedos, lo que ocasionaría limitación en la movilidad articular, pérdida de fuerza y destreza, así como deformidad.

Las lesiones de la falange distal cursan con muchas complicaciones debido a las partes blandas, como pérdida de la sensibilidad, pérdida de tejido del pulpejo, neuromas -engrosamiento que rodea al nervio- y deformidades de las uñas.

“Cuando una persona sufre un traumatismo de este tipo es muy consciente de la gravedad que conlleva. Por eso, su primera preocupación consiste en averiguar si volverá a contar con todos los dedos. A continuación, su interés se centrará en saber si recuperará la fuerza, la movilidad o la sensibilidad que tenía antes del accidente”, dice la traumatóloga de la CEMTRO Team.

Esta nota incluye información de: EFE SALUD

En esta nota:
  • Cirugía
  • Reimplantes de extremidades