Selecciona tu región
Show

"No es cierto que se fue", el desgarrador canto de Flor Silvestre tras muerte de su amado Antonio Aguilar

Por Francisco Inzunza

-

En junio de 2007 la Dinastía Aguilar se vistió de luto ante la muerte de su patriarca Don Antonio Aguilar, "El Charro de México". Sin duda alguna la persona quien sufrió más por su partida fue su esposa Guillermina Jiménez Chabolla, la hermosa Flor Silvestre de la música mexicana; los también actores de la época de oro del cine mexicano, estuvieron juntos por casi 50 años.

Don Antonio Aguilar murió a los 88 años de edad a causa de una neumonía que aunque le fue controlada, le provocó un cuadro de agotamiento agudo, afectando su funcionamiento renal y pulmonar.

La Familia Aguilar es muy leal a la frase: ¡el show debe continuar! Al poco tiempo de haber fallecido su papá, Pepe Aguilar continuó con sus presentaciones en México y Estados Unidos. En uno de estos conciertos estuvo acompañado por su señora madre Flor Silvestre, quien aunque tenía el corazón roto ante la ausencia de su esposo, como la profesional que era, interpretó varios temas acompañada del mariachi.

Se podía sentir su dolor y a la vez su amor por "El Charro de México"; su presentación fue muy nostálgica, ya que en aquella ocasión no estaba su amado "Tony" (como le decía de cariño a su esposo) junto a ella en el escenario.

Cuando Flor Silvestre subió al escenario, su hijo Pepe Aguilar le dijo: "madre, yo sé que para ti es más difícil que para cualquiera de la Familia Aguilar seguir viviendo y seguir con esta carrera tan hermosa, me da mucho honor y orgullo que hayas aceptado venir, que hayas aceptado estar en mi escenario".

Flor Silvestre cantó con mucho sentimiento: "Y allá en el otro mundo en vez de infierno encuentres gloria...", constantemente con su mirada hacia arriba, cantándole al amor de su vida.

Posteriormente en una entrevista con Alberto Kreimerman, Guillermina Jiménez Chabolla dijo sobre su presentación: "yo estoy así, llena de sentimiento, llena de nostalgia". Sobre su historia de amor con Don Antonio Aguilar, expresó: "muchas veces pienso que es como un sueño que viví, hermoso".

Flor Silvestre contó en aquella entrevista que a cada rato veía el rostro de su esposo: "siempre está junto de mí, donde quiera que ando". Siempre llevaba consigo un retrato de Don Antonio Aguila: "él se ríe conmigo, le platico y todo, parece un sueño, que no es cierto que se fue, no es cierto, está conmigo, está siempre juntito de mí".

13 años después de la partida de "El Charro de México", Flor Silvestre murió a sus 90 años de edad el 25 de noviembre de 2020, por unos problemas de salud derivados de un cuadro de tifoidea; cumpliendo su última voluntad fue sepultada junto a su gran amor.

La tumba de Flor Silvestre y Antonio Aguilar está en lo alto del Cerro San Cayetano, ubicado dentro del Rancho El Soyate, cerca del poblado Tayahua, municipio de Villanueva, estado de Zacatecas, México.

Leer más: "Y llegaste tú", el himno del amor de Flor Silvestre y Antonio Aguilar, la canción que reflejaba su historia

Síguenos en