Show

La misteriosa desaparición de la mamá de Luis Miguel, Marcela Basteri

Marcela Basteri, madre de Luis Miguel, desapareció en agosto de 1986 en circunstancias extrañas; desde entonces no se sabe nada de ella

Por  Raúl Durán

Marcela junto a su hijo Luis Miguel y Luisito Rey.(Agencia Reforma)

Marcela junto a su hijo Luis Miguel y Luisito Rey. | Agencia Reforma

Uno de los capítulos más oscuros en la vida del cantante Luis Miguel es el de la ausencia de su madre, Marcela Basteri, quien desapareció desde agosto de 1986 en circunstancias extrañas.

Era un día de agosto de 1986, Marcela Basteri, de origen italiano, se despidió de su familia en el aeropuerto de Pisa, Italia, para tomar un vuelo con rumbo a Madrid, donde se encontraría con Luisito Rey, su esposo y padre del Sol.

Se supo que llegó a España, pues un mes después, a principios de septiembre, se comunicó vía telefónica con su tía Adua, a quien le dijo que se encontraba con sus hijos Alex y Sergio en Madrid y viajaría a Chile para encontrarse con "Micky", como apodaba cariñosamente
al pequeño Luis Miguel.

AYÚDANOS.  Da click a la estrella de Google News y síguenos

"Nosotros estábamos muy preocupados y por fin llamó", cuenta la mujer al periodista Javier León Herrera en su libro "Luis Miguel, la historia", mismo que inspiró el guión de la exitosa serie de Netflix.

Esa fue la última vez que Adua habló con la madre del Sol; nunca más volvió a saber de ella.

Foto: Agencia Reforma

Desde entonces, se han difundido diversas menciones sobre cómo fue desapareció sin dejar rastro alguno. Una de esas versiones, acaso la de mayor peso, apunta al propio Luisito Rey como sospechoso de su muerte. 

De acuerdo a esta versión, el padre de Luis Miguel habría mandado a matar a Marcela en un intento de arrebatarle los bienes que su hijo cantante puso a su nombre, así como el dinero con que contaba en una cuenta de un banco suizo, según relata el periodista León en su libro.

Las sospechas hacia Luisito Rey se fundan en el testimonio de muchos, que aseguran que la relación entre él y la madre de Luis Miguel era tormentosa debido a las constantes humillaciones y maltratos que sufría por parte de él.

Incluso llegaron a circular rumores de que su esposo no vaciló en ofrecerla a cambio de favores del entonces jefe de la policía de la Ciudad de México, Arturo "El Negro" Durazo, un personaje corrupto que gozó de gran poder durante el gobierno de José López Portillo hasta que fue encarcelado por homicidio, evasión fiscal y delincuencia organizada.

Foto: Agencia Reforma

Según el libro antes referido, el actor mexicano Andrés García fue quien presentó a Luisito Rey con Durazo, y desde entonces el padre del cantante se aferró a conseguir favores por parte de dicho personaje, quien además habría financiado el lanzamiento del pequeño Luis Miguel como cantante.

Durazo además se encuentra involucrado en al menos dos versiones sobre la desaparición de Marcela Basteri. Una de ellas, relatada en 2004 por el hermano de Luisito Rey, Mario Gallego, afirma que ella había estado en una fiesta con Durazo en Chihuahua antes de su desaparición, y que allí habría muerto durante una balacera entre narcotraficantes.

Esta versión fue desmentida por la propia tía Adua. Además, en 1986, año de su desaparición, el "Negro" Durazo ya se encontraba preso.

Otra nueva versión fue difundida por el medio de espectáculos TV Notas en mayo de 2018, asegurando que Marcela atravesaba una grave depresión al momento de su desaparición, algo que la habría llevado a ingerir drogas y alcohol en una fiesta de Durazo en la capital del país, donde habría muerto tras meterse en una alberca. Según esta versión, Luisito Rey se hizo cargo de esconder el cuerpo.

Una versión más, vinculada al "Negro" Durazo, sostiene que el propio Luisito Rey le habría pedido a Durazo que se encargara de desaparecer a su esposa. Algo a lo que supuestamente este se negó.

Una amiga de Marcela llamada Ana María Reig afirmó en el programa "Sasa Rosa" que el padre de Luis Miguel llegó a confesarle entre lágrimas en su lecho de muerte que él mandó a matar a Marcela y había pagado la cantidad de 100 mil dólares por ello.

El propio Andrés García aseguró que el hombre le pidió el favor de desaparecer a su esposa en una ocasión, a lo que él se negó, y esta habría sido una de las razones por la cual la amistad entre ambos terminó.