No Usar

¿Cómo lucha por su vida esta mujer con alergia al agua?

Beber agua le hace daño, el líquido le abrasa la piel a medida que se desliza por la garganta. 

Por  El Debate

¿Cómo lucha por su vida esta mujer con alergia al agua?(Foto: Ilustrativa / Pixabay)

¿Cómo lucha por su vida esta mujer con alergia al agua? | Foto: Ilustrativa / Pixabay

Inglaterra.- Para la mujer británica Heidi Falconer el agua no es el conocido líquido vital, sino una amenaza de muerte. La mujer sufre la enfermedad llamada urticaria aquagénica, también conocida como alergia al agua, una enfermedad considerada potencialmente mortal, informa Social News Daily.

Lee también: Mujer pierde su dedo pulgar por morderse las uñas

Heidi, quien vive en Tividale, en el distrito de Sandwell (Inglaterra), es una de las únicas personas en el mundo que nacieron con esta enfermedad, cualquier contacto con el agua le provoca un doloroso salpullido. Actividades tan comunes como ducharse, beber agua, mojarse en la lluvia o incluso llorar son algo que Heidi debe evitar.

Video: Impactante persecución de una mujer con bebé a bordo
 

También debe ser muy cuidadosa con su comida, pues los alimentos demasiado acuosos le causan daño: el líquido le abrasa la piel cuando pasa por su garganta.

Lee también: Niño de 24 dedos podría ser sacrificado por culpa de un hechicero

Quienes padecen urticaria aquagénica solo pueden comer alimentos secos como pollo y galletas. Por otra parte, cuatro vasos pequeños de leche o zumo de naranja al día son su principal fuente de hidratación.

"Sé que tengo que ser cuidadosa y cautelosa todo el tiempo, y algunas veces es una lucha", confiesa Heidi.

Los científicos creen que esta enfermedad no es una alergia como tal, sino una reacción del sistema inmunológico a  compuestos tóxicos que se liberan cuando el agua entra en contacto con células muertas o con la sustancia aceitosa presente en la piel. 

"Pero trato de vivir mi vida de la mejor manera que puedo. Tengo sueños de casarme y tener hijos. Mi condición es algo con lo que tengo que vivir, pero siento que he llegado a un acuerdo con eso. Sería genial vivir normalmente como todos los demás, pero sé que eso no puede suceder", añade.

Hasta la fecha se desconocen las causas del padecimiento, por lo que aún no existe una cura para las personas que sufren por esta enfermedad.