Nació sin vagina, le construyen una con piel de pescado

Una joven brasileña nació sin órganos reproductivos, pero la medicina hizo posible que tuviera relaciones por primera vez

Por  El Debate

Nació sin vagina, le construyen una con piel de pescado. Foto ilustrativa: Pixabay

Nació sin vagina, le construyen una con piel de pescado. Foto ilustrativa: Pixabay

Brasil.- Jucilene “N” de 23 años de edad nació sin órganos reproductivos, situación de la que se enteró después de sus 15 años.

La joven nació con un síndrome llamado Mayer-Rokitanski-Küster-Hauser, el cual es la causa de que haya nacido sin cuello uterino, útero, ni ovarios.

Nació sin vagina, le construyen una con piel de pescado. Foto ilustrativa: Pixabay

Fue a los 15 años de edad cuando llegaron dolores típicos de la menstruación, pero nunca llegó. Esta situación fue la que la llevó a realizarse una revisión y se descubrió que la apertura de su vagina estaba cubierta por tejido, además de carecer de órganos reproductores. Jucilene soñaba con ser madre y la noticia la hizo caer en una fuerte depresión, según Crónica.

Una cirugía en la Universidad Federal de Ceará en Brasil le devolvió la esperanza. La joven fue sometida a una moderna cirugía en la que le construyeron una vagina con piel de pescado.

Foto ilustrativa: Pxhere

Los médicos eligieron como la mejor opción la piel de telapia, la cual fue esterilizada y sometida a un tratamiento especial; quedó libre de virus e inolora.

El procedimiento consistió en ingresar un molde de acrílico con la forma de vagina cubierto con la piel de pescado en una abertura entre la vejiga y el ano de la mujer. El molde fue retirado diez días después de la intervención, informó Leonardo Bezerra, el doctor a cargo.

El cuerpo de la joven reaccionó positivamente, absorbió la piel de la telapia y funcionó como células madres que permitieron formar un tejido similar al de una vagina real.

Fueron tres meses de recuperación después de la intervención y finalmente, Jucilene tuvo relaciones íntimas por primera vez.

Fue un momento maravilloso, porque todo pasó a la perfección. No sentí dolor, solo mucho placer y satisfacción, dijo la joven después de su primera experiencia.

"Como si la abertura siempre hubiera estado ahí”.