Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

¿Qué causa realmente la panza chelera?

¿Es realmente la cerveza la causante? Estudios dicen que no directamente

Por: Juan Leyva

El hígado tarda mucho tiempo en eliminar las toxinas del alcohol.

El hígado tarda mucho tiempo en eliminar las toxinas del alcohol.

Seguramente has oído el término "panza chelera" (cervecera) o lo has utilizado, pero podría estar mal empleado, pues la cerveza tendría poco que ver con el abultamiento del estómago.

Diversas investigaciones realizadas al respecto han encontrado que la cerveza no es la causante directa de la "panza cervecera", que es la acumulación de grasa en el área del abdomen, sino lo que consumes al beber

El alcohol contenido en la cerveza es tóxico, desde el momento en que lo consumes hasta varias horas después el hígado, que se encarga de eliminar las toxinas, se encuentra muy ocupado procesando el alcohol. 

Mientras el hígado está sumamente ocupado con el alcohol, tú sigues consumiendo altas cantidades de carbohidratos en forma de  papas fritas, pizza, aperitivos salados y otros acompañamientos para tu cerveza. 

Todos esos carbohidratos y el alcohol deben pasar por el hígado para ser procesada. Al no estar realizado actividad física alguna para quemar toda esa cantidad de carbohidratos, el hígado la transforma en grasa.

Algunas veces esa cantidad de grasa no alcanza a llegar a las llamadas "llantitas" que rodean el abdomen y se queda alrededor del hígado y otra se convierte en grasa visceral. 

La grasa visceral aumenta la probabildad de enfermedades como diabetes. Foto: Pixabay

La acumulación de grasa visceral aumenta el riesgo de padecer diabetes, artesclerosis, ataques al corazón y Alzheimer. La ventaja de la grasa visceral es que es más fácil de eliminar si cambias tus hábitos de alimentación y ejercicio

Para eliminarla: 

  • Elimina por completo el azúcar visible (la del café y los caramelos) pero sobre todo menos visible: pasteles, zumos, refrescos.
  • Elimina el pan, la pasta, patatas, arroz y sobre todo los cereales de desayuno.
  • Toma verduras y legumbres como fuente de carbohidratos
  • Aumenta tu ingesta de proteínas: pollo, carne, pescado y marisco
  • Aumenta tu ingesta de grasa (sí, de grasa) en forma de aguacates, aceite de oliva, mantequilla y frutos secos
  • Limita el alcohol a una copa de vino o cerveza al día, o mejor aún, a un par de copas por semana. No bebas licores destilados (ron, whiskey, ginebra, etc.)
En esta nota:
  • Alcohol
  • Consumo de alcohol
  • Panza cervecera