Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El cementerio más espantoso del mundo

Ha sido considerado hermoso y terrorífico a la vez, en él sobresalen figuras que cubren su rostro por el dolor

El cementerio más famoso de París

Francia.- En París hay muchos cementerios pero este es una joya turística. Anualmente lo visitan poco más de 2.5 millones de personas y se debe a que ahí están enterradas muchas celebridades de Francia.

El Pére Lachaise tiene 70 mil tumbas, la mayoría esculpidas. La humedad y los árboles con hojas muy verdes son una cosa común en el cementerio, en el que parece que siempre llueve. Son 44 hectáreas de terreno donde hay unos 5 mil 300 árboles.

Además de las tumbas célebres, hay algo que atrapa poderosamente la atención de los visitantes, y es el arte y el dolor plasmados en las diferentes figuras esculpidas que acompañan las tumbas.

La mayoría son figuras femeninas que se cubren el rostro con las manos.

 Las hay en los mausoleos y en las tumbas más pequeñas del lugar.

El cementerio fue abierto en mayo de 1804 y en un principio nadie quería ser enterrado ahí.

No fue sino hasta el entierro de personas ilustres de París, que el Pére Lachaise ganó fama y se convirtió en el cementerio de moda.

Las capillas son verdaderas joyas arquitectónicas, la mayoría de visitantes no van a ver a sus muertos, van a ver las tumbas.

El llanto y el pesar son sentimientos constantes, parecen haber perpetuado las muertes de estas personas hasta nuestros días, de manera que quien visita el Pére Lachaise llega a sentir la nostalgia y la desolación que hay en el ambiente.

En algunas lápidas hay figuras de mujeres tumbadas que llevan sus manos al rostro.

Existen también diseños más tétricos, en los que los muertos salen de la tierra y se encuentran con los vivos o son capaces de acercarse a ellos.

La tumba más visitada es la de Jim Morrison.

La corrosión y la humedad han hecho más tristes esas figuras que han cuidado las tumbas durante decenios.

El arte surreal está presente en el Pére Lachaise, de París.

Esta es una de las esculturas más fotografiadas del panteón, se trata de un espíritu condenado y preso, que pese a estar afuera de su capilla no puede ser libre.

Ahí también se encuentra la tumba de Victor Noir.

La sensación de hundimiento y vacío es algo que está presente en la mayoría de figuras, ya marcadas algunas por el paso del tiempo.