Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Obesidad podría aumentar riesgo de cáncer de útero

Un síntoma temprano importante de un cáncer de útero es un sangrado anómalo de la vagina

Por: New York Times

Foto ilustrativa. Las mujeres obesas tienen más posibilidades de desarrollar cáncer de útero.

Foto ilustrativa. Las mujeres obesas tienen más posibilidades de desarrollar cáncer de útero.

Los casos de cáncer de útero muestran un aumento lento pero constante entre las mujeres estadounidenses, y lo mismo sucede con las muertes por la enfermedad, muestran unas nuevas estadísticas.

 Al observar datos federales, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontraron que "durante 1999-2015, las tasas de incidencia del cáncer de útero aumentaron en un 12 por ciento, alrededor de un 0.7 por ciento al año, en promedio".

 Más de dos tercios (un 68 por ciento) de los casos implicaron cánceres de endometrio, que es el revestimiento del útero.

 Los cánceres de útero con frecuencia son curables si se detectan pronto, pero la detección tardía frecuentemente significa que el tumor se ha propagado, y puede resultar letal. Según el nuevo estudio de los CDC, las muertes debidas al cáncer de útero también han aumentado de forma constante, con un aumento promedio de 1.1 por ciento al año.

 Eso significa que entre 1999 y 2016, "las tasas de mortalidad por el cáncer de útero aumentaron en un 21 por ciento", escribieron los investigadores dirigidos por S. Jane Henley, de la División de Prevención y Control el Cáncer de los CDC.

 ¿A qué se deben los aumentos? Un experto presentó una teoría.

 "En general, los cánceres de útero son resultado de la circulación de estrógenos excesivos que ocurre cuando una mujer tiene sobrepeso y ha completado la menopausia", señaló el Dr. Benjamin Schwartz, director de obstetricia y ginecología en el Hospital de Southside de Northwell Health, en Bay Shore, Nueva York.

 "Dado que la epidemia de obesidad empeoró en los años estudiados, no resulta sorprendente que la incidencia de los cánceres de útero también siguiera en aumento", comentó Schwartz.

 Henley y el equipo de los CDC se mostraron de acuerdo. Las mujeres con sobrepeso u obesas "tienen alrededor de dos a cuatro veces más probabilidades de desarrollar un cáncer del endometrio que las mujeres con un peso sano", apuntaron.

 El nuevo informe muestra que algunos grupos han resultado más afectados por los cánceres de útero que otros. En particular, las mujeres negras tuvieron un aumento mucho más alto en los casos que la población general: un aumento anual de un 2.4 por ciento, lo que suma en total un aumento del 46 por ciento en los casos entre 1999 y 2016.

 Las tasas de las mujeres hispanas también fueron significativamente más altas que el promedio, encontró el informe.

 Una vez más, la obesidad podría ser un factor, señaló el grupo de Henley. Aunque las estadísticas de 2013-2016 mostraban que un 40 por ciento de todas las mujeres de EE. UU. eran obesas, esa cifra aumentó a un 56 por ciento de las mujeres negras y a un 49 por ciento de las mujeres hispanas, anotaron los investigadores.

 Todo eso significa que "unos esfuerzos de salud pública para ayudar a las mujeres a lograr y mantener un peso saludable y a realizar suficiente actividad física" ayudarían a reducir la cantidad de cánceres de útero, planteó el equipo de los CDC.

 Una detección más temprana de esos cánceres ayudaría a salvar vidas, sobre todo entre las mujeres de las minorías.

 El estudio encontró que aunque un 8 por ciento de los tumores uterinos de las mujeres en general solo se detectaban después de que se habían propagado a otros tejidos, esa cantidad se duplicó, llegando a un 16 por ciento, entre las mujeres negras.

Foto ilustrativa.

 Esto podría haber conducido a que los cánceres de útero letales casi se duplicaran entre las mujeres negras. En promedio, 5 de cada 100,000 mujeres de EE. UU. mueren ahora por un cáncer de útero, encontró el estudio, para la tasa entre las mujeres negras es de 9 de cada 100,000.

 "Los datos muestran con claridad que mientras antes se detecta el cáncer, más fácil es curarlo", según Schwartz.

 Ciertos síntomas pueden alertar a las mujeres sobre un problema potencial.

 Según los investigadores de los CDC, "un síntoma temprano importante de un cáncer de útero es un sangrado anómalo de la vagina, lo que incluye sangrado entre los periodos o tras las relaciones sexuales, o cualquier sangrado inesperado tras la menopausia". Ese síntoma ocurre en 9 de cada 10 casos de cáncer de útero, afirmaron.

 La Dr. Jennifer Wu es ginecobstetra en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo en que "las pacientes deben saber que siempre deben hablar sobre un sangrado uterino anómalo con el médico".

 Y a pesar de las nuevas cifras, Wu enfatizó que los avances en el tratamiento están haciendo que el cáncer de útero sea mucho menos letal que antes.

 "Los tratamientos para el cáncer de útero han mejorado", añadió Wu. "Los cánceres de útero se pueden tratar mediante una cirugía mínimamente invasiva, como por ejemplo cirugía laparoscópica o con robótica, y las pacientes pueden tener ahora unas recuperaciones más rápidas tras esos tipos de cirugías".

 La nueva investigación aparece en la edición del 7 de diciembre de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

En esta nota: