Salud

¿Se puede ser obeso y tener un corazón sano? No, según un estudio

Mientras más grasa corporal o grasa alrededor del abdomen hay, mayor es el riesgo de enfermedad cardiaca

Por: New York Times

Cuidar el peso ayuda a prevenir muchos problemas de salud. Temática

Cuidar el peso ayuda a prevenir muchos problemas de salud. Temática

Un nuevo estudio británico de casi 300,000 personas desmantela la "paradoja de la obesidad", una teoría que plantea que ser obeso no necesariamente aumenta los riesgos cardiacos.

 Los investigadores encontraron que, al contrario, la obesidad aumenta el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) e hipertensión, y el riesgo aumenta mientras más grasa se acumula alrededor de la cintura.

 "Mientras más grasa corporal o grasa alrededor del abdomen hay, mayor es el riesgo de enfermedad cardiaca y ACV en los individuos sin una enfermedad existente", señaló la investigadora líder del estudio, la Dra. Stamatina Iliodromiti, profesora clínica de obstetricia y ginecología en la Universidad de Glasgow, en Inglaterra. "La grasa no tiene un efecto protector, como cree alguna gente".

 Y cualquiera que sea el índice de masa corporal (IMC) en particular, perder algo de peso solo mejora la salud, añadió Iliodromiti. "Perder peso no tiene desventajas", afirmó.

 En el estudio, los investigadores encontraron que las personas con un IMC de 22 a 23 tenían el riesgo más bajo de enfermedad cardiaca. El IMC es una escala de medida basada en la estatura y el peso.

Pero a medida que el IMC superaba los 22, el riesgo aumentaba en un 13 por ciento incluso con cantidades moderadas de aumento de peso.

 Además, en las mujeres con cinturas de 29 pulgadas (74 centímetros) y en los hombres con una cintura de 32 pulgadas (81 cm), cada incremento de 5 pulgadas (casi 13 cm) aumentaba el riesgo de enfermedad cardiaca en un 16 por ciento, mostraron los hallazgos. 

 

 También se observó un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca a medida que las proporciones de cintura a cadera y de cintura a estatura, y el porcentaje de grasa corporal, aumentaban. Esas medidas son formas fiables de determinar la cantidad de grasa que alguien tiene, comentó Iliodromiti.

 Un experto en el estilo de vida dijo que esta investigación reciente podría acabar con cualquier debate.

 "La cantidad de argumentos en contra necesarios para acabar con la paradoja de la obesidad tiene un límite", apuntó el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención Yale-Griffin en Derby, Connecticut.

 "La aparición de la paradoja se debe a la asociación bien conocida entre la enfermedad grave y la pérdida de peso", planteó Katz. "En realidad no hay paradoja de la obesidad". 

 Varios estudios han indicado que el sobrepeso y la obesidad predicen de forma fiable un mayor riesgo de salud a lo largo del tiempo, dijo.

 Por ejemplo, un estudio publicado en la edición del 28 de febrero de la revista JAMA Cardiology encontró que es un mito que las personas con enfermedad cardiaca que tienen sobrepeso o son obesas vivan más que las que tienen un peso normal.

 En lugar de vivir más tiempo que las personas con un peso normal, los investigadores de la Universidad de Northwestern encontraron que los obesos simplemente reciben el diagnóstico a una edad más temprana. Pasan una mayor parte de sus vidas con enfermedad cardiaca, pero en realidad viven menos tiempo.

 En lugar de debatir si la paradoja de la obesidad es real, Katz cree que es mejor invertir el tiempo en encontrar formas de controlar la epidemia de obesidad.

En esta nota:
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Corazón