Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los soldados que vencen la batalla para poder amarse

La historia de dos hombres que al combatir en Irak encuentran el amor, y que por más de una década fue un secreto

Btoo y Hrebid, los soldados que lucharon por estar juntos

Nayyef Hrebid y Btoo Allami se encontraron cuando surgió la batalla en Irak. El primero fungía como traductor del ejército de Estados Unidos. Se enamoró de Allami, un soldado. Juntos tuvieron que vencer varios obstáculos para demostrar que su amor era real.

La pareja durante su estadia en Irak Foto: youtube 

La pareja se enfrentó a ataques por su manera de relacionarse. La lucha contra la discriminación por su homosexualidad los puso en un verdadero riesgo. Su relación ha quedado impresa en un documental de Out if Irak en el que cuentan cómo fue que se encontraron y siguen estando juntos después de 12 años.

Todo comenzó en el 2003, cuando Hrebid era un egresado de Bellas Artes y ante un panorama escaso de empleos no tuvo otra alternativa que adentrarse al ejército para fungir como traductor y servir a la nación de Estados Unidos en Ramadi.

Hrebid ya se sabía gay, pero su preferencia la mantenía oculta ya que las relaciones homosexuales en Irak aún son un tema mal visto y los ataques en contra de las personas que prefieren a los de su mismo sexo eran blanco de ataques violentos.

Los ex soldados cuentan como fue su historia en el documental Foto: Youtube 

El día que Btoo y Hrebid cruzaron sus caminos sucedió durante una expulsión a los insurgentes de un hospital local. Ahí fue donde empezaron a establecer contacto.

"Después de las patrullas, acostumbrábamos regresar a la casa de seguridad y un día Btoo me invitó a comer y conversar con él y los otros soldados", menciona Hrebid.

Pocos días después, los nuevos amigos gustaban de conversar y salir solos. Solían sentarse a conversar en un estacionamiento oscuro y la relación fue volviéndose más unida. Pocas veces se les veía separados. Años pasaron y llegando al 2009 la relación que se volvió más formal incitó a que Hrebid pidiera asilo en Estados Unidos ya que su participación con el ejército de esta nación volvía peligroso que radicara en tierras iraquíes.

La pareja no deja de demostrar su amor por fin libres de toda discriminación Foto: Youtube 

"Creía que me podía ir y que sería fácil postular para que Btoo me alcanzara luego", explica.

 “Sabía que si nos quedábamos en Irak no tendríamos futuro: íbamos a terminar escondiéndonos por el resto de nuestras vidas.”

Hrebid obtuvo el asilo deseado y comenzó a vivir en Seattle, pero Allami no podía alcanzarlo pues en innumerables veces le fue negada la visa para poder visitarlo. Pero Nayyef no se quedaría sin su pareja y con ayuda de Michael Failla, un ministro de la Iglesia de la Vida Universal lograron que Allami pudiera ingresar a Beirut.

Btoo y Hrebid han sido entrevistados en diversos medios Foto: Youtube 

"No fue una decisión fácil, pues tenía un contrato de 25 años con el ejército y era el único sostén de mi familia", narró el exsoldado.

Allami también buscó apoyo en las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, pero la visa de turista llegó a su tiempo de vigencia antes de darle una respuesta. Así que de manera ilegal tenía que estar alejado de cualquier soldado o retener para evitar ser deportado a Irak, poco tiempo después en una entrevista en la Embajada de Canadá en Líbano voló a Vancouver en el 2013 y tan solo 225 kilómetros lo tenían lejos de su amado.

"Yo viajaba todos los fines de semana a ver a Btoo y también todos mis días libres", confiesa Hrebid.

Decididos entonces se unieron en matrimonio y la nación canadiense los convirtió en esposos el día de los enamorados en el 2014, fue así como la visa Allami pudo ser tramitada por Hrebid como su ahora esposo y al siguiente año tuvieron que asistir a las oficinas de inmigración de Estados Unidos en Montreal. Durante un breve cuestionario, las buenas noticias llegaron y Btoo pudo ingresar a Estados Unidos para radicar como inmigrante.

En la actualidad viven juntos y muy enamorados a la ciudad donde llegó Hrebid en un principio y este trabaja como gerente de decoración de interiores y ya es considerado ciudadano estadounidense. Allami es supervisor de una construcción y labora con permiso de residente y espera pronto ser ciudadano oficial, al igual que su esposo.

"Ya no tenemos nada qué esconder. Ahora puedo agarrarlo de la mano cuando caminamos por la calle", comenta feliz Hrebid.

 

Tambien te puede interesar