Show

La película que Flor Silvestre y Antonio Aguilar filmaron juntos y en la que se enamoraron

Flor Silvestre y su esposo Antonio Aguilar filmaron mucha películas juntos, y todas son especiales, pero hay una que lo es más porque durante su rodaje nació su amor

Por  Jorge Rodarte

La película que Flor Silvestre y Antonio Aguilar filmaron juntos y en la que se enamoraron(Instagram)

La película que Flor Silvestre y Antonio Aguilar filmaron juntos y en la que se enamoraron | Instagram

México. Flor Silvestre y Antonio Aguilar están en el recuerdo de mucha gente gracias al gran amor que se tuvieron y se profesaron siempre, pero también por las giras que juntos hicieron por muchos lugares y las películas que filmaron. Hay una que es especial para ellos que filmaron en 1955, y es especial  en sus vidas porque mientras la realizaron, se enamoraron.

El Conquistador (1964), El Lirio (1974) y Ambición (1976) son algunas de las muchas películas en que Flor Silvestre y Antonio Aguilar  actuaron juntos, sin embargo, la primera en que trabajaron marcó a sus vidas porque no solamente hicieron "click" en ella como pareja protagónica, sino que también en la vida real. Cuando filmaron El rayo de Sinaloa,  en 1957, nació su amor.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El rayo de Sinaloa  fue una película que dirigió Roberto Gavaldón y en la que también actuaron Agustín Insunz, Chula Prieto, José Ángel Espinoza "Ferrusquilla"  y Arturo Soto Rangel y proyectó en la pantalla grande por vez primera como pareja a Flor y a Antonio, quienes eran muy jóvenes.  Mientras la rodaron, ella tenía 27 años de edad y él 38.

Foto de Instagram

Puede interesarte: Por qué Érika Buenfil rechazó estar en “¿Quién es la Máscara?” 2020

De acuerdo a reportes en distintos portales de noticias, la pareja se habría gustado mucho desde que se vio por vez primera, pero no sería hasta que trabajaron en El rayo de Sinaloa cuando don Antonio  comenzó a cortejarla ya de una manera más formal. 

Pero  doña Flor, cuyo nombre real es Guillermina Jiménez Chabolla  y es originaria de Salamanca, Guanajuato, y hermana de la también cantante Queta Jiménez,   ya conocía desde antes a don Antonio. Fue en 1950 cuando lo vio por vez primera.  Ella tenía un programa radiofónico en la estación XEW  de Ciudad de México,  Increíble pero cierto, y un día don Antonio asistió como invitado.

Flor Silvestre ya era famosa como cantante  de  ranchero, pero Aguilar no se enamoró de ella porque, dijo en broma:  "Yo estaba cantando ópera, opereta y zarzuela, y ella cantaba cancioncitas raras: rancheras, de mariachi y esas tonaditas".

 
 

Don Antonio, al trabajar con Flor en la citada película, cayó "redondito" ante su belleza y se enamoró a más no poder.

Entonces descubrí en ella su sentimiento, su sentir, su limpieza, su hermosura por dentro y por fuera, su manera de pensar, su sentimentalismo, su delicadeza, su femineidad y no tuve más remedio que enamorarme de ella", habría declarado don Antonio por ese año en que trabajaron juntos.

Foto de Instagram

Y en ese año del rodaje de El rayo de Sinaloa,  Flor ya estaba separada del actor y conductor de televisión y radio Paco Malgesto, así que decidió iniciar una relación con Aguilar,  cantante de temas como  Un puño de tierra y Nadie es eterno.

Una boda especial

Doña Flor y Don Antonio se casaron por el civil el 29 de octubre de 1959 y tuvieron dos hijos que siguieron sus pasos: Antonio Aguilar, el mayor, nacido el 9 de octubre de 1960, y el menor, Pepe Aguilar, quien  nació el 7 de agosto de 1968 en San Antonio, Texas.

La boda religiosa se llevó a cabo varias décadas después, cuando lograron anular sus matrimonios anteriores. Los nietos de Flor Silvestre y Antonio Aguilar forman una nueva generación de artistas, entre ellos Majo Aguilar (hija de Antonio) y Leonardo Aguilar y Ángela Aguilar (hijos de Pepe).

Puede interesarte también: Frida Sofía manda al psiquiatra a Ninel Conde

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo