Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Salud

Rehabilitación cardíaca también mejora el sexo

Los pacientes cardiacos que participan en rehabilitación cardiaca podrían obtener un picante efecto secundario del programa: una mejora en su vida sexual.

Por: New York Times

Foto ilustrativa. Freeimages

Foto ilustrativa. Freeimages

Asistir a rehabilitación cardiaca se asocia con una mejora en la función sexual y con tener sexo con una mayor frecuencia, según una nueva revisión de las evidencias.

 Es probable que el programa ayude al aumentar la aptitud física del paciente, planteó la investigadora principal, Celina Boothby, de la Universidad de Calgary, en Canadá. 

 "Hay una relación entre la salud sexual y la salud física. Si es más capaz de ser físicamente activo, será más capaz de ser sexualmente activo", aseguró Boothby, asistente de investigación en el departamento de ciencias de la salud comunitaria.

 Sin embargo, los investigadores no encontraron un vínculo fuerte entre la rehabilitación cardiaca y la satisfacción sexual.

 La rehabilitación cardiaca es un programa con supervisión médica, diseñado para mejorar la salud del corazón de las personas que han sufrido un ataque cardiaco o insuficiencia cardiaca, o que se han sometido a una angioplastia o a una cirugía cardiaca, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

 La rehabilitación conlleva consejería sobre el ejercicio y entrenamiento para mejorar la aptitud física, educación sobre una vida saludable para el corazón, y orientación para reducir el estrés.

 En esta revisión, Boothby y sus colaboradores examinaron la literatura médica, y encontraron 14 estudios que evaluaban el efecto potencial de la rehabilitación cardiaca en la vida sexual de una persona.

 De seis estudios que trataron específicamente sobre la función sexual, tres mostraron una mejora tras la rehabilitación cardiaca, y dos mostraron unos resultados mixtos, encontraron los investigadores. Solo uno mostró un empeoramiento en la función tras la rehabilitación.

 Los resultados del estudio también mostraron que las personas tendían a mantener relaciones sexuales con una mayor frecuencia tras acudir a rehabilitación cardiaca, en comparación con las que no participaron en el programa.

 La mayor parte de la investigación se enfocó en los hombres, señaló Boothby. Pero cabría anticipar que las mujeres obtendrían beneficios similares de la rehabilitación cardiaca.

 "Es solo una falta de investigación realizada ahora mismo en mujeres sobre todo este tema", dijo Boothby.

 Hay tres formas en que la enfermedad cardiaca puede afectar a la sexualidad, explicaron los investigadores.

 Una es que las limitaciones físicas (como la fatiga, la falta de aire, el dolor de pecho, la disfunción eréctil y la resequedad vaginal) son comunes en las personas que se están recuperando de un problema del corazón.

 Además, los antihipertensivos se han asociado con disfunción sexual en los hombres y una disminución de la respuesta sexual en las mujeres.

 Por último, los sentimientos de ansiedad, miedo y depresión son comunes en los pacientes con enfermedad cardiaca, lo que aumenta el temor respecto al sexo.

Foto ilustrativa.

 Esos problemas pueden convertirse en un "círculo vicioso difícil de romper", aseguró el Dr. Claudio Gil Soares de Araujo, director de investigación y educación en la Clínica de Medicina del Ejercicio (CLINIMEX) de Rio de Janeiro, en Brasil.

 "Asistir con regularidad a un programa de rehabilitación física que ayude a perder grasa corporal, a aumentar la musculatura, a volverse más flexible, y a mejorar el equilibrio y la capacidad de tolerar unos niveles más altos de intensidad en el ejercicio durante más tiempo es quizá una de las mejores formas de ayudar a la vida sexual de un hombre o de una mujer con enfermedad cardiaca", afirmó Araujo, autor de un editorial publicado junto con el estudio.

 Los beneficios positivos parecen originarse en gran medida en la parte de ejercicio de la rehabilitación cardiaca. No hubo una asociación clara entre la actividad sexual y los programas de rehabilitación que incluían consejería psicológica, mostraron los hallazgos.

 El sexo es algo que preocupa a muchas personas con problemas del corazón, dijo Boothby, y no es probable que se aborden sus problemas mientras están en el hospital o cuando se están preparando para volver a casa.

Foto ilustrativa.

 "A veces, el alta es muy caótica. Los pacientes con frecuencia reciben mucha información sobre sus medicamentos y la actividad física, y luego les dan de alta", apuntó. "No es necesariamente el mejor lugar para recibir esa información".

 Investigaciones anteriores han mostrado que las parejas están muy abiertas a recibir respaldo para la actividad sexual dentro de un programa de rehabilitación cardiaca, añadió Boothby.

 Pero sugirió que se deben hacer más estudios sobre el sexo durante la recuperación, ya que todavía hay lagunas en el conocimiento.

 "La actividad sexual es muy importante para la calidad de vida en general, y los pacientes cardiacos están viviendo más tiempo con la enfermedad cardiovascular que nunca antes", enfatizó Boothby. "Es importante abordar los aspectos no clínicos de la enfermedad cardiaca, tanto como los aspectos clínicos".

 La nueva revisión de las evidencias se publicó en la edición del 6 de diciembre de la revista Canadian Journal of Cardiology.

En esta nota: