Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

¿Deprimido? Podrían ser tus medicinas

 Los médicos deben pensar en el riesgo de depresión antes de recetar medicamentos

Por: New York Times

Foto Pixabay. La depresión es uno de los males

Foto Pixabay. La depresión es uno de los males "silenciosos" que más afectan a la población.

Los medicamentos que toman más de un tercio de los adultos de EE. UU. tienen la depresión como un posible efecto secundario, revela un nuevo estudio.

 Esos medicamentos incluyen unos antihipertensivos llamados beta bloqueadores, los anticonceptivos hormonales y los analgésicos, señalaron los investigadores.

 Y el 37 por ciento de los estadounidenses los usan, según el estudio de 26,000 adultos.

 "El uso de medicamentos múltiples asociados con un riesgo potencial de depresión o síntomas suicidas está en aumento, y podría estar contribuyendo al creciente problema de la depresión", dijo la investigadora principal, Dima Mazen Qato.

 Las tasas de suicidio están en aumento en Estados Unidos, y los médicos también se están enfrentando a una depresión resistente al tratamiento, advirtió Qato, profesora asistente en el Colegio de Farmacia de la Universidad de Illinois.

 En el estudio, ella y sus colaboradores recolectaron datos sobre hombres y mujeres que participaron en la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU. entre 2005 y 2014.

 El equipo encontró que el uso de tres o más medicamentos recetados vinculados con la depresión aumentó de un 7 por ciento en 2005 a un 10 por ciento en 2014.

 Además, el uso de fármacos con síntomas suicidas como posible efecto secundario aumentó de un 17 a un 24 por ciento en el periodo de 10 años del estudio, dijo Qato.

 Las probabilidades de reportar depresión fueron significativamente más altas entre los adultos que utilizaban medicamentos múltiples, anotó. 

 Por ejemplo, un 15 por ciento de los que tomaban tres o más de esos medicamentos reportaron depresión, frente a un 7 por ciento de los que solo tomaban un fármaco vinculado con el trastorno del estado de ánimo, comentó Qato.

 Qato añadió que el patrón persistió entre los que usaban antidepresivos y los que no.

 Además de los antihipertensivos como el metoprolol y el atenolol, los medicamentos que pueden conducir a la depresión incluyen a la gabapentina (Neurontin), un tratamiento anticonvulsivo que también se utiliza para la culebrilla. Otros son inhibidores de la bomba de protones como Prilosec, analgésicos como el ibuprofeno (Advil, Motrin) y la hidrocodona, y hormonas sexuales como el estradiol, anotó el estudio.

 La mayoría son medicamentos recetados, pero algunos están disponibles sin receta, indicó Qato.

 Se cree que más o menos un 15 por ciento de los adultos utilizan cinco o más medicamentos recetados a la vez, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

 Y se estima que casi un 5 por ciento de los adultos de EE. UU. tienen síntomas de depresión. Pero pocas investigaciones han observado el rol que los medicamentos de uso habitual podrían tener en su desarrollo. 

 Este estudio no prueba que los medicamentos que tienen a la depresión como un posible efecto secundario en realidad provoquen el trastorno o aumenten el riesgo de suicidio.

 Aun así, los hallazgos resaltan el rol que una creciente "polifarmacia" (el uso de medicamentos múltiples) podría tener en la tasa de depresión en Estados Unidos, dijo Qato.

 El Dr. David Roane, presidente de pediatría en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, ofreció el siguiente consejo.

 "Las personas que sufran de depresión deben recibir una evaluación de un médico o psiquiatra que conozca todas las asociaciones médicas y farmacológicas con la depresión, de forma que puedan ser conscientes de las cosas que podrían estar contribuyendo a la depresión", señaló. 

 Sin embargo, Roane advirtió "que aunque un fármaco podría estar contribuyendo a la depresión, dejar de tomar el medicamento no será suficiente para tratar la depresión. De cualquier forma hay que tratar la depresión". Roane no participó en el estudio. 

 Los médicos deben pensar en el riesgo de depresión antes de recetar medicamentos, sobre todo si los pacientes toman más de un medicamento vinculado con la depresión, dijo Qato.

 "En algunos pacientes, esto podría implicar una revisión de su régimen de medicamentos antes de empezar a tomar un antidepresivo o iniciar una psicoterapia", añadió.

 El informe aparece en la edición del 12 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

En esta nota: