Show

Activistas toman la alfombra roja de La Mostra de Venecia

Cientos de activistas protestaron contra el cambio climático y la presencia de grandes embarcaciones en la ciudad

Por  Francisco Inzunza

Venecia, Italia.- Entre 300 y 400 activistas convocados por el Comité No Grandes Naves, se apoderaron de la alfombra roja de la 76ª Mostra Internacional de Cine de Venecia (Festival Internacional de Cine de Venecia) para pedir que se declare la "emergencia climática". Este númeroso grupo de personas protestaron contra el cambio climático y la presencia de grandes embarcaciones en la ciudad de Marco Polo.

Activistas alzaron la voz en el Festival de Cine de Venecia. Foto: Andrea Merola / EFE

Los activistas denunciaron en La Mostra de Venecia, el grave daño que causan los enormes cruceros que atraviesan los principales canales de Venecia. Las protestas contra los grandes barcos en la laguna veneciana comenzaron en 2006, cuando activistas comprobaron que las olas provocadas por los cruceros dañan los cimientos de la ciudad. 

Los manifestantes exigen que el paso de esas embarcaciones, que llegan a pesar más de 1.000 toneladas, sea prohibido en la laguna. "Nosotros, del Campamento Climático de Venecia, hemos lanzado la alarma, el mensaje es claro: la tierra está ardiendo, ha llegado el momento de movilizarse, tomar medidas serias, exigir justicia social y defensa del clima", señala el mensaje de los manifestantes.

La página web del Venice Climate Camp, cita: "hagamos de Venecia un símbolo de la lucha contra el cambio climático, usemos el Festival de Cine de Venecia como una caja de resonancia de los medios de comunicación".

El Festival de Cine de Venecia otorga este sábado sus mayores galardones en el Palacio del Cine, último día del certamen, al que asisten cientos de periodistas de todo el mundo, momento ideal para la protesta.

El aumento del tamaño de los barcos, su impacto ambiental y el peso causado por el creciente número de turistas crean una situación de conflicto en Venecia, según reconocieron las mismas autoridades. 

La presencia de estos cruceros en la ciudad es tal que las chimeneas de esos enormes barcos se perfilan por detrás de los campanarios y de los puentes de la emblemática ciudad, joya de la arquitectura bizantina. Venecia está en pie de guerra para prohibir que naves gigantescas atraviesen sus canales.

La protesta recorrió varias calles de Venecia hasta llegar a La Mostra. Foto: Andrea Merola / EFE

De acuerdo con la agencia de noticias AFP, un crucero gigante que perdió en junio el control causó pánico dejando cuatro personas heridas leves, lo que avivó la controversia sobre los riesgos y daños, especialmente ecológicos, que causan estos enormes cruceros.

Los activistas piden se declare la "emergencia climática". Foto: Ettore Ferrari / EFE

Italia adoptó en noviembre de 2017 un plan de desarrollo de la laguna para apoyar la actividad lucrativa de los cruceros, aunque modificó su recorrido. El objetivo es que con la construcción de una nueva terminal marítima, los grandes barcos ya no atraviesen el canal de la Giudecca que bordea la célebre y visitada plaza San Marcos.